Me dedico al hogar - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Me dedico al hogar

Me dedico al hogar

Imagen: Internet

POR Nelsy Mendoza

Columna Retrovisor

En México, la tasa de participación económica es de 43% para las mujeres y de 57% para los hombres. 46.6% de las mujeres empresarias percibe de uno a tres salarios mínimos y 23.5% trabaja por cuenta propia, sin seguridad social.

Las mujeres sostienen 25% de los hogares en México y además cumplen con una doble jornada ya que no sólo se desempeñan en su empleo, sino que también en la casa realizan las labores domésticas aún después de llegar de sus centros de trabajo, a la hora que sea, puesto que 96% de las mujeres participa de las labores domésticas, en comparación con el 61% de los hombres.

Las mujeres son -sin duda- parte importante de la economía familiar, ya que, incluso, al no trabajar formalmente contribuyen con las labores domésticas al ahorro familiar, realizando el papel de nana, contadora, chofer, enfermera, cocinera, además de la limpieza y orden del hogar, que nunca termina.

Muchas mujeres que se dedican al hogar deciden emprender su propio negocio con la esperanza de contar con cierta independencia económica pero también con el objetivo de ser dueñas de su tiempo y no mermar la atención que requiere la familia y el hogar, ya que 71% de ellas, son madres.

Todos estos datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo dan cuenta del panorama tan desigual que tenemos en nuestro país en el ámbito laboral. Las mujeres, a pesar de la lucha por la equidad, seguimos enfrentándonos a grandes retos que no solamente tienen que ver con impulsar una empresa o tener mejor remuneración, sino que también implican armonizar la familia y el negocio, niveles de escolaridad más bajos, menores recursos, prejuicios sociales, falta de apoyo de la pareja, entre otros.

Dicen por ahí que las mujeres sostienen al mundo y es muy cierto. Sin embargo, lo estamos sosteniendo en nuestros hombros como una pesada carga gracias a la falta de justicia y equidad, cuando bien podríamos tenerlo en nuestras manos.

Más allá de la igualdad que nuestros detractores usan como excusa (Las mujeres y los hombres no son iguales dicen, y es cierto) tanto mujeres como hombres deberíamos buscar la justicia (dar a cada quien lo que merece) y convertirnos en verdaderos aliados, para que la esposa, la hija, la pareja que busca realizarse como empresaria o emprendedora, pueda tener las mismas oportunidades que el hombre, puesto si bien no somos iguales, somos seres humanos que aspiramos los mismos derechos.

“Ahora, más que nunca la causa de la mujer es la causa de toda la humanidad” dijo alguna vez el diplomático egipcio Butros Butros Ghali, quien fuera secretario general de la Organización de las Naciones Unidas. La causa es justa y la deuda mucha, pero grandes hombres y mujeres han entendido que no se puede avanzar el uno sin el otro. En la medida que acortemos la distancia entre nuestras diferencias como mujeres y hombres, en esa justa medida la humanidad avanzará.

Acerca del autor

Nelsy Mendoza Ramírez es comunicóloga con especialidad en Publicidad y Comunicación Organizacional.

Correo Electrónico

nelsymendoza81@yahoo.com.mx

Twitter

@nmmendoza81

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS