Comité de selección y proceso de designación de Funcionarios (Parte 2 de 2) - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Comité de selección y proceso de designación de Funcionarios (Parte 2 de 2)

Comité de selección y proceso de designación de Funcionarios (Parte 2 de 2)

POR Ernesto Urbina

Para ir a la primera parte, dar click aquí.

Una vez integrado el Comité de Selección, el grupo sostuvo reuniones de manera frecuente, generalmente prolongadas, para discutir y aprobar mayoritariamente cada parte del proceso de selección. No existe ningún elemento que no haya transitado ese procedimiento de toma de decisiones. Entre los elementos aprobados, que caracterizan este proceso de designación pública, destacan los siguientes.

Primero, la conformación de subcomités de evaluación, que estuvieron compuestos por entre cinco y siete miembros del Comité de Selección más cinco o seis miembros invitados, principalmente académicos o profesionistas, con una trayectoria destacada en los temas relacionados a cada cargo. Esta decisión permitió agregar al proceso un mayor rigor metodológico a partir de una visión especializada.

El segundo elemento fue la elaboración y aprobación de un reglamento y código de ética para el comité y los subcomités. El reglamento brindó orden y civilidad a las discusiones de un grupo caracterizado por su diversidad en la forma de interpretar los problemas públicos. El código de ética dejaba en claro que el grupo, al igual que la ciudadanía, señalaría y rechazaría cualquier tipo de conducta oportunista y/o facciosa.

Otro elemento tiene que ver con la estructura de las convocatorias y los criterios de evaluación. En su diseño, el comité buscó privilegiar la “no exclusión” sin sacrificar la exigencia de capacidad técnica y solvencia moral que demanda cada uno de los puestos. Los requerimientos se apegaron al marco normativo y se adhirieron elementos “mínimos” indispensables, relacionados a la formación académica, la experiencia relacionada al cargo y el reconocimiento social de los aspirantes.

Un tema ampliamente discutido fue el de la transparencia. La mayoría de los miembros del comité reconocían este elemento como un factor indispensable para la conducción de un proceso ético y abierto, en un ambiente de alta desconfianza y desacreditación por parte de la opinión pública. En contraste, también se discutían aspectos importantes relacionados al cuidado de los datos personales de los aspirantes.

Se publicaron las listas de aspirantes aceptados, seleccionados para entrevista y finalmente, que conformaron las ternas. Las entrevistas fueron abiertas al público. También hubo elementos que el comité decidió no publicar, como las calificaciones. Si bien es importante que quienes aspiran a cargos públicos de alto nivel se sometan a un escrutinio público, el comité consideró que su publicación podía afectar las trayectorias profesionales de los aspirantes.

Al cierre de las convocatorias, se recibieron 179 expedientes. 61 para Comisario, 50 para titular de Cidue, 28 para Contralor, 20 para Tesorero y 20 para Oficial Mayor. Las ternas fueron entregadas el pasado 7 de septiembre y la alcaldesa agregó un espacio de deliberación adicional, al someter las ternas a su análisis y discusión ante los nuevos integrantes del cabildo. Los resultados son públicos y se pueden consultar aquí.

La evaluación de la ciudadanía sobre el éxito o fracaso del Comité de Selección, así como de la pertinencia de este tipo de mecanismos participativos, seguramente dependerá del desempeño que tengan los nuevos funcionarios, de su capacidad para tomar las mejores decisiones para la ciudad y de la solvencia ética y moral con la que se conduzcan. Por el bien de Hermosillo, esperemos que su desempeño sea positivo.

¿Qué aporta a los hermosillenses esta experiencia? Primero, nos reitera la importancia de discutir y atender la falta de servidores públicos profesionales, altamente capacitados, así como la necesidad de diseñar o modernizar procesos de designación que anulen la influencia de factores (o favores) políticos, abriendo la oportunidad a más ciudadanos de ser contemplados para formar parte de la administración pública municipal.

También pone en el debate la importancia de contar con funcionarios de carrera. En México, el 73% de los titulares de dependencias municipales tienen menos de tres años y sólo el 4% tiene una antigüedad mayor a 6 años (IMCO, 2018). Esta realidad no es ajena a Hermosillo y ha obstaculizado la implementación de programas con visión de mediano y largo plazo. Para institucionalizar la designación y profesionalización de funcionarios es importante diseñar e implementar de manera contundente un servicio municipal de carrera.

Adicionalmente, es importante acompañar este proceso de selección con mecanismos de seguimiento a los programas de trabajo y monitoreo del desempeño de los funcionarios seleccionados. De nada habrá servido este ejercicio si no se impulsa la transparencia, la rendición de cuentas, y en general, una mayor participación de la ciudadanía en el rumbo que toma el municipio en los temas de interés colectivo.

A partir de los resultados, valdrá la pena que las autoridades municipales evalúen ampliar y/o mejorar el procedimiento que se implementó, para aplicarse a futuros nombramientos de la administración pública municipal y paramunicipal. Los procesos de designación pública bien conducidos permiten a la sociedad conocer, valorar y elegir programas de políticas públicas que influyen en su calidad de vida.

Por último, se deja un precedente sobre la pertinencia de los espacios para la participación ciudadana. A pesar de lo accidentado en su conformación, la experiencia del Comité de Selección demuestra que los procesos de diálogo, entendimiento y deliberación, entre ciudadanos de diversos sectores e ideologías, es posible, siempre y cuando, se anteponga el bienestar general de la comunidad.

Un reto adicional: del total de los expedientes, sólo 37 correspondían a mujeres. Este dato expone una realidad importante sobre la brecha que aún existe sobre la participación de las mujeres en la administración pública. Si el nuevo gobierno municipal busca actuar de manera consecuente, deberá de implementar medidas que fomenten condiciones equitativas para su integración.

 

Acerca del autor

Ernesto Urbina es maestro en Economía por la Universidad Autónoma Metropolitana y actualmente se desempeña como director general de Hermosillo, ¿Cómo vamos?

Correo Electrónico

direccion@hermosillocomovamos.mx

Twitter

@ErnestoUrbinaM

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS