Abraxas: el corazón latino del rock psicodélico de Carlos Santana - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Abraxas: el corazón latino del rock psicodélico de Carlos Santana

Abraxas: el corazón latino del rock psicodélico de Carlos Santana

POR Mary Montijo

La magia, el sabor y la atmósfera del disco Abraxas (1970) de Carlos Santana, representa un hermoso, hipnótico y seductor viaje musical a su fascinación por el rock, jazz y los ritmos latinos.

Esta mezcla bastante suculenta se queda plasmada en su magnificente segundo disco, que el próximo 23 de septiembre cumplirá 48 años de haber sido realizado y que ha vendido más de un millón de copias, llegando al puesto no. 1 del Billboard 200 en Estados Unidos.

El álbum comienza con “Singing Winds, Crying Beasts”, un relajante tema en el que sobresale la combinación del piano y la guitarra, es perfecto para disfrutarlo tranquilamente con los ojos cerrados.

Después se introduce a nuestros oídos “Black Magic Woman / Gypsy Queen”, canción originaria de Fleetwood Mac pero popularizada por el mexicano. El sonido de la guitarra es tan preciso como apasionado. Santana sabe a la perfección cómo armonizar esta pieza musical por demás alucinante.

“Oye Como Va”, canción escrita por Tito Puente, es otro de los grandes éxitos del guitarrista de Jalisco. El músico le agregó una chispa particular a esta melodía: la guitarra eléctrica, el sabor y un ritmo adictivo.
“Incident at Neshabur” sigue una sintonía rítmica impecable y tiene paisajes musicales inesperados pero placenteros; “Se acabó”, continúa la línea llena de rock, salsa y tambores enardecidos.

“Mother’s Daughter” es un poco más rápida musicalmente y el canto después de una introducción -bastante latinoamericana-, es impecable; “Samba pa ti” simplemente es una hermosa obra maestra llena de un sentimiento guitarresco descomunal. Son casi cinco minutos de un excelso hechizo musical.

La introducción del órgano en “Hope You’re Feeling Better” me recuerda de manera inmediata al finado Jon Lord, tecladista de Deep Purple. Me parece la canción más del flamante disco y “El Nicoya”, último tema, es especial para bailarlo a la orilla del mar.

La fusión del rock con la psicodelia y demás ritmos hace que este segundo material sea descrito como “un disco que iba más allá del rock y en el que el corazón latino de Carlos Santana, bombeaba sangre hasta las extremidades del jazz y la salsa”.

La revista Rolling Stone llegó a decir que <Santana hacía por la música latina lo que Chuck Berry había hecho por el blues>, un comentario bastante acertado para un guitarrista que ha sabido trascender a lo largo de los años por su originalidad, sabor latinoamericano y característico toque musical, pues más allá de ser mexicano Carlos Santana es un ciudadano del mundo.

Acerca del autor

María Montijo es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora. Periodista. Melómana. Rockera.

Correo Electrónico

maria.montijo18@gmail.com

Twitter

@mary_montijo

Facebook

Ir al perfil

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *