Los tres años de Claudia Pavlovich - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Los tres años de Claudia Pavlovich

Los tres años de Claudia Pavlovich

POR Demian Duarte

Columna Pasión por los negocios

Hoy hace justo tres años, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano rindió protesta como mandataria estatal y lo hizo asumiendo una serie de promesas y compromisos de cambiar al estado, que le valió un amplio y fuerte bono democrático, mismo que le fue válido para transitar casi la mitad de su administración de gobierno.

La jefa del Poder Ejecutivo emprendió así un viaje que parecía mágico, en el que ella misma parecía la protagonista de un cuento, pues donde se paraba enormes multitudes hacían fila para tomarse la foto con ella, era en pocas palabras una “rock star”, una campeona que prometió que su gobierno haría las cosas bien y que acabaría con la corrupción, que en efecto se esquistó en el gobierno de su antecesor directo, Guillermo Padrés Elías y dañó profundamente al estado y la confianza del ciudadano.

La gobernadora prometió también resultados de trasformar Sonora y hacer al estado grande otra vez, enfatizando que ella haría lo necesario y que incluso no habría descanso, ni siquiera sol, para los integrantes de su equipo de gobierno y ella misma.

Tres años después hemos visto que en efecto el bono no era para siempre y que el desgaste del ejercicio de gobierno, pero sobre el de asumir decisiones polémicas, tiene costos fuertes.

Es importante decir que la actual administración ha tenido grandes aciertos, y resultados importantes, en particular la relación abierta e intensa que se tiene con el vecino estado de Arizona, es uno de los ejes sobre los que corre la administración en un camino de éxito, en especifico porque la mandataria estatal ha tenido la visión junto a su homologo Doug Ducey de establecer una estrategia de vinculación de las dos economías a fin de encontrar complementariedades que permiten una mayor competitividad.

También Sonora ha tenido un efecto favorable en cuanto a su desempeño económico, aunque con altibajos provocados por factores distintos, algunos externos, otros que corresponden al diseño mismo de la economía estatal, sin embargo en este trayecto se ha generado poco más de 60 mil empleos, que si usted quiere dan un promedio de 20 mil por año, derivan de un flujo de inversiones productivas que nos han permitido tener un crecimiento promedio del 3.5 por ciento en este periodo.

También se emprendieron acciones interesantes, se recuperó en parte la infraestructura del estado, aunque permanece el gran tache de la federación respecto a la reconstrucción de la carretera de Cuatro carriles.

Sin embargo, en ese contexto el gobierno de Pavlovich Arellano pasó a pesar de todo del romance con los sonorenses a un escenario de baja en su credibilidad, que tiene que ver precisamente con una mala proyección de su trabajo, y que deriva de estrategias de comunicación erráticas, que se centran en la figura de la gobernadora y no necesariamente en los resultados

Otro efecto ha sido la mala ejecución en áreas que tienen que ver con el manejo político con el autoritarismo de algunos de los funcionarios de su administración, que nunca entendieron que los sonorenses estaban pidiendo un cambio de actitud en el manejo de los asuntos públicos, pero también que quienes llegaron al gobierno lo hacían para servir al pueblo y no para servirse de sus puestos y de los gobernados

Por ello creo que la gobernadora Pavlovich ha tenido fallas similares a las de su antecesor Guillermo Padrés, precisamente en esos dos aspectos que son esenciales en el manejo de un gobierno que busca ser exitoso en su comunicación con los gobernados y en el manejo de la cosa pública.

La otra fase donde ha desarrollando paralelismos con Padrés es sin duda que no ha tenido la capacidad de reflexionar respecto a los elementos que le hacen daño a su gobierno y que pueden terminar por enredarla en los excesos, por lo que ha venido guardándose los cambios, al grado de tener hasta el momento tres dependencias clave acéfalas (SEC, Sedeson e Isssteson) y cambios muy urgentes en la estructura, que comienzan por un desacreditado secretario de gobierno, que es al final del día una de las posiciones clave en su gabinete.

La gobernadora Pavlovich, ha manifestado por otra parte, algunas aspiraciones personales, ha dicho que lo más le ocupa es llegar a su séptimo año con un expediente limpio, y con la certeza de haberle cumplido a los sonorenses, a fin de ser capaz de pasearse por cualquier lugar del estado y mirar a los ojos a los ciudadanos, sin recibir reclamos o cuestionamientos.

Afortunadamente para ella, estamos justo a la mitad, es decir, tiene tiempo de aplicar los cambios necesarios en su equipo y de corregir los caminos mal emprendidos, cortar de tajo con los vicios que se dan al interior de su gobierno y cortarle las vías a la corrupción y los negocios que algunos de los integrantes de su gobierno han emprendido.

Mire, el enojo ciudadano expresado en las urnas no es algo que venga por generación espontánea, y el hecho es que muchas de las situaciones que la gobernadora Pavlovich prometió terminar al inicio de su administración se están repitiendo como en un círculo vicioso, y esos temas están en manos de ella y de nadie más cortar de tajo.

A mi me gustaría mucho ver al arranque de su cuarto año un gobierno renovado, que se sustente en el dialogo y la conciliación con las nuevas fuerzas que emanaron del 1 de julio; quisiera ver un gobierno que tenga la capacidad de transcurrir de pie y de frente con los grandes retos que tiene Sonora en el horizonte y muy en especial a una gobernadora con la voz completa, que sea capaz de conducirnos a los sonorenses por el camino del éxito y el prestigio.

Para lograrlo, la gobernadora se tiene que olvidar de sus amigos y de sus quereres personales, ser reflexiva y muy madura en torno a las decisiones que toma y estar en plena disposición de asumir de nueva cuenta un acuerdo con la sociedad sonorense para enderezar el rumbo y salvar la nave.

La oportunidad la tiene enfrente, y es tan clara, que ayer 12 de septiembre se le presentó de parte del presidente electo un plan estratégico que podrá rescatar la economía de una de las zonas principales —económicamente hablando— de la entidad, que no es otra que la frontera, y en cuestión de una semana, tendrá a Andrés Manuel López Obrador en el estado, en un momento donde la opción es construir un nuevo momento para la entidad, está a la mano.

Yo espero todavía de Claudia Pavlovich un segundo aire, que recomponga el rumbo y que con los buenos funcionarios que tiene sea capaz de dar el estirón y darle a Sonora y a los sonorenses las condiciones que nos merecemos. Ni más ni menos.

Acerca del autor

Demian Duarte es periodista especializado en política y negocios y director del portal Pasión por los negocios.

Correo Electrónico

demiandu1@me.com

Twitter

@demiandu

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *