De la desconfianza a la construcción de ciudadanía: lecciones para Hermosillo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > De la desconfianza a la construcción de ciudadanía: lecciones para Hermosillo

De la desconfianza a la construcción de ciudadanía: lecciones para Hermosillo

POR Ernesto Urbina

En diversos espacios se ha reiterado sobre la complejidad de los retos que enfrenta nuestra ciudad: crisis en las finanzas públicas, inseguridad, drogadicción, transporte urbano, seguridad hídrica, entre otros. La lista de problemáticas es muy amplia mientras que los recursos para atenderlos son limitados. Aunado a lo anterior, en Hermosillo persiste una crisis de confianza en las autoridades municipales. Lo vemos semana a semana con los severos cuestionamientos por parte de la ciudadanía ante la forma en que se gestionan los recursos financieros, las obras y programas de política pública, y en general, los bienes comunes.

El tema de la desconfianza no es algo reciente, se trata de un proceso acumulativo, de muchos años, en donde se combinan altas expectativas por parte de la ciudadanía con el incumplimiento de las administraciones municipales. Esta crisis confirma los escasos avances en el impulso a la transparencia, en la rendición de cuentas y, más importante aún, en la construcción de puentes para el diálogo y entendimiento entre ciudadanía y gobierno.

De acuerdo con los resultados expuestos en el Informe de Indicadores Hermosillo ¿Cómo Vamos? 2018, los hermosillenses desconfían de las principales instituciones y/o actores del gobierno municipal. El 86% confía poco o nada en los regidores, 82.2% confía poco o nada en la policía municipal y el 80.1% en la figura de presidente municipal. En términos de desconfianza, la lista de las cinco instituciones peor evaluadas la complementan los diputados locales (88.9%) y los partidos políticos (85.1%).

Las instituciones en las que menos desconfiamos son el ejército (43.4%), la iglesia (36.9%) y los maestros (33%).

Los hermosillenses consideran que el gobierno municipal tiende a imponerse y ser poco transparente. El 76.5% de los encuestados consideró que nos encontramos más cerca de un gobierno municipal que se impone a uno que consulta a sus ciudadanos para tomar sus decisiones. En este mismo tenor, 8 de cada 10 hermosillenses considera que el gobierno municipal es poco o nada transparente en las decisiones que toma.

No todo recae en el gobierno, también existe un rezago en el involucramiento ciudadano. El 96% de los hermosillenses desconoce las facultades y obligaciones de un regidor o del síndico municipal. De hecho, al momento de ser consultados, menos del 2% de los encuestados pudieron reconocer el nombre de la síndica municipal o de alguno de los actuales regidores. Además, el 76% cree que nosotros los ciudadanos nos interesamos poco o nada en conocer las tareas y acciones del gobierno.

El pasado 15 de agosto, estuvo en Hermosillo Sergio Roldán, fundador y presidente de Grupo Urbano Medellín, una organización que promueve el desarrollo local sostenible a través del empoderamiento ciudadano y la participación política transformadora. Tuvimos oportunidad de tener una buena plática de la cual se rescatan dos ideas fundamentales que pueden ser útiles para avanzar en la construcción de confianza entre ciudadanía y gobierno en nuestra ciudad.

Primero, en Medellín se comprendió que los gobiernos deben de ser transparentes, ver por las necesidades reales de los ciudadanos, entenderlos y explicarles de la manera más clara posible por qué hacen lo que hacen. No se trata solamente de incorporar a la retórica institucional el discurso de la transparencia ni de reducirla al importante cumplimiento del marco jurídico, sino de ir más allá: arraigarla como una práctica articuladora de relaciones más democráticas que generan un contrato social de confianza entre la administración pública municipal y el ciudadano.

La segunda idea es muy poderosa: ciudadanía antes que ciudad. Sergio asegura que sólo un gobierno municipal no puede cambiar la estructura de una ciudad, por lo que se debe poner atención primero en los individuos y su formación. Se trata de una intervención en los ciudadanos en términos intelectuales, cívicos y culturales, de tal manera que el ciudadano sea quien construya la ciudad.

La hipótesis detrás de su idea consiste en que si seguimos avanzando en la construcción de ciudades sin la participación de quienes las habitamos, contemplando únicamente lo que el gobierno piensa que es lo correcto, el efecto será negativo: las personas que viven cotidianamente ese territorio intervenido lo cambiarán para adecuarlo a sus necesidades. Entonces, la propuesta reside en formar ciudadanos que construyan, apropien y cuiden su ciudad. Afirma que bajo esa idea “la ciudad es accesoria, el ciudadano es lo principal”.

Seguramente la sensación de desconfianza por parte de los hermosillenses se ha venido transformando a partir de los resultados de las pasadas elecciones. La nueva realidad política del país y el bono democrático que supone la llegada de una nueva administración municipal abre una nueva oportunidad para romper inercias que no han funcionado para la gestión de la ciudad, sin embargo, este escenario favorable puede diluirse tan fácilmente como el de otros momentos de cambio político si no se modifican de manera contundente las prácticas que hoy muestran señales de agotamiento.

Se trata de otro reto para la próxima administración, no obstante, las lecciones que justamente nos brinda Medellín pueden ayudarnos a avanzar, empezando por poner al ciudadano primero, privilegiando el diálogo, la transparencia, la rendición de cuentas y la partición ciudadana amplia de todos los sectores sociales. Esto funcionó en la ciudad que durante los noventa fue la más peligrosa del mundo y que actualmente es de las más innovadoras. ¿Estaremos esperando tocar fondo?

Acerca del autor

Ernesto Urbina es maestro en Economía por la Universidad Autónoma Metropolitana y actualmente se desempeña como director general de Hermosillo, ¿Cómo vamos?

Correo Electrónico

direccion@hermosillocomovamos.mx

Twitter

@ErnestoUrbinaM

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS