Entre el homicidio la confusión y la desaparición forzada - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Entre el homicidio la confusión y la desaparición forzada

Entre el homicidio la confusión y la desaparición forzada

POR Manuel Emilio Hoyos

En los últimos años, en Sonora, los homicidios dolosos han aumentado de una manera alarmante en nuestra entidad, y sobre todo en el sur del estado.

En el año 2017 , Cajeme y Guaymas permanecieron dentro de los 50 municipios con más homicidios dolosos en la tasa acumulada por cada 100 mil habitantes enero-diciembre 2017, en las posiciones 24 y 41, respectivamente.

Navojoa es un municipio de poco más de 160 mil habitantes, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Publica, se dio a conocer que en 2017 se presentaron algunos incrementos con respecto a 2016 en delitos como homicidio doloso en un 50%, homicidio culposo 171%, robo a negocio en un 19%, lesiones dolosas 15% y abigeato de 2 carpetas de investigación en 2016 a 25 carpetas de investigación en 2017.

En Navojoa, el joven Genaro, de 28 años, amaneció muerto en las instalaciones de Seguridad Pública Municipal del citado municipio, esa fue la desgarradora noticia con la que se despertaron sus familiares y seres queridos, pero ¿qué ocurrió?

¿Cómo murió? ¿Por qué murió? La respuesta de la autoridad municipal fue que se había suicidado y las contradicciones fueron evidentes según el relato de familiares y amigos.

En Cajeme el caso de Rafael Alexis un joven que no debió morir, la versión oficial fue que los elementos reaccionaron ante una agresión realizada desde el vehículo de Alexis, e incluso de manera maliciosa comenzó a circular una gráfica donde aparecía un arma de fuego para darle validez a la historia dada a conocer por las propias autoridades, la verdad indica que se trató de una confusión.

Sin embargo, un juez emitió una orden de aprehensión en contra de los elementos policíacos dependientes de la Secretaria de Seguridad Pública, pero se informó que les dieron vacaciones, todo indica que los dejaron escapar.

Guaymas/San Carlos: un destino turístico el cual ha venido perdiendo la calma en los últimos años, hace unas semanas se dio a conocer la noticia y videos donde se aprecia que elementos de la policía municipal detuvieron a un vehículo donde viajaban alrededor de 3 o 4 personas las cuales todo indica que fueron “entregados a personas desconocidas” lo cual nos pone en un escenario de una probable desaparición forzada.

Ante los acontecimientos de San Carlos, el Departamento de Estado emitió alerta a sus funcionarios a no viajar a la región de Guaymas así mismo señalo que evitaran ir a esa zona a sus ciudadanos.

¿Cuál es el común denominador de lo expuesto anteriormente?

Que son jóvenes, que todo indica que los policías han estado involucrados, casos poco claros e impunidad, una impunidad que se recrudece cada vez más, una impunidad la cual carcome a nuestra sociedad, una impunidad que parece no tener fin.

¿Y nuestras autoridades?

Están cada vez más aisladas e incapaces de solucionar los problemas y sobre todo en generar estrategias que ayuden a la disminución de violencia, sin apertura a sociedad civil crítica y participativa está condenada al fracaso en la resolución del problema.

La evidencia Nacional e Internacional señala que existe una vulnerabilidad de los detenidos al momento de esta, los instrumentos internacionales de derechos humanos establecen mecanismos para garantizar que los derechos de los detenidos no sean vulnerados, que los detenidos no sean objeto de malos tratos y que su acceso a la justicia no se vea obstaculizado ¿Se cumplió esto?

¿Qué está haciendo nuestras autoridades en Sonora?

Algunos funcionarios han referido que este fenómeno de violencia es producto de pugnas entre células del crimen organizado que se intentan imponer, aludiendo también a que los conatos de violencia tienden a recrudecer en tiempos de transición gubernamental, explicaciones que resultan muy cómodas para una autoridad que desde el principio de su gestión realizó el compromiso de promover escenarios de paz y legalidad; el tema de desarrollo policial sigue brillando por su ausencia, mientras políticos algunas autoridades siguen apostándole a lo reactivo y lo punitivo.

Con instituciones débiles con fiscales carnales con comités anticorrupción que solo castigan a quienes desean, con policías y ministerios públicos sin recursos económicos materiales de capacitación y humanos

Asuntos como el de Genaro, Rafael Alexis y los jóvenes los cuales todo indica desaparición forzada, no deben y no pueden seguir ocurriendo, debemos seguir alzando la voz.

Existen más hechos lamentables sin embargo no todos se hacen “virales” ni son atendidos por las autoridades por que pareciera que la autoridad trabaja únicamente sobre asuntos virales o mediáticos.

La Secretaría de Seguridad Pública en Sonora y Fiscalía de Sonora han fallado en generar condiciones de paz, tranquilidad y justicia, y qué decir de los ayuntamientos, que han sido rebasados desde hace algunos años.

De los órganos como la Comisión de Derechos Humanos han dejado mucho que desear, pues no han realizado con éxito las encomiendas.

Sin duda el camino que debemos de recorrer para conseguir mejores resultados será largo, ya que para avanzar es necesario realizar cambios.

Acerca del autor

Manuel Emilio Hoyos es especialista temas de seguridad; tiene maestría en Ciencias Forenses y Victimología. Es director de PISA (Policía Internacional Sonora-Arizona A.C.).

Correo Electrónico

memiliohoyos@gmail.com

Twitter

@EmilioHoyos777

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *