Promueven #SinPopote restaurantes y comercios en Hermosillo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Sonora > Promueven #SinPopote restaurantes y comercios en Hermosillo

Promueven #SinPopote restaurantes y comercios en Hermosillo

Redacción

Compartir esta nota en redes Sociales

Poco a poco, los restaurantes y comercios hermosillenses se están sumando a la iniciativa #SinPopote, un movimiento internacional que llegó a México con el objetivo de reducir el consumo de plásticos de un solo uso y que cada vez contaminan más el medio ambiente.

Desde pequeños establecimientos locales a restaurantes con amplia trayectoria, han dado el paso individual, sin que se les oriente o indique oficialmente para concientizar a su clientela sobre el daño que genera el uso de popotes, cubiertos y otros productos desechables, así como también han incluido a sus negocios, como alternativa, las versiones ecológicas de estos productos.

Esto atendiendo las campañas y datos difundidos por varias organizaciones no gubernamentales como Green Peace y The Ocean Conservancy, así como por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), quienes exponen que un popote tiene un tiempo de uso promedio de 20 minutos, que contrasta con los 100 años que tarda en degradarse.

Sin embargo, los popotes no son todo el problema, ya que anualmente se recolectan cada vez más toneladas de basura que acaban en las playas y mares, y que contienen principalmente colillas de cigarro, taparroscas, envolturas de alimentos, botellas, bolsas y contenedores plásticos, entre otros artículos.

Sólo durante la campaña de limpieza promovida por The Ocean Conservancy en 2017, se recolectaron 44 mil 688 kilos de basura en 490 kilómetros de costas mexicanas.

Se unen empresas hermosillenses

Proyecto Puente visitó algunos de los establecimientos que ya aceptaron unirse a esta campaña en Hermosillo, donde mostraron que se puede ser una empresa socialmente responsable que impacta positivamente al entorno sólo cambiando pequeños hábitos de consumo.

Ofrecer y usar bolsas de tela para cargar las compras, frascos de vidrio para envasar alimentos e incluso popotes y cubiertos biodegradables hechos con base en la semilla de aguacate, así como la promoción simple del uso de la frase “no, gracias, no necesito el plástico”, son los elementos o medidas que los negocios han implementado para apoyar.

Dejar de usar todos estos productos descartables, afirman los negocios, ha resultado incluso con beneficios económicos para ellos al dejar de comprarlos.

Como ejemplo de todas estas acciones, el restaurante de mariscos Alfredito’s ha capacitado a su equipo de meseros para promover con los comensales la práctica de evitar los popotes al solicitar sus bebidas, haciéndoles saber que se trata de una iniciativa para reducir el impacto ambiental que estos productos ocasionan.

Dentro de la campaña que nació desde la administración del restaurante hace unos tres meses, también se generaron pequeños anuncios con mensajes que se colocaron en las mesas y se tienen popotes biodegradables como opción para la clientela que así lo requiera.

Sin embargo, es mucha la gente que todavía sigue pidiendo los popotes sea cual sea su origen de elaboración, por lo que el restaurante le apuesta a la conciencia de quienes le frecuentan.

“La mayoría de nuestros clientes siguen pidiendo sus bebidas con popote”, compartió Joel Loaeza Martínez, gerente de Alfredito’s, “pero día a día siguen uniéndose a esto y digamos que el 30% de comensales sí nos dicen sin popote; yo creo que el consumo sí ha bajado un 30% de lo que usamos en la semana”.

El restaurante de carnes Palominos también adoptó la iniciativa, donde sus meseros sirven directamente las bebidas sin popote y están capacitados para promover con los comensales esta práctica, haciéndoles saber que se trata de una iniciativa para reducir el impacto ambiental que estos productos ocasionan.

“Cada vez estamos contaminando más este pequeño gran mundo, nosotros mismos lo estamos echando a perder”, dijo Carlos Ontiveros, gerente del restaurante, “y un día se tomó la decisión por parte de la empresa entre lo administrativo y lo operativo, nos pusimos de acuerdo para echar a andar este proyecto, decidimos adoptarlo aquí; se le ofrece popote a quien quiere, pero la idea de nosotros es: todo sin popote, no más popote en Hermosillo”.

Las y los clientes han recibido bien estas nuevas disposiciones e incluso sugieren que no se deje como una opción el uso de popote, sino que se elimine por completo de las mesas.

“Creo que lo correcto es ‘no vamos a ofrecer popotes’, no debe de ser una opción”, dijo Francisco Siqueiros, comensal, “porque mientras lo siga siendo, se seguirán usando; creo que tenemos que hacer conciencia, porque si intentamos hacer una regulación, no va a funcionar, las reglas tendemos a romperlas”.

Popotes hechos con semilla de aguacate llegaron a Hermosillo

Biofase, una empresa mexicana con base en Morelia, Michoacán, fabrica popotes y cubiertos biodegradables hechos con polímeros provenientes de la semilla del aguacate que tardan 240 días en descomponerse en condiciones naturales, y sus productos ya llegaron a Hermosillo y a algunos de sus establecimientos.

Jesús Meza, quien los distribuye a través de su empresa Biohermosillo, compartió que la idea de traer ese tipo de popotes y cubiertos a la capital surgió en las redes sociales y que ahora se encarga de entregarlos en tiendas y restaurantes donde, además de darles el producto, les proporciona carteles que indican que la empresa es socialmente responsable.

“Esto nos afecta a nosotros mismos”, compartió Meza, “si utilizas plástico ya sea en popotes o en otro tipo de productos, la mayoría terminan en los océanos, se lo comen los animales y los que no se mueren, nos los comemos nosotros, entonces todo es un ciclo.

(Invito a) que se unan porque en lugar de gastar más, lo verán como una inversión, es una tendencia que se dará poco a poco; hace unos meses ya se empezaron a prohibir las bolsas de plástico en Sonora, es un cambio no muy lejano que tiene que darse; yo los invito al cambio, es bueno para todos nosotros”, dijo.

Fernando Espinoza, de la tienda de productos orgánicos La Despensa Hermosillo, ha incluido este tipo de popotes a sus estantes e invitó a los restauranteros a emplearlos como una alternativa para sus comensales.

“Los popotes que usan en los restaurantes, me imagino, ahí se van quedando o los van tirando y ¿cuánto duran en deshacerse?”, cuestionó Espinoza, “estos lo hacen más rápido y los invito a que los utilicen, a los restaurantes los invito a que los usen para ayudar al medio ambiente”.

En la eco-tienda Jung también están disponibles al igual que otros elementos útiles para cuidar el medio ambiente, desde bolsas de tela para hacer compras, hasta cepillos de dientes 100% reciclables y biodegradables hechos de bambú.

“Viene fuerte la campaña, pero hay muchos temas en cuanto al uso del plástico, hay que hacer conciencia con todo esto para reducir el impacto ambiental”, dijo Vania Contreras, gerente, “como Jung sí estamos, en la medida de lo posible, haciendo equipo para lograr estos cambios”.

Allí están buscando la manera de reducir el uso de plástico en el área de restaurante, donde próximamente cambiarán las tapas de los vasos plásticos para que sean más amigables con el medio ambiente al evitar el uso de popotes y también con el uso de bolsas biodegradables, pero siempre con la tendencia a dejar de usarlos.

“Estamos paso a pasito buscando por dónde buscar más conciencia en la gente”, concluyó Contreras, “incluso al personal de mostrador, se le pide no dar la bolsa en automático, sino preguntar si la necesita; vamos concientizando, porque el plástico tarda muchos años en descomponerse y todos los compuestos que flotan en el aire al final los respiramos… entonces, hay mucho que hacer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *