Votar para ser una oposición antisistema en un gobierno antisistema - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Votar para ser una oposición antisistema en un gobierno antisistema

Votar para ser una oposición antisistema en un gobierno antisistema

POR Hermes D. Ceniceros

A una semana de las elecciones queda claro que el voto masivo a favor de Morena es la forma más clara que tuvo el electorado de gritar que quiere un cambio radical. Fue un claro castigo a los partidos del Pacto por México y a las élites gobernantes. La gente dejó ver en las urnas que quiere otro país, otra forma de hacer política y otro modelo económico, o como dice el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador: “Una cuarta transformación de la vida pública de México.”

Sin embargo, el tsunami del voto masivo por Morena trajo consigo daños colaterales en algunos proyectos políticos que, por lo que habían hecho, merecían otros resultados. A continuación, mencionaré algunas de estas propuestas, no en un afán de reclamo, sino con la intención de reflexionar en cómo es necesario que pensemos la política no como algo de vencedores y derrotados, sino como un espacio donde todas las voces deben ser representadas.

Después de las manifestaciones del #YoSoy132 en el 2012, Guadalajara se convirtió en el epicentro de una propuesta política refrescante con los jóvenes que lideraron esas movilizaciones en Jalisco. Wikipolítica en 2015 logró concretar una propuesta política innovadora con la candidatura independiente de Pedro Kumamoto y este 2018 hicieron crecer su propuesta con la candidatura al Senado de Kuma y Juanita Delgado, así como toda una planilla de jóvenes para candidaturas independientes en los distritos federales y locales de Jalisco, así como en la Ciudad de México, Monterrey y otras entidades.

Entre los méritos de los wikis en los años que Kumamoto fue diputado local de Jalisco está haber legislado junto con los diputados de Movimiento Ciudadano la eliminación del fuero –Jalisco fue la primera entidad en eliminar ese privilegio- así como la ley #SinVotoNoHayDinero que ayuda tener un sistema de partidos más justo, equilibrado y donde el voto tenga un valor económico que obligue a las fuerzas políticas a mantener a sus votantes cumpliendo lo que ofrecen.

Su forma desenfadada de comunicar y de hacer política llamó la atención porque a diferencia de los partidos políticos su meta no está en ganar elecciones sino en representar personas, en consensuar con sus representados las tomas de decisiones para la politización de la gente y la ciudadanización de la política.

Desafortunadamente para Wikipolítica su congruencia y el efecto AMLO los dejaron sin la oportunidad de representar a la gente que votó por ellos y los llevó a ser la fuerza política más votada de Jalisco. Algo así también sucedió con otras expresiones parecidas como lo fue la candidatura de Carlos Brito para la alcaldía de Jojutla, en Oaxaca.

Localmente Rosa Elena Trujillo, regidora de Movimiento Ciudadano, fue quien sacó a la luz las irregularidades en la concesión del alumbrado público y la voz crítica del Cabildo que siempre estuvo del lado de la ciudadanía enfrentando a la peor administración que ha tenido Hermosillo. En estas elecciones buscó ser diputada local por el distrito nueve, desafortunadamente el efecto AMLO también la dejó fuera y con esto los votantes de ese distrito y los sonorenses nos perdimos la oportunidad de que una voz ya probada nos represente en el Congreso local.

Menciono en particular su caso porque si había alguien en esta elección que había demostrado ser una voz necesaria como contrapeso al gobierno estatal, esa era Rosa Elena Trujillo, pero la irresponsabilidad del voto masivo cegó a muchos. El tiempo dirá si esto ayuda o nos obliga a mejorar nuestra forma de razonar el voto.

Para quienes votamos por el cambio ahora nos toca reconstruir un país devastado por el sistema que construyó el PRI, el PAN y el PRD, así como las reformas del Pacto por México de la administración peñista, y para evitar que el nuevo sistema nos regrese a una situación como la del que ahora se desploma como una estatua de piedra, necesitamos un sistema de contrapesos.

La mayoría que ahora Morena tiene en las dos cámaras, hacen difícil imaginar estos a nivel federal en las cámaras, y deja esa responsabilidad al interior de Morena, obligando a que las otras fuerzas políticas se replanteen tanto una restructuración como una profunda autocritica que los ayude a generar los cambios al interior para que para en un futuro puedan volver a ganarse la confianza de los votantes y comenzar a convertirse en el contrapeso que este nuevo sistema va a necesitar.

Me queda claro que quienes ocupen espacios de representación de una fuerza de oposición con este gobierno antisistema deben de ser también antisistema y ayudar a terminar de extinguir al dinosaurio, pero también deben estar allí para observar y señalar lo que no se haga de la manera correcta. Porque no existe proyecto político perfecto, porque la democracia debe buscar más los consensos y permitir que la mayor cantidad de voces sean representadas e incluidas en la toma de decisiones.

En la semana que ha pasado después del triunfo de Andrés Manuel López Obrador ha habido tanto señales positivas como negativas y desde ya algunos hemos aplaudido la propuesta de regular el cannabis, como también nos hemos inconformado por la invitación de Manuel Mondragón y Kalb al desarrollo del plan de seguridad o la renuencia a reformar el art. 102 y que se garantice una fiscalía independiente.

Queda claro que aún se necesita tiempo para dejar que las piezas se acomoden y se comiencen a ver los cambios sustanciales por los que la gente votó; sin embargo, se perfila que en los cambios se necesita debatir mucho y consensuar para que todos nos sintamos incluidos en esta cuarta transformación. Al tiempo para ver como también con este gobierno antisistema se puede ir formando una oposición antisistema que ayude a Morena a acabar con las malas prácticas y formas de los prinosaurios, así como de la herencia política del priismo que está en todas las instituciones políticas.

La extinción del dinosaurio no fue el pasado primero de julio, si bien está herido de muerte, aún queda mucho por hacer.

 

Acerca del autor

Hermes D. Ceniceros es doctor en Didáctica de la Lengua y la Literatura en contextos plurilingües y multiculturales por la Universidad de Barcelona. Comunicador freelance y colaborador en espacios alternativos como Nuestra Aparente Rendición y Crónica Sonora.

Correo Electrónico

nar.hermes@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *