En 1940 las drogas fueron legales durante 4 meses; hoy se discute regularizarlas ante el próximo gobierno de AMLO - Proyecto Puente
Proyecto Puente > México, Reportajes Especiales > En 1940 las drogas fueron legales durante 4 meses; hoy se discute regularizarlas ante el próximo gobierno de AMLO

En 1940 las drogas fueron legales durante 4 meses; hoy se discute regularizarlas ante el próximo gobierno de AMLO

POR Astrid Arellano

En 1940, las drogas eran legales en México. Fue durante el mandato del general Lázaro Cárdenas que, con el objetivo de combatir la toxicomanía y el tráfico de drogas enervantes, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Reglamento Federal de Toxicomanías, pero que tan solo a cuatro meses de entrar en vigor, se derogó y posteriormente se abrogó por intervención del gobierno de los Estados Unidos.

De acuerdo con la Dirección General del Archivo Histórico y Memoria Legislativa del Senado, así como con el Diario Oficial de la Federación, a principios de los años 20, se emitieron en México las primeras disposiciones que intentaban regular el consumo y tráfico del opio y de la marihuana a través de la prohibición, bajo el argumento de que se trataba de “productos que degeneraban la raza”.

A los traficantes, se les consideró “envenenadores públicos” y fueron también acusados por delitos contra la salud a niveles equiparables al homicidio, donde incluso se propuso enviarles a las Islas Marías. La consecuencia de dichas políticas, fue que el consumo se volvió clandestino, ilegal e incontrolable.

Sin embargo, aún cuando en el gobierno de Álvaro Obregón se tenía prohibida la importación de drogas, en 1925, se otorgó al Departamento de Salubridad Pública la capacidad de dar los permisos para hacerlo: opio, morfina, cocaína y adormidera llegaban a México para fines médicos. En este periodo, se creó también la policía sanitaria para “impedir, legalmente, el comercio ilícito de drogas, con facultades para consignar o condenar a los considerados transgresores”.

El debate y discusión de políticas

Sería hasta 1931, con el mandato de Pascual Ortiz Rubio, que se modificó el Código Penal Federal para criminalizar la posesión, venta y consumo de estupefacientes.

Para el 17 de febrero de 1940, el general Lázaro Cárdenas propuso que fuera el Estado quien regulara la venta para evitar el tráfico ilegal, donde se permitía a los médicos proporcionar drogas a los adictos, principalmente morfina, en los dispensarios atendidos por especialistas. La mariguana no se legalizó al no ser considerada dañina.

En el Diario Oficial de la Federación publicado en esta fecha, se estableció que “la persecución de los viciosos que se hace conforme al reglamento de 1931 es contraria al concepto de justicia que actualmente priva, toda vez que debe conceptuarse al vicioso más como enfermo a quien hay que atender y curar, que como verdadero delincuente que deba sufrir pena”.

En ese entonces, únicamente se lograba denunciar y detener a “un pequeño número de viciosos y a los traficantes en corta escala”.

De igual forma, en las consideraciones del documento, se determinó que el Estado no había tenido la capacidad económica para tener procedimientos curativos adecuados ni para establecer el suficiente número de hospitales para atender a los toxicómanos.

Asimismo, asentó que “el único resultado obtenido con la aplicación del referido reglamento de 1931, ha sido el encarecimiento excesivo de las drogas y hacer que por esa circunstancia obtengan grandes provechos los traficantes”.

A partir de la publicación de este nuevo reglamento, el presupuesto del Departamento de Salubridad contaría con las partidas necesarias para la fundación y sostenimiento de hospitales y dispensarios, además de la adquisición de drogas enervantes para el tratamiento de pacientes toxicómanos.

Este decreto tuvo una duración únicamente de cuatro meses, pues el 4 de julio de 1940 se abrogó “por presiones del gobierno norteamericano, que se opuso a que el Estado monopolizara la producción y distribución de las drogas”.

Reclasificación

Ya en 1969, el presidente Richard Nixon, ordenó la “Operación Intercepción”, que consistía en una revisión minuciosa de los automóviles que cruzaban la frontera desde México, pues ya eran los soldados y los estudiantes universitarios en Estados Unidos los principales consumidores de mariguana.

En la actualidad, la legalización de la mariguana y el opio se ha discutido ampliamente y en varias ocasiones desde el Senado de la República a partir del año 2003, donde los legisladores han analizado desarrollar estrategias para la prevención y rehabilitación de fármaco-dependientes, establecer el cannabis dentro del listado de sustancias con uso terapéutico y reclasificar las dosis personales no penalizadas, así como eliminar la prescripción médica como una acción prohibida penalmente, entre otras.

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México y con la intervención de Olga Sánchez Cordero, futura secretaría de Gobernación, la discusión se ha puesto nuevamente sobre la mesa, donde se podría acabar con la política prohibicionista y hacer de la legalización una realidad en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *