Cinco de cinco para Morena - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Cinco de cinco para Morena

Cinco de cinco para Morena

Quienes creen que los votantes de “cinco de cinco” en favor de Morena, son personas que votaron sin pensar, se equivocan. La acción de votar por todas las ofertas a puestos de elección popular de Morena, fue responder con confianza al llamado de un hombre que construyó su liderazgo.

Largo, cansado, virulento y, además, amoroso, es el proceso que escribe en sus páginas el sendero de la historia de nuestro país. La historia de México refleja ya a Andrés Manuel López Obrador como presidente electo de México.

En 1992 conocimos a Andrés Manuel López Obrador en el zócalo de la Ciudad de México. En una tarde de agosto los jóvenes estudiantes del Comité Estudiantil de la Universidad de Sonora, CEUS, terminábamos tres meses de andar en caminata. 3 mil kilómetros de distancia en defensa de la educación pública y gratuita, 3 mil kilómetros de distancia se tuvieron que caminar a pie en busca de respuesta, para que la máxima casa de estudios, la Universidad de Sonora, no cayera en manos del empresariado sonorense.

Ahí, en nuestro destino de llegada, se encontraba López Obrador, realizaba un plantón permanente al lado de decenas de trabajadores petroleros de Tabasco. Unidos en contingente, reclamaban una injusticia más, el entonces gobierno federal de Carlos Salinas de Gortari mostraba sus primeras intransigencias a la clase trabajadora.

Desde entonces, seguimos la huella del joven tabasqueño, su camino político ya en busca de democratizar el país, retumbó en un llamado a la conciencia y el corazón de millones de mexicanos.

Vivir en una nación, donde los derechos de todos se hicieran realidad, fue un sueño compartido, la igualdad, la justicia y la dignidad humana han sido a lo largo de la historia, un anhelo que enarbolaban las sociedades generosamente igualitarias.

30 años han pasado, distintas historias se han escrito en cada rincón del país.

El modelo neoliberal, impulsado con el garrote por el salinismo y posteriormente por sus sucesores, desarrollaron en la población mexicana la inequidad, el desempleo, la insuficiencia alimentaria, la inseguridad, y con ello la pobreza de miles de millones de pobres en nuestro país. A lo largo de treinta años se concentró la riqueza en manos de unos pocos, en estos años, la mayor desgracia arribó al poder político, se infiltró el narcotráfico en los poderes de la nación.

En tres décadas, Andrés Manuel López Obrador, tuvo muchas derrotas, algunas electorales, otras políticas, incluso derrotas personales, sin embargo, no sucumbió jamás, retórica sería mi palabra al mencionar cada una de sus luchas.

Es tan claro: sus luchas, sus acciones han sido permanentemente parte principal de la agenda nacional. Cada paso, cada concentración y cada movimiento político suyo, apuntaló hacia la Presidencia de la República.

Los neoliberales, lo han venadeado cautelosos en estos largos treinta años, fue para ellos: un peligro para México; para la burguesía es un insecto que hay que aplastar; y sus contrincantes en la izquierda acertaron decenas de veces con puntapiés y tropezones a su carrera política. Lo que pudo lograse democrática y limpiamente en el primer proceso electoral en el que participó, se postergó.

Con los años llegó el desafuero, las redes ciudadanas, el fraude, la resistencia civil pacífica, su nombramiento como presidente legítimo, la defensa del petróleo, las visitas a cada municipio del país, y el otro fraude instaurado por el PRI desde la campaña.

Con los años llegó también el valor de su palabra, sus discursos oxigenaban de esperanza a un México despojado de su riqueza.

Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores no se cansaron jamás, al contrario, en cada municipio del país las células de crecimiento a favor de su movimiento, se multiplicaron. Su discurso político acorde con su pensamiento de origen humilde, con el paso del tiempo, convenció a los mexicanos.

Los que piensan que votar “cinco de cinco” en favor de Morena fue una reacción de ignorantes e irresponsables, se equivocan. Tal vez lo que sucede es que olvidaron el poder que un líder construye y desarrolla con su gente: un líder ejerce la mayor influencia en sus seguidores.

Tal vez Enrique Krauze sí tiene muy clara la influencia de un líder, tal vez por esa razón solicitó votar diferenciado; historiador como es, sabe del arrojo de un líder; neoliberal como es, intentó despostillar el camino de López Obrador a la Presidencia de la República, según sus palabras, en aras de contrapesos políticos.

Pobre Enrique Krauze, pobres quienes lo aconsejaron, pobres los que no son capaces de reconocer sus debilidades y emprenden luchas falsas contra un liderazgo construido a pulso.

En Sonora el voto de cinco de cinco en favor de Morena se registra por encima de la media nacional, reflejo inequívoco del liderazgo del entonces candidato y su equipo de trabajo. La votación de mayoría en favor de Morena, también refleja el flaco lado de los candidatos opositores.

No es inexplicable el voto de cinco de cinco por Morena, la razón es muy clara, la población mexicana votó con confianza en la palabra y consejos de su líder, más claro ni el agua.

El líder terco, empecinado, rabioso, tenaz e incansable, dice con frecuencia: “amor con amor se paga”.

“Lo efectivo es lo afectivo”, señala también el ilustre psiquiatra y exrector de la UNAM Juan Ramón de la Fuente.

Soñar que el amor salva, no es un sueño, es una realidad.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

4 Comentarios

  • Luis Velasco N. dice:

    Compañera Dolores no se si entendí bien, Tomas como referencia 30 años de tratar de privatizar la Educación. Si es así nuestra generación fue la que se opuso a los exámenes de admisión y el pago por año de estudios no era departamentalízacion de la Universidad fue en los años 70. Bueno hay mas Historia. Mucho gusto compañera Luis Velasco

    • María Dolores dice:

      Igualmente Luis, qué gusto leerte, Sí la historia es larga, solo que me refiero a lo que me toca, Faltanba más, mira que conozco tu lucha amigo. Saludos y muchas gracias por leerme,

  • Sandra Luz Bustamante dice:

    Se y conozco el trabajo que desde hace muchos años ha realizado López Obrador, alguien tan terco, tesonero, corajudo, persistente, perseverante, tantos atributos para bien, pensaba que no llegaría hacerse realidad el gran sueño de llegar a la presidencia y buscar cambiar este sistema que dia con día nos hundía como mexicanos. Algunos de los que creían en él ya han muerto y sus últimos alientos fueron para pronosticar que sería presidente, mi hija que me acompañaba a las marchas, mitines y otros eventos de protesta, si pudiera votar lo hubiera hecho, ha sido una admiradora y defensora de él y así como tú dices no fué un voto que no se razonó era algo que se seguía luchando por mucha gente, algunos que ni siquiera aparecemos o ni en el mundo nos hace Manuel Andrés, nuestra satisfacción es haber cooperado en la forma que se pudiera, además quienes participaban como dizque sonorenses fué una burla, muy claro y realista tu artículo, ¡felicitaciones María Dolores!

    • María Dolores dice:

      Muchas gracias Sanda, y te digo lo mismo que a Luis, sé de todo el trabajo y de lo valiosa que ha sido tu participación en la izquierda, reina. Gracias por tu comentario. Sandra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS