Castigo al PRI y riesgos de Morena - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Castigo al PRI y riesgos de Morena

Castigo al PRI y riesgos de Morena

POR Luis Alberto Medina

El regreso del PRI a Sonora fue con una condición: el ciudadano quería un cambio. Casi tres años después, los mismos sonorenses que lo hicieron ganar los han reprobado.

El mensaje es claro y contundente: ganó Morena, un partido de cinco años de vida, algo diferente, desconocido, porque los ciudadanos quieren caras nuevas y una forma distinta para hacer política y gobierno. Punto. El sistema político mexicano se colapsó con votos. Una revolución silenciosa se gestó y culminó en darle una mayoría en el gobierno de todos los niveles a Andrés Manuel López Obrador.

En Sonora, al pulverizar al PAN desde Palacio de Gobierno, al hacerlo ver como responsable de la corrupción heredada, obligarlo a pagar sus costos y cooptarlo en el Congreso, se dejó el camino libre a una sola oposición: Morena.

Se agotó el discurso contra Guillermo Padrés. Se agotó la política de impartición de justicia de terror. De persecución. De linchamiento. De simulación al combate a la corrupción. Si se insiste en practicarla los saldos pueden ser peores en 2021.

Hay una gran oportunidad de cambiar lo que no ha servido. De a cuerdo a fuentes consultadas, la gobernadora Claudia Pavlovich sí está verdaderamente preocupada por este mensaje en las urnas. Ya analiza los cambios que tiene que hacer. Y deberán venir de forma radical. Le preocupa desde el primer momento de su gobierno el séptimo año. La sacudida vendrá después de vacaciones. No queda de otra. Sus actuales interlocutores le han fallado. Le han mostrado una realidad paralela. Que ya no funciona en estos tiempos. Lo más importante es que sabe que tiene que actuar. Pero su círculo cercano no entendió la lección. Afirman en sus reuniones privadas que el año 2021 está seguro y ya planean cómo van a comprar a los diputados de Morena en el Congreso. Al estilo de los panistas en el sexenio anterior. Hasta lo presume el ala dura de Palacio: están confiados que con dinero podrán disolver la bancada morenista y boicotear a Alfonso Durazo. Sería peligro apostarle a eso. El sonorense castiga con el voto. Ya está comprobado. Las maquinarias y compra de sufragios no funcionan siempre.

El peligro

Lo primero que tiene que entender el morenismo en Sonora y México es que han ganado con un voto de esperanza para hacer las cosas diferentes en el ejercicio de sus gobiernos y legisladores federales. Estarán bajo observación permanente de la oposición, empresarios, medios de comunicación, redes sociales. No se les ha dado un cheque en blanco. Lo que no quieren los sonorenses, ya se lo dejaron claro al PRI gobierno, es más venganza, persecución y fabricación de expedientes a la carta. Eso es abominable. Genera un agravio que tiene sus graves consecuencias. Tarde o temprano.

Que se investigue y castigue lo que se tenga que hacer, pero sin venganzas personales. Eso no funciona. Pregúntenle a los priistas de Palacio. Los alcaldes, diputados locales, federales, senadores de Morena, deberán entender que si no trabajan sobre tierra, de no despegar los pies del piso, les pasará lo mismo que al PAN y PRI. Las victorias ni las derrotas son para siempre. Hay otro gran riesgo tanto para las presidencias municipales como los futuros diputados en el Congreso: se carece de una experiencia en asuntos de gobierno y ejercicio legislativo. Eso los obliga sólo a hacer una gran trabajo. Si no será debut y despedida. Así de fácil. No sabemos cómo vayan a ser sus gobiernos y resultados. Si Alfonso Durazo es ratificado como secretario de Seguridad federal, ¿quién será el líder fuerte en Sonora, si no es él? Están en la mira para ser comprados por intereses ajenos. Ya los priistas festinan la cooptación que viene: tienen claro el mapa y ruta crítica de cómo será la compra de conciencias en el Congreso. Ven de aliado al Partido del Trabajo. ¿A poco van a resistir las ofertas de millones de pesos para votaciones a modo? Veremos. Tampoco se pueden convertir en una oposición que a todo dirá que no. Si hay algo que le beneficie a Sonora se tendría que apoyar. Pero también, afirman, revisarán lo que actualmente no funciona: desde gastos, programas, nombramientos que han sido retrocesos. Otro riesgo: la enfermedad de poder no tiene distingo, contagia a cualquiera que no se vacuna. Se come al que no entiende que es pasajero y que lo más seguro es que será exalcalde, exdiputado, exsenador. Urge ver qué agenda tendrán. No sabemos si harán un buen papel. Tenemos que vigilarlos y exigirles igual. No dejarles pasar una sola.

Columna tomada de El Imparcial

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en Internet. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *