El papel del Big-Data en los análisis del proceso electoral 2018 - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Puenteros Ciudadanos > El papel del Big-Data en los análisis del proceso electoral 2018

El papel del Big-Data en los análisis del proceso electoral 2018

POR Isaac Palazuelos

La minería de datos se ha posicionado en los últimos años como parte importante de los estudios de mercado. En la actualidad, ocupa un valor privilegiado para definir mediciones sobre la eficiencia que tienen los productos, en términos de su consumo y resonancia interactiva en redes sociodigitales.

Estas características son de peculiar importancia para las empresas, ya que proporcionan algunos indicadores útiles en la toma de decisiones, respecto a la implementación de estrategias mercadológicas en la promoción de las marcas.

Las campañas de los candidatos políticos no son la excepción, de manera que la dataficación en torno al actual proceso electoral mexicano ocupa un lugar inédito y de gran relevancia. No únicamente para los partidos, sino también para los analistas y en particular para las y los ciudadanos, que construyen sus experiencias de participación política con base en este mismo proceso de dataficación.

El peligro del Big-Data como herramienta de análisis radica en la posibilidad de replantear la dicotomía off line/on line, reafirmando así la creencia en un mundo virtual que se separa de uno físico, ignorando novedosas formas de experiencia social que se construyen en ecologías mediáticas, en donde ambas dimensiones se funden en una misma narrativa.

La presencia de bots, fakes y troles, principalmente los que son pagados por empresas y que forman parte de las estrategias de campaña digital, opacan este tipo de medición.

La sofisticación en el diseño de cuentas automatizadas, como los cambios en las políticas de encriptación y la creciente privatización por parte de los usuarios, asociadas al escándalo de Cambridge Analytica y su vínculo con las elecciones en Estados Unidos, dificultan la detección de este tipo de cuentas.

El contacto entre políticos y ciudadanos pregonado por las redes sociodigitales es discutible, aunque las y los ciudadanos tengan la oportunidad de cuestionar y de increpar a los candidatos, estos no asumen la responsabilidad de responder, ni disponen tampoco del tiempo en sus agendas para hacerlo. Cuando los comentarios son atendidos, debemos asumir que se trata de un equipo de campaña digital.

La medición de las audiencias desde las páginas oficiales de los candidatos es limitada, si se consideran los centenares de páginas no oficiales, en las que el remake y el prosumo de contenidos audiovisuales en torno a las candidaturas presidenciales, por precarios o escasos que estos sean, generan multitudinarias interacciones a favor y en contra de las tres coaliciones que compiten en la contienda electoral.

El crecimiento y el apoyo de los candidatos en redes sociales es indeterminado al reconocer la conciencia de internautas, que en su integridad política y ciudadana, son capaces de contrarrestar el aislamiento y enmarcado programados por los algoritmos, al seguir cuentas de frentes políticos con los que no simpatizan, ya sea para informarse o incluso trolear a los candidatos y a quienes los apoyan.

El impacto de las publicaciones es también opaco si no se considera que su magnitud es cambiante según el pago de su promoción. Aunque éste es un indicador poco olvidado por los analistas de datos, la medición sigue siendo insuficiente, si no se contempla la resonancia que las publicaciones tienen en otras páginas o fuera de las redes, cuando en los espacios tradicionales se discuten contenidos digitales.

La medición en torno a la cantidad de veces que se comparten las publicaciones como la cantidad de visualizaciones, deriva también en análisis imprecisos. Estas dos numerarias no pueden tomarse como un indicador de apoyo de parte del electorado hacia los candidatos, ya que las cifras esconden los motivos de fondo por los cuales se miró y se compartió el contenido digital en cuestión.

Finalmente, el marco de seis limitadas reacciones que ofrecen redes como Facebook, resulta en interpretaciones también ambiguas por el mismo motivo. Es difícil saber si un internauta reacciona con un “Me enoja”, debido a que se molesta al darse notar que se trata de una Fake New, o si, por el contrario, fue víctima del montaje y sin darse cuenta se molesta por una información que es falsa.

De la misma manera, resulta abstracto saber si un “Me da risa” se articula en un contexto de risa empática o de risa burlona. La reacción “Me asombra” es asimismo la más ambigua de todas. Sin duda, las expresiones contenidas en los emoji son materia de interesantes estudios semióticos, que obligadamente deben de acompañar a la minería de datos para mejorar la precisión de sus interpretaciones.

El Big-Data nos ofrece la construcción de bosquejos que permiten realizar inferencias sobre las tendencias y preferencias del electorado, sin embargo, no debe tomarse como una sustancia analítica completa sino como parte de un proceso interpretativo, que bien puede ayudar a construir puntos de partida sobre reflexiones más profundas, respecto a la participación política de las y los ciudadanos.

La dataficación de los procesos políticos y sociales, lejos de ser el reflejo de un cambio de paradigma que apunta sobre la exclusividad virtual, es un elemento emergente que complejiza dichos procesos, en nuevas ecologías mediáticas que incluyen el uso constante de plataformas digitales.

El proceso electoral no ha migrado a redes sociodigitales, sino que está siendo atravesado por el uso de las mismas.

Acerca del autor

Isaac Palazuelos

Licenciado en Sociología por la Universidad de Sonora, maestro en Ciencias Sociales por el Colegio de Sonora. Realiza investigación doctoral en estudios culturales para el Colegio de la Frontera Norte.

Correo Electrónico

isaacpdesc2016@colef.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS