¿Por qué cambiar de régimen? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¿Por qué cambiar de régimen?

¿Por qué cambiar de régimen?

¿Por qué es necesario cambiar de régimen en éste país? La respuesta es muy sencilla: porque quienes actualmente nos gobiernan no garantizan ningún tipo de seguridad para los habitantes de México.

La clase política en el gobierno ni garantiza ni representa la posibilidad de una esperanza de cambio y  bienestar para los ciudadanos.

El cumplimiento de los acuerdos emanados de nuestra constitución, hoy en día es una falacia, el Estado mexicano a través de distintos gobiernos, ha sido incapaz de administrar honradamente los recursos económicos que genera nuestra riqueza nacional, más aún, teniendo recursos suficientes, ha sido incapaz de proveer a las instituciones lo que requieren, menos a la población en general.

Seguridad Económica: Desde mi punto de vista, constituye el eje rector de la prosperidad inmediata del individuo. Para que exista seguridad económica es necesario, como en muchos otros casos de seguridad, que se observe como un derecho humano.

Es decir, todo individuo nace con el derecho a alimentarse, trabajar y vivir dignamente. Corresponde a los gobiernos, quienes administran la riqueza, preparar las condiciones para que el individuo en tiempo y forma reciba la educación que le permita desarrollar su profesión. Corresponde a los gobiernos hacer los cálculos de crecimiento y necesidades de la población, para que el derecho a la seguridad económica, basado en el derecho al empleo, no se convierta en un tropiezo en la vida de las personas y del mismo crecimiento económico del país.

“Actualmente poco más de cincuenta millones de mexicanos no tienen el ingreso suficiente por su trabajo para adquirir la canasta alimentaria”.1

Seguridad en la salud: De igual manera, todo individuo nace con el derecho a ser atendido en caso de enfermedad. El derecho a la salud es un derecho humano, y como tal, corresponde al Estado y sus gobiernos proporcionar certeza a quienes en condición vulnerable respecto a su salud, requieran el servicio digno y sin negativa alguna. Enfermos, adultos mayores, discapacitados, requieren de medidas públicas de inversión que permitan subsanar las limitaciones de enfermedades y discapacidad. La cobertura total en la prevención y atención de enfermedades es corresponsabilidad de ciudadanos y gobiernos, las medidas necesarias para que esto suceda, es responsabilidad de órganos fiscalizadores de políticas públicas.

Seguridad en la Educación: Sin seguridad de empleo justo y bien remunerado,  la seguridad en la educación es afectada directamente. Miles de niños y jóvenes mexicanos abandonan sus estudios y se incorporan de manera informal al mercado laboral.

La subsistencia alimentaria de sus familias desplaza el derecho a la educación, las carencias de lo básico al interior de sus hogares, los llevan invariablemente a un futuro incierto. Y aunque los factores de deserción escolar son múltiples, como problemas familiares, maternidad en adolescentes, falta de interés, de los jóvenes y de los padres, y problemas en el desempeño escolar como bajo rendimiento, por mencionar solo algunos; me parece, que el de mayor peso en la deserción escolar en México, es la pobreza.

“En promedio, de cada 100 niños que ingresan a la primaria, sólo 50 concluyen sus estudios del nivel medio superior, 21 egresan de su instrucción universitaria y sólo 13 se titulan. La calidad de la educación que reciben en el nivel básico según el Reporte de Competitividad Global 2012-2013, elaborado por el Foro Económico Mundial, México ocupa el lugar 118 de 144 países clasificados”.2

Seguridad Pública: Nuestro derecho a transitar con total confianza, o al menos con la certeza de que, en caso de peligro o riesgo, habrá quien responda cabalmente, simplemente es impensable en nuestro país. La capacidad del Estado mexicano de controlar las situaciones de inseguridad, ha sido rebasada en los hechos. Más aún, por las evidencias recientes de distintos acontecimientos, como el caso Ayotzinapa, me parece que la complicidad entre delincuentes y seguridad pública es el mayor riesgo de inseguridad en México.

El índice de confianza en las instituciones y en los cuerpos policiacos, simplemente, no alcanza ni el cincuenta por ciento de aceptación. Actualmente la confianza en los órganos judiciales en México es de 32%. 3

La lista de inseguridades que nos han heredado los últimos gobiernos es muy larga. Las promesas de solución ante los problemas de “inseguridad endémica” -por llamarlo así- ya no son creíbles en voz de los mismos gobiernos. Francamente no creo que puedan ni quieran solucionar tan añejos problemas.

Cierto es que el Estado debe regular el impulso y la generación de riqueza, cierto también, que es su responsabilidad la vigilancia, fiscalización y control de empresas públicas y privadas, así como de instituciones;  y cierto también, que la ciudadanía debe ser corresponsable en todas estas acciones.

Sin embargo, en particular en nuestro país, el binomio de grupos políticos y empresarios pudientes, como es conocido, ha intervenido en el destino de la riqueza nacional, ellos, quienes en aras de la próspera gobernabilidad ha adelgazado al estado mexicano, al grado de carcomerlo hasta la corrupción, se han enriquecido  desmedidamente a consta de la inseguridad de los mexicanos.

Un régimen de inseguridad como problema estructural que ha normalizado la corrupción, no es la mejor manera de vivir, por el contrario es generador de las más grandes vilezas.

Fuentes:
Coneval. Mayo 2016.
Revista Proceso.- IISUE UNAM. (abril 2013).

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS