Hoy cumple un siglo el arquitecto que diseñó Hermosillo... ¡Felicidades por tus primeros 100 años! VIDEO - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo > Hoy cumple un siglo el arquitecto que diseñó Hermosillo… ¡Felicidades por tus primeros 100 años! VIDEO

Hoy cumple un siglo el arquitecto que diseñó Hermosillo… ¡Felicidades por tus primeros 100 años! VIDEO

POR Priscila Cárdenas

En la casa de Gustavo Aguilar Beltrán hay muchas escaleras, fotos, un tren miniatura en el marco de la puerta y un pastel con 3 velas que delata que es su cumpleaños número 100.

Sopla las velas pero no tiene intenciones de probarlo en ese momento ¿El motivo? No come nada entre horas y el reloj marca apenas las doce del medio día.

El arquitecto cree que ese hábito y masticar bien los alimentos -25 veces cada bocado- le han servido no sólo para alcanzar un siglo de vida, también para mantener una buena memoria.

Platica que nació el 26 de mayo de 1918 en Tacubaya, Ciudad de México, por la simple y sencilla razón que en el pueblo donde vivían sus padres, en Coahuila, no había partera, médico y mucho menos un hospital.

“Como fui el primero mi mamá quiso ir para allá porque ahí vivían sus papás, pero nací y después nos regresamos”, explicó.

Al crecer quiso estudiar arquitectura en la Universidad Autónoma de México. Fue el más inteligente de su clase, se graduó con honores y pronto consiguió trabajo como calculista en Tepic, Nayarit.

Llegó por trabajo y se quedó

Hoy de su oficina se asoman planos, dibujos y maquetas que guardan la evidencia de que fue él quien diseñó Hermosillo, ciudad a la que llegó el 2 de noviembre de 1943 porque el General Abelardo L. Rodríguez andaba buscando “un arquitecto joven con buen récord en la escuela”, recuerda.

“Me habló mi papá y me dijo que me fuera a Hermosillo, preséntate con el general porque ahí está tu porvenir”, recalcó el arquitecto.

Su padre, Eugenio Aguilar, participó en la Revolución Mexicana. “Fue alumno en el Castillo de Chapultepec, estudió ahí la carrera de artillero”, aseguró.

“Mi papá me educó al estilo militar, y fue muy severo, tremendo, pero me inculcó honestidad, decencia, entusiasmo, lealtad, los grandes valores humanos”, comentó.

Y fue así como llegó a Hermosillo. La primera encomienda fue construir escuelas. “Me encargó mucho el Gobernador darle un impulso a la educación en todo el estado de Sonora”, explica.

Inició con la primaria Heriberto Aja, plantel que todavía se encuentra en pie sobre la calle que lleva el mismo nombre, en la colonia Centro.

“El primer día hice los planos y los cálculos, el segundo organicé y el tercer día empezó la construcción, así, rapidísimo”, detalló.

Encontró el amor en Hermosillo

Don Gustavo platicó que justo estaba trabajando en ese proyecto cuando llegó a su oficina y encontró en el escritorio una tarjeta pequeña y anónima que decía: “Arquitecto Aguilar, lo invito a una posada el día 16 en la casa de Emilita Gándara a las 7:00 de la noche”.

Sólo sospechaba de una persona y efectivamente al acudir a la celebración, cuando abrieron la puerta la vio. “Ahí estaba detrás de la piñata”, comentó.

“Desde entonces nunca me separé de ella”, dijo al referirse a Joaquinita Gutiérrez Carranza, con quien se casó el 10 de febrero de 1945.

Tuvieron 5 hijos. “Tres para servir a Dios y 2 para el provecho del prójimo”, comentó riendo durante la entrevista. Actualmente es abuelo de 16 y tiene 37 bisnietos.

Comer, trabajar y descansar

Si le preguntan cuáles son sus recomendaciones para llegar a los 100 años de edad el arquitecto contesta que son hábitos muy sencillos. “Te los doy pero no los sigas”, agrega riendo.

“En primer lugar como poca cantidad, no me gustan los grandes platos de comida, ni los alimentos condimentados o grasosos, además como despacio, 25 masticadas cada bocado y nada entre comidas”, dice.

“No abuso ni de lo bueno, menos de lo malo, eso quiere decir que si me tomo una copa es una o dos, nada más, soy muy medido”, agrega.

Y su tercera recomendación es trabajar. “Yo trabajé mucho, horrores, no paraba y con rapidez, pero hay que saber descansar”, recalcó.

Muy activo hasta la fecha

Para el arquitecto Gustavo Aguilar, relajarse no significa quedarse acostado todo el fin de semana, sino cultivar sus pasatiempos como ir al mar.

“Soy marinero de velero, una vez me fui de San Carlos hasta una bahía en Baja California que está a 200 kilómetros en mi velero de 8 metros, si me invitan en lancha de motor no voy”, expresó.

Sus anécdotas revelan que siempre ha sido una persona muy activa, por ejemplo aprendió a pilotear un avión porque durante las giras de trabajo se puso a pensar “¿Si le pasa algo al piloto qué voy a hacer?”, recordó.

También cuenta que a los 18 años escaló el volcán Iztaccíhuatl y que cuando llegó a Hermosillo lo primero que hizo -un sábado- fue subir el Cerro de la Campana solo.

“No puedo ver un cerro sin quererme subir”, detalló.

Esa energía y ganas de no estar quieto no envejecieron, pues actualmente el arquitecto sigue yendo a hacer sus “vueltas” como ir al banco, al supermercado o a compromisos de familiares y amigos con quienes hoy estará celebrando los 100 años de edad.

COMENTARIOS

6 Comentarios

  • maria luisa andrade dominguez dice:

    Fue jefe de mi papa Fernando andrade cota que viajaba a los pueblos para hacer escuelas, muy buen jefe..felicidades Sr. Arquitecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *