¿Por qué la reforma educativa polariza a los candidatos? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¿Por qué la reforma educativa polariza a los candidatos?

¿Por qué la reforma educativa polariza a los candidatos?

POR Antonio Quintal Berny

Columna A toro pasado

Después del Aeropuerto de la Ciudad de México, toca el turno a la Reforma Educativa como tema de conflicto entre los candidatos ya que sus detractores la reprueban o al menos descalifican la forma en que se implantó, pero los que la defienden hablan los beneficios que ha traído y del impacto generalizado para los estudiantes de todas las edades y en todo el país. Vale la pena refrescar el contenido de esta normatividad que mereció hasta modificaciones constitucionales.

Concebida para acabar con los cotos de poder magisterial, fue un proyecto integrado y presentado en dos fases con dos años de diferencia. En febrero de 2013 se promulgó la Reforma Educativa que contenía; 1) el Sistema Nacional para la Evaluación de la Educación, 2) el Servicio Profesional Docente, 3) el Sistema de Información y Gestión Educativa, 4) la Autonomía de Gestión y 5) las Escuelas de tiempo completo. Con su enfoque estrictamente laboral, muchos maestros y la CNTE se opusieron, pero contra viento y marea y bajo infinidad de protestas magisteriales, la SEP persistió en la evaluación de los maestros y en la asignación de plazas en base a méritos.

La SEP tardo dos años para elaborar un nuevo modelo educativo asociado a la reforma, que anunció en marzo de 2015 y compendiado en 3 documentos; 1) El nuevo modelo educativo, 2) Los fines de la educación y 3) La ruta de implementación. El propósito del nuevo modelo era que la educación pública volviera a ser un orgullo de México, con niños que sí aprendieran, con mejores escuelas y nuevas materias; también, que los niños, en lugar de memorizar contenidos, resolvieran problemas y que todas las escuelas tuvieran aulas digitales. En general, buscaba que los alumnos aprendieran a aprender, a razonar por sí mismos y a resolver problemas; además, que en una década todas las escuelas impartieran inglés.

Los ejes en los que se trabajaría era 1) Buscar que el aprendizaje fuera continuo desde preescolar hasta el bachillerato, que se enfocara al desarrollo de competencias claves para la vida y que incorporara el aspecto socioemocional; también establecía que las escuelas tuvieran autonomía para decidir hasta el 20% de contenidos educativos, 2) Que las escuelas tuvieran mayor autonomía de gestión en términos de capacidades, facultades y recursos; por lo que, los maestros y directivos tendrían menor carga administrativa, mejor infraestructura y mayor acceso a la información, a la comunicación y a la conectividad; además, que las escuelas contaran con un presupuesto propio y asistencia técnico–pedagógica de calidad y condiciones mínimas de infraestructura y al menos tuvieran una aula de medios con Internet funcionando que permitiera consultar todo el acervo digital público, 3) Que el profesor recibiera capacitación para guiar y orientar a los alumnos, para enseñarles a pensar, para generar un ambiente de aprendizaje incluyente y para usar estrategias que fomentaran el aprendizaje colaborativo. Además, la promoción de profesores se basaría en el mérito, el reconocimiento y su constante evaluación, 4) Tener escuelas incluyentes y que todos los niños tuvieran acceso a la educación básica sin importar su condición social, su género, su origen o su estado físico y, 5) Que la operación escolar fuera responsabilidad del gobierno federal, las autoridades educativas locales, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), el sindicato, los directores de escuela, profesores,  padres de familia, la sociedad civil y el Poder Legislativo.

El eje 1 que promueve la inclusión de contenido local, es desde hace tiempo un hecho; el eje 2,  que pone a la escuela como pivote de la reforma, es una estrategia anticuada ya que mediante el Internet pueden adquirirse conocimientos e interactuar en ambientes de aprendizaje colaborativo sin la necesidad de un espacio físico. El eje 3 es el verdadero objetivo de la reforma educativa para: a) reafirmar la calidad y el compromiso de los maestros para lograr buenos resultados de un nuevo modelo educativo, b) para neutralizar al SNTE y la CNTE en la asignación de plazas y en la administración discrecional del escalafón, c) para que la capacitación, la evaluación, la transparencia y el mérito condicionen la permanencia, promoción y remoción de profesores y, d) para generar un ambiente magisterial más justo y profesional. El eje 4, la garantía de equidad de oportunidades educativas para todos, es una estrategia que siempre ha existido, pero que ahora se retoma para decirle al mundo que México está comprometido con los derechos humanos.

Si algo puede destacarse como novedoso es el eje 5, que promueve la injerencia de muchas instancias en la administración de las escuelas; pero se le critica que deja por fuera al gobierno municipal, a pesar de que es el eslabón más cercano a la comunidad y quién más puede entender sus aspiraciones.

En suma, a la reforma educativa se le puede aplaudir lo referente a la capacitación y evaluación de maestros y la concurrencia de gobierno y sociedad en las decisiones escolares, se le puede cuestionar su modelo educativo por no inducir un cambio fundamental, pero se le puede criticar  por el peso presupuestal en su publicidad y en los procesos de evaluación, en comparación con lo destinado a la capacitación de los maestros.

Si ha sido buena o mala, es muy pronto para emitir un juicio. Su resultado podrá verse en una o dos décadas, pero aporta un tema apetitoso para defenderlo o atacarlo en una campaña política, con tal de que genere votos para quien se pronuncie e uno u otro sentido.

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *