Lo dicho, ¡Irene Manzo libre y exonerada! - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Lo dicho, ¡Irene Manzo libre y exonerada!

Lo dicho, ¡Irene Manzo libre y exonerada!

POR Enrique Zavala Urquides

El 15 de mayo pasado, se dictó auto de formal libertad para Irene Manzo Reyes, a quien se tuvo encarcelada de forma por demás abusiva por 423 días siendo inocente.

Es un caso clásico y extremo de los abusos jurídicos, de corrupción, indolencia, violencia de género, e institucional que no debe terminar con el simple “usted disculpe”.

Los vicios del sistema de justicia penal

Tenemos un nuevo marco jurídico penal, que no es acompañado por la formación e infraestructura humana que garanticen su correcto ejercicio, está plagado de ineptos, de “huisacheros”, de vividores y engañadores profesionales.

Siguen los viejos vicios de corrupción, tráfico de influencias y descarados “moches”, es comparativamente como tener un coche nuevo con un cafre al volante, ¡ni más ni menos!

Con sus honrosas excepciones, existen muchas deficiencias no sólo en los primeros respondientes, sino en ministerios públicos, actuarios, secretarios de acuerdos y jueces, quienes se resisten a cambiar, que sólo “sacan su chamba”, que se “acabalan con caiditos”, quienes son el principal obstáculo para no hacer realidad el nuevo sistema de justicia penal.

Principalmente esto sucede en los jueces de primera instancia que se confabulan con cínicos acusadores y litigantes para torcer las leyes y para hacer de asuntos civiles casos penales de forma criminal.

Los abusos de género y los derechos humanos

El caso de Irene Manzo es una muestra más de tantas injusticias, atropellos, vejaciones, abusos y humillaciones, lo más grave que sean en contra de una mujer y madre de familia, a quien se le violentaron sus derechos humanos, su vida, a su familia, su trabajo y patrimonio, con graves consecuencias, al pisar la cárcel, al ser maltratada en su dignidad, en su amor propio, en sus pertenencias, en sus posesiones, al privarla de su libertad de forma burda, cruel, lamentable  y  brutal.

La violencia institucional es la más común de las violencias en el nuevo sistema de justicia penal, de servidores públicos e instituciones “frías, tontas, sordas y mudas”, ante tantos atropellos especialmente en contra de las mujeres, la violencia de género es evidente, es ya una “práctica” constante, de indolencia, de negligencia, de falta de oficio como servidores públicos, de personas sin vocación de servicio que son parte de esta otra forma de corrupción. Eso es la violencia institucional.

Conclusión

Aunque hay daños y hechos irreparables, como haberle quitado más de un año de su vida en prisión, así como todas sus consecuencias, lo que sigue para Irene Manzo Reyes es luchar y conseguir la reparación del daño, por todas las vías legales, contra todo y todos los que resulten responsables.

Este grave abuso no debe quedar impune, debe tener un castigo  ejemplar para que no se repita, para proteger a las mujeres y hacer también realidad la justicia de género. ¡Felicidades Irene, disfruta tu libertad!

Apoyo la verdad no importa quien la diga, apoyo la justicia, no importa para quién o en contra de quien sea”: Malcom X.

Acerca del autor

Enrique Zavala Urquídes es licenciado en Administración, asesor gubernamental en seguridad pública, maestría en Global mangement, Certificación en risk, need, responsivity models, programas de reducción del riesgo penitenciario, diplomado en Filosofía y asesor en modelos de reinserción social. Teléfono 6623 – 533841

Correo Electrónico

ezavalaurquides@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Jesús A León Tercero dice:

    Es una muestra más que retrata en cuerpo entero la forma miserable y perversa de cómo se procura y administra justicia en Sonora. Eso asegura la permanencia del círculo vicioso INSEGURIDAD-CORRUPCIÓN-DELINCUENCIA-IMPUNIDAD, todo con la complacencia de los titulares de los diversos poderes locales, pareciera la época de los virreyes y no de un estado de derecho y democrático. Hasta cuando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS