En un mar de violencia - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > En un mar de violencia

En un mar de violencia

POR María Elena Carrera

Mientras las campañas avanzan de acuerdo a la calendarización programada desde el Instituto Nacional Electoral (INE) y en los estados se replica esa misma programación, la verdad es que de nuevo estamos frente a dos grandes agendas.

Una, la de los partidos y sus candidatos, cuyo objetivo es convencer a que “los indecisos” es decir, aquel grupo amplio de ciudadanos y ciudadanas que no militan en ningún partido, y cuya preferencia cambia día a día de acuerdo a diferentes motivaciones y, otra, la agenda ciudadana que atrapada en la nota roja, teme por su seguridad personal y patrimonial.

En particular me referiré a varios hechos emblemáticos, de corte violento, que han cimbrado a nuestro estado y que nos dejan sin aliento; que nos generan una especie de marasmo ante tanta violencia que se manifiesta descarnadamente ante nosotros, pero lo peor es que ya no son novedad sino parte de una realidad que se “normaliza”.

La madrugada del 2 de mayo, dos jóvenes fueron abordados por policías municipales en Navojoa; el pretexto, a decir de uno de ellos, es que fueron interceptados porque circulaban sin placas. Acto seguido les dicen que los llevarán detenidos a la comandancia por conducción punible; sin embargo, jamás se les hace la prueba de alcohol (alcoholímetro); uno de ellos graba la escena cuando llegan a la comandancia, video que envía a sus contactos; se trata de un joven de 30 años, su nombre Genaro.

Genaro se “suicida” en la celda para detenidos y el otro joven es dejado en libertad, aunque esperó por fuera de la comandancia. Hoy la Fiscalía General de Justicia del Estado, mantiene en curso una investigación para esclarecer los hechos ya que la madre de Genaro y un amplio grupo de familias, hartas de la extorsión policiaca -sobre todo a jóvenes-, decidió manifestarse y pedir justicia a la más alta autoridad en el municipio.

El cuerpo del joven Genaro Ruiz (hay testimonio de la madre) fue brutalmente golpeado y no se llevaron a cabo los protocolos para entregar el cuerpo a la familia y muchos otros procesos que permitan concluir que su muerte se debe a un suicidio. Lamentable y terrible que las policías municipales, no ejerzan su labor para proteger a los ciudadanos.

Otro caso, el pasado 9 de mayo, una niña de 11 años fue asesinada por su tío materno. El origen del conflicto familiar -que terminó con la muerte de la menor- fue una discusión entre ambos porque la hermana no quiso darle de comer y le reclamó que no hubiera ido a trabajar.

Acto seguido, y en un descuido de la hermana que se ausenta de la casa, el hecho es aprovechado por René “N”, y con machete le quita la vida a la menor.

Desde diferentes sectores de la población sobre todo de organizaciones de mujeres y la academia, se ha reiterado que la violencia familiar se ha ido incrementando año con año. El feminicidio se ha recrudecido.

Hasta marzo de 2018 y según la estadística con perspectiva de género del Sistema Nacional Ejecutivo de Seguridad Pública, con fecha de corte marzo de 2018, en Sonora han muerto ocho mujeres: cuatro por homicidio doloso y cuatro por feminicidio.

Y para finalizar, lo que nunca había ocurrido. En el aeropuerto de Hermosillo un hombre es abatido por policías, luego de que amenazara en un restaurante de la central aérea, a personas que allí se encontraban.

Dos agendas, dos objetivos distintos. Para las y los candidatos la permanencia en un cargo de elección popular. Para las y los ciudadanos la preocupación latente de estar inmersos en un mar de violencia.

Acerca del autor

María Elena Carrera es licenciada en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Iztapalapa; experta en temas de seguridad; coordinadora nacional y fundadora de Mujeres y Punto A.C. e integrante del Comité Ciudadano de Evaluación al Desempeño Legislativo.

Correo Electrónico

mariaelena.carrera@hotmail.com

Twitter

@MariaElenaC5

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *