Los cuatro acuerdos del TLCAN - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Los cuatro acuerdos del TLCAN

Los cuatro acuerdos del TLCAN

POR Antonio Quintal Berny

Columna A toro pasado

Las negociaciones para revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) iniciaron en 15 de agosto de 2017, bajo un clima de tensión entre los tres países involucrados. Entonces, los augurios eran grises.

El 21 de noviembre del año pasado, en mi colaboración ¿Negociación o imposición en el TLCAN? anotaba que “Aunque no se comente, al parecer el avance en las negociaciones están en un punto muerto, es decir, que ni se avanza ni se retrocede. La posición de Estados Unidos en áreas significativas hasta hoy no ha variado; siguen montados en su macho de: 1) Incrementar el contenido regional de 65% a 80% y que 50% sea estadounidense; 2) Extinguir el TLCAN cada cinco años, a menos que se renueve con anterioridad, 3) Cancelar el capítulo de Solución de conflictos y disputas comerciales y 4) Que sus importaciones agropecuarias se den con un patrón estacional, para proteger a sus productores”.

Desde que inició del proceso de renegociación del tratado, ha habido siete rondas de negociaciones y tres reuniones de alto nivel en las que se ha avanzado mucho en lo que ya había consenso de solución, en lo fácil, pues. No obstante, hasta hoy, en los cuatro temas escabrosos que enumeré en noviembre de 2017, no ha habido avance y ya está iniciando el noveno mes del proceso.

Una negociación es la búsqueda de acuerdos en interés en conflicto entre las partes, pero en el caso del TLCAN, a pesar de la complejidad de las relaciones comerciales entre Canadá, México y Estados Unidos; no había posiciones irreconciliables en los intereses comerciales respectivos.

Lo que vino a “alborotar la bitachera” fue una posición populista en un ambiente electoral; la crítica feroz al TLCAN que hizo el candidato Donald Trump en su campaña para llegar a la Casa Blanca y que, al obtener el triunfo, con toda lógica incluyó el tema en la agenda de gobierno con el propósito de su cancelación o su microscópica revisión. La renegociación se generó por una posición política, más que por una necesidad real ya que los temas comerciales y las voluntades de los participantes no estaban tan encontradas.

Las próximas elecciones intermedias en Estados Unidos y las sexenales de México a mediados de año, han introducido un sentido de urgencia para concluir la revisión y ampliación del TLCAN; tanta que, hasta el mismo Donald Trump ha anunciado que es inminente el arribo a acuerdos sobre el tema. Así, el plazo fijado por los ministros comerciales de los tres países es la primera quincena de mayo.

Dado que los intereses comerciales siguen alineados en los tres países, por la lógica seguida en las negociaciones, los verdaderos intereses en conflicto y la urgencia por concluir, apuntan que los acuerdos a que se lleguen en los cuatro temas cruciales queden de la siguiente forma:

1.- Contenido regional de Estados Unidos en la industria automotriz.  Se buscará elevarlo por encima de 65%, dejándolo abierto, siempre y cuando no sea como consecuencia un dumping de precios de insumos en Estados Unidos o que desarticule las cadenas productivas actuales. Adicionalmente, México deberá hacer una planeación a mediano plazo de incrementos en su costo laboral que refleje el valor real de este insumo. Así de general.

2.- Cláusula de extinción del TLCAN cada cinco años. La palabra “extinción” se cambiará a “revisión” con lo cual se asegurará que el TLCAN permanece de manera indefinida, pero con actualizaciones cada lustro que acuerden los tres países.

3.- Cancelación del Capítulo 19 sobre solución de conflictos y disputas comerciales. En este punto, es en el único que se espera que haya cambio de posición de Estados Unidos, ya que por presión interna de productores y exportadores y por las disputas que ha logrado desarticular esta “válvula” en la historia del TLCAN, deberá continuar solo con pequeñas adecuaciones.

4.- Apertura comercial estacional de productos agropecuarios. Tal vez esta sea la cláusula más complicada de acordar porque impacta en los intereses económicos de muchos pequeños productores en los tres países.  Por lo cual, se esperarían tres posibles vías de solución; 1) que cada año, se tome en cuenta el pronóstico de las condiciones climáticas para establecer tiempos y cuotas; 2) que el acuerdo se centre únicamente en dos o tres productos o de plano; 3) que se quede como está. Pero cualquiera que sea la ruta que se tome, para fines prácticos su efecto será mínimo.

Así pues, todo cambiará para que todo siga igual. Trump podrá presumir su efectividad como negociador, Peña podrá declarar que la soberanía nacional queda intacta y Trudeau podrá anunciar una nueva época en las relaciones de los países que integran América del Norte.

De manera inmediata, Trump se promocionará con el gran salvador de Estados Unidos, hecho que le podrá acarrear simpatías que se traduzcan en votos para los congresistas que compiten por el Partido Republicano en las elecciones intermedias.

Por nuestra parte, el presidente Peña, hará lo mismo buscando favorecer a sus candidatos en “la madre de todas las elecciones”.  Así, los cuatro acuerdos sobre el TLCAN tendrán más efectos políticos que económicos.

De no llegar a los acuerdos anteriores, las negociaciones se pospondrán hasta el próximo año, una vez que entre en funciones el nuevo Presidente de México. Sin embargo, esta opción es poco probable porque no tendría rentabilidad política para nadie.

Así está el abarrote.

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *