Luis Miguel o "el ave fénix" - Proyecto Puente
Proyecto Puente > General, Opinión > Luis Miguel o “el ave fénix”

Luis Miguel o “el ave fénix”

POR Erika Tamaura

Columna Refracción

Luis Miguel o “el ave fénix”.
La marca que resurgió de sus cenizas.

“Es tu palpitar, tu recuerdo,
mi locura, mi delirio, me estremezco, ouo-uo.”

-Rafael Gastón Pérez
“Cuando calienta el sol”

Todos tenemos placeres culposos en esta vida. Aquí va uno de los míos. No me juzguen.

Mientras les escribo suena en mi Spotify: “Suave” y bailo. Pongo gifs de Luis Miguel en mi Twitter arrobando a Netflix emocionada porque ya casi es domingo. Para serles sincera no sabía que yo era tan fan de Luis Miguel… hasta ahora.

Luis Miguel había quedado en el olvido. Esa es la verdad. Estaba claro que ya no era el que solía ser y que ya estaba jugando tiempo extra en la industria, le teníamos una piedad caritativa de esas que se usan para no traicionar el recuerdo. Como si le debiéramos algo, pues. La cosa estaba tibia, lo que en este medio es de las peores cosas que le pueden suceder a un artista.

Luis Miguel no significaba ningún punto en la media salvo por las notas de que estaba pasado de peso, sus groserías en cumplimiento de conciertos, demandas por pago de impuestos y quién sabe qué otras cosas negativas. No había manera. Sencillamente, no la había.

De repente, un día, por alguna razón veo la noticia de que la productora líder de contenido en línea estrenará una serie autobiográfica del que hubiera sido el ícono, el rockstar mexicano de la época de oro de la música pop de este lado del mundo. En mi mente dije: “¡Claro, claro! ¡El viejo truco de apelar al corazón de los fans!”.

El equipo de Luis Miguel se estaba jugando su última carta, decirles a sus fans: “¿Es que ya no me recuerdas? ¿No recuerdas todo lo que vivimos juntos?. Ven, quiero decirte qué fue lo que pasó, quiero decirte que nunca te he dejado de amar”.

¡Por supuesto! En el bing bang de la transición de lo análogo hacia lo digital, el concepto del “fan” quedó en una especie de limbo, donde aquellas marcas que se construyeron a base de una campaña tradicional, de esas de la vieja escuela, quedaron huérfanas y nosotros con ellas.

Ahora, el sol nos descongela, nos convoca y no dice: “Aquí estoy, aún somos, ven”. Y entonces, uno busca la palabra “Luis Miguel” y se puede observar una cátedra magistral configurada por sus mercadólogos mostrando precisamente lo que habíamos olvidado de él: lo mejor, el ego, los movimientos, la galantería, lo aspiracional… y de repente, las fans volvemos a ser lo que éramos: niñas, adolescentes, jóvenes locas de amor por un hombre.

Luis Miguel aún tiene un largo camino para ponerse al día con la audiencia digital: en Facebook tiene 2,790,000 seguidores, en Twitter 300,000 y en Instagram 496,000. Estas cifras aún no compiten totalmente (si son analizadas en conjunto) para representar en serio el fenómeno real que puede desdoblarse, pero estoy segura que esto apenas es el inicio. No se los digo solo porque yo sea fan, sino porque lo más improbable ya lo lograron: traerlo de vuelta a la vida.

Me gusta muchísimo el estilo visual que están manejando y sobre todo, esta historia que están contando sobre la gira de sus presentaciones… no hay que cantar victoria, la verdadera estrategia se verá cuando haya que cerrar la brecha entra la audiencia de los ochentas y la medusa digital.

Para un negocio donde la vigencia es moneda de cambio, Luis Miguel necesitará mucho más que este primer paso, pero de que lo ha hecho muy bien, no hay duda. Resurgir en un contexto tan diferente y complejo sobre el manejo de información, las nuevas formas de comunicación y en dónde a los fans se trabajan con el sudor de la gestión de contenido, más allá de solo vivir del recuerdo.

Equipo de Luis Miguel: ya nos han hecho voltear a verlos, ahora, exploten el factor fan. Seamos sinceros, todos necesitamos ídolos. Capitalicen la experiencia. Felicidades por haber regresado.

O tal vez, realmente solo soy yo aquí escribiéndoles, nostálgica por revivir una etapa maravillosa de mi vida ligada a la música de Luis Miguel. A lo mejor es solo eso. Y el Marketing es solo un pretexto.

COMENTARIOS

1 Comentario

  • GABRIEL GAXIOLA PARRA dice:

    Así es, Luis Miguel, regresa o mejor dicho, un equipo atrás de el, esperemos que las estrategias que ahora utilice para “retomar el vuelo”, sea de los tiempo actuales y no de los de antaño, donde solo se dejaba ver de vez en cuando, y eso generaba expectativa y morbo, ahora se debe de estar PRESENTE en cada momento, esperemos pues que el equipo que lo acompaña, sea de la “nueva onda” jajaja ¿se noto que tengo mas de 40? quiero decir, del nuevo milenio, de la era digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *