En Cuba, llega a su fin la dinastía Castro - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Mundo > En Cuba, llega a su fin la dinastía Castro

En Cuba, llega a su fin la dinastía Castro

POR Internet

Cuando el jueves 19 de abril suceda el cambio de poder en Cuba y el actual presidente, Raúl Castro Ruz, entregue el máximo cargo a su sucesor, llegará a su fin una dinastía política en la isla mayor de Las Antillas que gobernó sin cortapisas desde 1959.

El cambio de poder en Cuba pondrá fin a casi seis décadas de gobiernos dirigidos por los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz, y genera gran expectativa en un país que tras su independencia de España, ha luchado contra intereses postcoloniales de Estados Unidos, dictaduras y sistemas políticos.

La historia moderna de Cuba inició en la década de 1890, cuando -exiliado en Estados Unidos- un joven José Martí planteó una revolución para lograr un país libre y se concentró en no repetir los errores de la Guerra de los 10 años (1868-1878), primera de las tres que Cuba libró sin éxito por su independencia.

Martí encabezó el inicio de la segunda guerra de independencia en febrero de 1895, aunque tres meses después fue uno de los primeros en morir en batalla, por lo que es reconocido como líder independentista y héroe nacional.

Durante el enfrentamiento independentista, Estados Unidos permaneció neutral, pero la destrucción de su acorazado Maine en la Bahía de La Habana a causa de una explosión de origen desconocido le llevó a intervenir en la isla, en abril de 1898, dando inicio a la llamada guerra Hispano-Cubano-Americana.

El conflicto bélico terminó en agosto de 1898, con la firma de un armisticio entre España y Estados Unidos que condujo al Tratado de París, en diciembre de ese mismo año, el cual allanó el camino a la libertad de Cuba, aunque la isla quedó bajo tutela estadunidense.

Tras el logro de la independencia, Tomás Estrada Palma asumió como presidente (1902-1906) y el país prosperó, pero bajo argumentos de corrupción y violencia se invocó la Enmienda Platt (1901), un apéndice adherido a la Constitución cubana que daba derecho a Estados Unidos para intervenir en los asuntos internos de la isla.

Fuente: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *