¿Por qué la tortuga cruzó el camino? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¿Por qué la tortuga cruzó el camino?

¿Por qué la tortuga cruzó el camino?

POR Juan Carlos Bravo

Columna El lado salvaje de Sonora

Los tecolotes llaneros parecen haber sido sólo el principio, ahora Hermosillo levanta la voz por las tortugas. En los últimos días se reportaron más de diez tortugas atropelladas en el Paseo Río Sonora, específicamente en el tramo entre Bulevar Quiroga y Bulevar Quintero Arce. Esta última vía está siendo ampliada para conectar con el Bulevar Luis Donaldo Colosio y quizás las obras de ampliación están empujando a las tortugas a buscar nuevos territorios, aunque también es probable que de manera natural se muevan de un lado a otro de las calles, pues la fauna silvestre nunca se está quieta.

Se requerirá colaboración y coordinación, de vecinos voluntarios, académicos, sociedad civil organizada y autoridades.

Grupos de protección animal han activado la acción de las autoridades y esperamos poder incidir en una solución lo más pronto posible. Se requerirá colaboración y coordinación, de vecinos voluntarios, académicos, sociedad civil organizada y autoridades. El primer paso deberá ser un diagnóstico del problema para entender las necesidades de las especies afectadas por las obras y por el tránsito vehicular. De ahí podrán realizarse recomendaciones adecuadas. Mientras tanto conviene aclarar algunos puntos:

El caso de las tortugas no está aislado, es un síntoma más del problema de fondo que es la destrucción del Río Sonora.

El sitio no es un espacio de lagunas desconectadas, es lo que queda del cauce natural del Río Sonora en nuestra ciudad, el resto se encuentra acotado a un canal de concreto, con la excepción del Humedal La Sauceda, 9 kilómetros río arriba del sitio en el que están siendo atropelladas las tortugas.

Mientras en otros países avanza la tendencia de revitalizar los cauces de ríos urbanos, quitando el cemento, plantando árboles y creando espacios verdes para el esparcimiento público, en México continuamos nuestra batalla contra la naturaleza, como en los perores años del siglo veinte, y seguimos queriendo meter en tubos de concreto cualquier cuerpo de agua que haya en nuestras ciudades. Además, en lo que esperamos a que llegue el concreto, usamos los ríos y arroyos como drenajes y tiraderos de basura.

La naturaleza salvaje y fluctuante del agua nos hace creer que tenemos que dominarla y por eso hacemos uso de los canales, con lo que aumentan la temperatura local y el ruido, mientras que disminuyen la diversidad de especies, la vegetación y los sitios en los que las familias puedan conectarse con la naturaleza. El caso de las tortugas no está aislado, es un síntoma más del problema de fondo que es la destrucción del Río Sonora.

De definirse la especie de tortuga como casquito de Álamos, el estado y los particulares están obligados a asegurar su protección.

En lo que a las tortugas se refiere, la profesora Noelia Pacheco de la Unison ha podido identificar que una especie afectada pertenece al genero Kinosternon conocidas como “casquitos”. Este genero incluye a varias especies nativas de América de las cuales dos se encuentran en Hermosillo, una de ellas, llamada casquito de Álamos (Kinosternon alamosae), está enlistada en la categoría de “Bajo protección especial” dentro de la Norma Oficial Mexicana 059 que regula el manejo que se puede hacer de las especies. De definirse la especie de tortuga como casquito de Álamos, el estado y los particulares están obligados a asegurar su protección. Puede ser que no sea la única especie de tortuga afectada, pero hasta ahora es la única identificada con cierto grado de certeza.

Una posible solución al problema de los atropellamientos es la construcción de pasos de fauna

 

Una posible solución al problema de los atropellamientos es la construcción de pasos de fauna, infraestructura sencilla que permite que los animales crucen caminos y carreteras sin ser atropellados.

Para el caso de las tortugas unos simples canales entubados de unos 50 centímetros de ancho, colocados de manera transversal al bulevar, permitirían que éstas lo cruzaran de manera segura.

Para evitar que pasen por encima del pavimento se colocan mallas de unos 40 centímetros de alto que sólo permiten el paso por los canales de cruce.

El costo de estas medidas es bajo y se reduciría sise aprovecha la obra que se está realizando en el bulevar Quintero Arce, pues toda la maquinaria necesaria ya está en el sitio.

Además estos pasos de fauna pueden ser usados por otras especies de fauna silvestre como ranas, lagartijas y ratones.

Mientras Hermosillo sigue creciendo van a seguir aumentando los casos de fauna afectada por nuestras actividades.

No se ve el liderazgo necesario por parte de las autoridades ambientales para abordar el tema, por lo que corresponderá a la academia y  la sociedad civil organizada, informar a la gente, plantear mecanismos de desarrollo sustentable y monitorear el impacto que estamos teniendo en el ecosistema que nos rodea.

También existe aquí una oportunidad de mostrar compromiso de las autoridades de infraestructura, esperemos que respondan positivamente y construyan los pasos que estas tortugas necesitan.

 

Acerca del autor

Juan Carlos Bravo es ambientalista y director del Programa México Wildlands Network.

Correo Electrónico

juancarlos@wildlandsnetwork.org

Twitter

@Juanco_Bravo

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *