Diana murió de 35 puñaladas en Sonora y la familia teme que su jefe, asesino confeso, quede libre - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Sonora > Diana murió de 35 puñaladas en Sonora y la familia teme que su jefe, asesino confeso, quede libre

Diana murió de 35 puñaladas en Sonora y la familia teme que su jefe, asesino confeso, quede libre

POR Sin Embargo

Por Sugeyry Gándara/SinEmbargo

Diana Elizabeth Domínguez Félix era representante médica del Laboratorio Liomont. Fue asesinada el 7 de noviembre de 2016 en el estado de Sonora.

Carlos Gerardo, su jefe, es el principal sospechoso del asesinato. Él confesó el homicidio y llevó a los policías al lugar en donde abandonó el cuerpo, pero ahora podría evadir la justicia o purgar una condena menor debido a que los jueces han desestimado pruebas clave como la sabana de llamadas y la geolocalización de sus teléfonos, que los ubica en el mismo lugar el día del crimen, así como una mancha de sangre de la víctima en el celular del acusado.

Ciudad de México, 22 de febrero (SinEmbargo).- Un zapato con una mancha de sangre es la única evidencia fuerte que le dejaron a la representación de Diana Domínguez Félix para evitar que Carlos, el jefe de ella y quien confesó el asesinato, pueda quedar libre u obtener una sentencia muy corta, como teme la familia después de que un Juez desechó dos pruebas que lo ponen a él en la escena del crimen.

Diana Elizabeth Domínguez Félix era representante médica del Laboratorio Liomont S.A de C.V. Fue asesinada y desaparecida el 7 de noviembre de 2016 en el estado de Sonora.

Carlos Gerardo R.R, su jefe, confesó el crimen: le asestó al menos 35 cuchilladas, la llevó a una vereda y le dejó caer una piedra en la cabeza. Finalmente, escondió el cadáver en una zanja.

El cuerpo de la profesionista fue hallado en estado de descomposición en el Ejido Buena Vista en Tesia, Navojoa, tras la declaración del detenido, quien guió a los agentes ministeriales hasta donde estaban los restos, le explicaron ministeriales a Silvia Domínguez, prima hermana de la víctima.

La apertura de juicio oral se efectuará en próximas semanas. Sin embargo, la familia teme que el asesino confeso quede en libertad porque, durante la audiencia intermedia, un juez no quiso tomar en cuenta al menos dos pruebas: una que relaciona al imputado con la víctima el día hora, fecha y lugar de la desaparición, y otra es de genética.

Las evidencias fueron desestimadas por la burocracia y fallas del sistema judicial, denunció la familia quienes claman por justicia para Diana.

EL DIA DE LA TRAGEDIA

EL FEMINICIDIO

DESESTIMAN PRUEBAS

EL JUICIO

CARTA A LA GOBERNADORA

Para leer el reportaje completo click aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *