“Constitución Moral” en México - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > “Constitución Moral” en México

“Constitución Moral” en México

POR Sergio Oliver

En el noveno semestre  de la carrera de Psicología de la Universidad de Sonora se ofrece una materia de nombre “Códigos y normatividad en Psicología”, que tiene como objetivo incorporar en los ya casi egresados ideas, principios y comportamientos orientados al respeto de los valores éticos y morales con los que deberán conducirse en el campo profesional, en el entendido que la mayoría de esas reglas no tienen alcance jurídico, sino que queda a juicio de su propia autovaloración y el señalamiento de la sociedad.

En mi visión de las carencias estructurales de México no nada más económicas, políticas y sociales, sino en la individualidad de todos y cada uno de los ciudadanos, mostramos un comportamiento caracterizado por una muy fuerte carencia de valores y respeto, que es observable desde la generalidad ciudadana hasta la intimidad de cada uno de nosotros.

Demostrado está que poco o nada sirven las leyes y reglas, si éstas no se respetan, trayendo como consecuencia el caos y la ingobernabilidad.

Lo anterior se traduce en los fenómenos más aberrantes que hemos padecido durante años, y agudizado estos últimos sexenios; me refiero a la corrupción y la impunidad como señal inequívoca de que nuestro país se encuentra en un deplorable estado ético y moral.

Los principios y creencias sociales que parten desde la célula más importante, como la familia, se encuentran desdibujados; las nuevas generaciones ya no saben cómo tratar a sus hijos porque los pilares que antes sostenían la armonía y la certidumbre del desarrollo familiar, se han derrumbado.

Algo similar sucede con los que manejan el destino de nuestro país, en los últimos 20 años también se derrumbaron principios asociados al bien común, la solidaridad incluyendo aquel lema político que identificó a un sexenio con el nombre “La renovación moral de la sociedad”.

Cuando se pierde la noción de los límites en la conducta en nuestros servidores públicos, cuando el cinismo y la burla se convierten en atributos políticos, cuando adjetivos como “vago” de vagancia se asocia como capacidades de éxito, no me cabe la menor duda, estamos presenciando el colapso de nuestra sociedad.

Finalmente, a mí no me parece descabellada la propuesta de una Constitución Moral, aunque no estoy muy seguro de si el nombre es el adecuado, pero comparto totalmente la idea de lograr la asociación de nuestras leyes con el compromiso ético personal, sino es así, volteen a su alrededor y podrán constatar que estamos viviendo la etapa más irresponsable y de carencia de principios y reglas morales, que constituyen la verdadera fuerza y razón del funcionamiento de un Estado.

Ilustración tomada de Internet

Acerca del autor

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación, UNAM-Unison y presidente de la Asociación Sonorense de Psicología Aplicada A.C. (ASPA). FB. Psic. Sergio Oliver

Correo Electrónico

paecoliver@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • MARIO OLIVER OLIVAS dice:

    Máster Sergio Oliver, que manera de expresar en un lenguaje sencillo pero elocuente el tema de pérdida de valores y el estado actual de corrupción, cinismo y desverguenza que rige a nuestro país y su oligarquía que nos gobierna; Excelencia y aplausos a la UniSon y a Vos por sus iniciativas y planteamientos que alientan a soluciones, que difícilmente se pueden visualizar para encontrarle solución radical al problema que describes de la pérdida de valores y corrupción; así que aplausos y a seguir manifestándose

  • Alan Celaya dice:

    La falta de valoraciones que respetan al otro o al más próximo no es más que una herencia milenaria que se ha agudizado o disminuido según ciertas circunstancias. Me quedo con las palabras de Billy Graham : No hay mejora moral si primeramente no hay una mejora espiritual…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS