¡Violencia doméstica!, el reto - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¡Violencia doméstica!, el reto

¡Violencia doméstica!, el reto

POR Enrique Zavala Urquides

Es la violencia domestica el fenómeno más neurálgico para la seguridad pública y la prevención, es en la familia donde se incuba la violencia, provoca adicciones, ataques físicos y psicológicos,  delincuencia y escala hasta la criminalidad. Incluye abuso económico y patrimonial, bullying, maltrato de menores, trata, incesto, abusos deshonestos, violación, estupro, abuso verbal y físico, feminicidios, infanticidios. Es un cáncer social a combatir.

San Diego Family Justice Center

Este centro de justicia ubicado en San Diego, California, lo estudié a fondo como parte de un proyecto binacional; fue usado como un referente internacional como un modelo a seguir para establecer programas para apoyo a las mujeres en México.

Sin embargo tiene una gran diferencia, no está sólo orientado hacia la violencia de género, sino a la violencia doméstica en general, que incluye la violencia contra las mujeres. Como madres, amas de casa, formadora de sus hijos, hijas, proveedora de servicios domésticos, pero muy en especial hacia la familia y todos sus miembros, sin importar que sean hombres o mujeres, todos ellos provocan y/o sufren la violencia doméstica, son un todo.

Es de llamar la atención que comparativamente las estadísticas en Sonora y California sean muy similares, por ejemplo de cada 100 llamadas al número de emergencias 911, 80 son sobre violencia doméstica, es decir el 80% de todas emergencias tienen que ver con la familia, sobre lo que sucede dentro de los hogares, de la relación e interacción perniciosa de sus miembros, que es violenta y ocasiona graves problemas sociales y de seguridad pública. En corto, la violencia doméstica es el reto más importante de seguridad pública, genera toda la cadena delictiva y delincuencial,  a consecuencia del deterioro progresivo del vínculo familiar.

La célula de la sociedad. La familia.

Es lamentable que sea dentro y alrededor del núcleo familiar donde se desarrolle este fenómeno, es adictivo, progresivo y mortal, por ello lo urgente de contar con instituciones vertebradas que atiendan integralmente la problemática, los diagnósticos ya existen, los conocemos; los hechos también,  como el reciente caso aquí en Hermosillo de un menor llamado Martín Manuel que murió víctima de brutal golpiza a sus dos años, hecho que está siendo investigado para esclarecerlo a detalle.

Es la familia el laboratorio donde se incuba la violencia, en todas sus modalidades y crudeza, también donde puede ser reducida, prevenida, erradicada, una buena noticia es que el Programa Nacional para la Prevención de la Violencia (Pronapred), está siendo fortalecido para este año 2018, donde existen recursos para realizar programas preventivos que ayuden en esta lastimosa y  exhaustiva labor social.

Conclusión

Las soluciones son tres: prevención, prevención y prevención, se le llama prevención terciaria, misma que podemos identificar cuando las conductas ofensoras son ya manifiestas, cuando éstas han ocasionado desgracias, delitos, crímenes y distorsiones extremas dentro de las familias. Todas las manifestaciones delictivas y criminales de hoy, son consecuencia de una grave violencia domestica del pasado, es un perverso determinismo social que debemos romper, corregir, en el corto, mediano y largo plazo.

La violencia no es sólo matar a otro. Hay violencia cuando usamos una palabra denigrante, cuando hacemos gestos para despreciar a otra persona, cuando obedecemos porque hay miedo. La violencia es mucho más sutil, mucho más profunda”: Jiddu Krishnamurti.

 

Acerca del autor

Enrique Zavala Urquídes es licenciado en Administración, asesor gubernamental en seguridad pública, maestría en Global mangement, Certificación en risk, need, responsivity models, programas de reducción del riesgo penitenciario, diplomado en Filosofía y asesor en modelos de reinserción social. Teléfono 6623 – 533841

Correo Electrónico

ezavalaurquides@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • María Antonieta Laso Lopez dice:

    Muy interesante esta temática y me inquieta mucho la opinión de muchas personas de que este fenómeno social se ha desarrollado a partir de la incorporación de la mujer al trabajo remunerado. Tu…que piensas de esto…?
    Es nuestra culpabilidad…??
    Acaso Debemos las mujeres regresar a ocuparnos exclusivamente de la crianza de los hijos…??

  • Ezavalaurquides@gmail.com dice:

    Estimada Maria Antonieta, porsupuesto que, nada que ver con la actividad occupational de la mujer, el fenomeno de Violencia domestica es mucho mas profundo, donde en lugar de provocarlo la mujer, ella es la VICTIMA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS