Las verdades del cine - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Las verdades del cine

Las verdades del cine

La escala de valores humanos que los ciudadanos poseemos es muy distinta entre nosotros, pero sobre todo es muy distinta cuando el tema se relaciona con el amor a la tierra en que se nace.

Tantas veces hemos escuchado decir “quiero ser presidente porque quiero mi ciudad, porque quiero contribuir para que las cosas mejoren en el lugar que me vio crecer”.

En periodos electorales, unos y otros candidatos se describen como seres amorosos del cielo y la tierra que los vio nacer.

Sin embargo, el verdadero interés por la tierra y por su gente, se muestra en los hechos no en las palabras.

Huicholes: los últimos guardianes del peyote” es el nombre del documental que da inicio en este 2018 a la exhibición de excelentes trabajos cinematográficos en la Casa de la Cultura de Hermosillo.

En coordinación con la Red de Cineclubes de Sonora, y con el propósito de fomentar el arte, los amantes del cine en Hermosillo ofrecen de manera gratuita variadas películas y documentales, todos ricos en la posibilidad de educarnos y divertirnos.

En punto de las siete de la tarde las funciones se ofrecen martes y viernes en la sala de cine Alejandro Parodi. Cada historia es capaz de hacernos reflexionar sobre la naturaleza del ser humano, es capaz de hacernos crecer como personas, de divertirnos y de valorar la dedicación y el esfuerzo de quienes con muy pocos recursos logran influir en la transformación de un país que tiene tantas historias que contar.

Huicholes: los últimos guardianes del  peyote, nos muestra el caso emblemático de la defensa de Wirikuta, el territorio sagrado de la etnia huichol, ante la amenaza de la explotación minera.

Cobardes y mentirosos, como ya es su costumbre, las autoridades ofrecen puertas abiertas a empresas mineras extranjeras para la explotación de los recursos naturales. Sin contemplación alguna de los habitantes de la zona, como también es su costumbre, las autoridades gubernamentales autorizan a los grandes corporativos el enriquecimiento sin límite a base de la desgracia de otros.

El relato en la pantalla nos muestra la historia vivida por la familia Ramírez Ramírez. Huicholes, profundos amantes de la tierra que los vio nacer, los Ramírez Ramírez en compañía de muchos más de sus pueblos, emprenden la defensa del lugar que habitan, su arrojo impide la destrucción de su lugar sagrado “Wirikuta” donde crece el peyote, elemento central de la espiritualidad en la cultura wixárika.

La lucha de grupos indígenas contra la depredación del medio ambiente no es exclusivo de Chihuahua, San Luis Potosí y Nayarit, estados habitados por huicholes.

En Sonora vivimos y padecemos a mineras extranjeras, abusos en el medio ambiente cometidos por éstas son evidentes a lo largo y ancho del Río Sonora, incluso con serias denuncias que involucran la contaminación del agua en distintos municipios.

Mientras transcurría el documental me reprochaba lo poco que hemos defendido nuestra tierra, lo poco que hemos defendido a nuestra infancia, lo poco que nos hemos defendido nosotros mismos de los depredadores.

Además y para variar pensaba, ¿con qué cara los distintos candidatos se atreven a decir que aman el lugar que los vio nacer? Incapaces de resolver los problemas de la ciudad a su cargo, parece que sus valores humanos no existen, cuando por mucho cuentan con mayores recursos y muy  lejos están del ejemplo huichol.

Al inicio de los procesos electorales la mayoría emprende la huida de los tantos problemas, se van en busca de aspiraciones políticas y personales.

El Cine de la Casa es el nombre del cineclub que proyecta en la sala Parodi. Desde septiembre de 2011, jóvenes como Clemente Ramírez -miembro de la comunidad contra las mineras y en defensa de Wirikuta- son quienes, al igual que él, pero en distintos terrenos emprenden una cruzada contra la ignorancia y en favor de la educación, el respeto  y el arte, todos con profundo amor a su tierra.

El caso Wirikuta es conocido a nivel mundial, escaló esta magnitud cuando los miembros de la comunidad huichol acudieron a organismos internacionales para exponer el problema.

Los procesos legales para retirar concesiones a las mineras aún continúan; por ahora los permisos para la explotación de los metales están suspendidos en la mayoría de los casos.

¿En qué escala de valor tenemos los sonorenses a nuestra tierra? Me reproché hasta el final de la función, “muy alta” me dije buscando el consuelo…me mentí… avergonzada, francamente, me mentí.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS