Homo Twitter y Homo Facebook mataron a Homo videns - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Homo Twitter y Homo Facebook mataron a Homo videns

Homo Twitter y Homo Facebook mataron a Homo videns

POR Luis Alberto Medina

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En el siglo pasado la revolución digital desplazó al homo sapiens, catalogado por el italiano Giovanni Sartori, experto en sistemas democráticos, como un producto de la cultura escrita. El término para definir el origen anatómico del ser humano, su formación, composición física y genética, la interpretó Sartori en 1997 en su magna obra Homo videns: La sociedad teledirigida. El pensador italiano hablaba de que el poder de la imagen había rebasado a la escritura. Advertía cómo nos convertimos en una sociedad teledirigida por la televisión.

Era la edad multimedia: La video política. El video discurso. Los video niños convertidos en adultos sordos por el poder de la televisión. El homo videns de la sociedad, describía el gran Sartori. Y dejó el debate abierto: ¿Aparecerá una nueva forma de pensar, un post pensamiento de la cultura audiovisual? Así lo fue. Pero han muerto los homo videns. Los mataron los homo Twitter y los homo Facebook. Ahora vivimos la sociedad Twitter dirigida. O Facebook dirigida.

¿Qué cambió? Todo

En el pasado la agenda la dictaba la televisión, un periódico, una radio. Ya no. La radio y sus llamadas perdieron ante los RT, likes, encuestas, favoritos, notas compartidas, comentarios, inbox, tuits, Whats App, videos, memes. ¿A poco no nos dimos cuenta de cómo marcar favorito en Twitter, por error, puede desatar una lucha política encarnizada en Sonora? Sí, un simple fav en Twitter de un político, gobernante, de acuerdo al tema, altera todo. Las notas de televisión perdieron lugar ante reproducciones o vistas de video en YouTube, Facebook, Twitter, Instagram. La gente ya no quiere salir en sociales de los periódicos: primero quieren subir su imagen en sus redes sociales, que los etiqueten, hacer una historia de video, arreglar una foto. Ganar likes. Ya todos son importantes no sólo los personajes públicos. El tiraje de periódicos fue sustituido por clics. Hasta el New York Times manda alertas al teléfono con la leyenda: “¿Qué estás haciendo ahorita? Leer texto en pantalla está pasado de moda. ¿Por qué no experimentas el poder del video y audio?”. Sí, el principal diario del mundo ya no espera a sus lectores al mañana. Los llama a la acción. Al momento. A visitar su aplicación y página de Internet. Las transmisiones de televisoras en vivo son sustituidas por el Facebook Live o Periscope. Por eso Fox Sport, Univisión, hacen esos ejercicios desde la calle, pero sólo en Facebook. Es la nueva economía digital.

Antes sólo había consumidores de noticias y productos. Ahora son pro sumidores: participan, cuestionan, rechazan. Son digitales arbitrarios: si no les gusta lo que tienes, se van. Y muy rápido.

Vivimos en una aldea global y, desde cualquier parte del mundo, llegas a miles y millones de personas. Como medio, como individuo, como gobernante. Todos tenemos poder. Los tiempos en que el gobernante y político decía algo y nadie decía nada, se fueron para no volver.

Medidores al instante

La era en que las encuestas y estudios de ratings mandaban ha perdido peso y relevancia. Se cae en 24 horas. O minutos. Con un tuit. Ahora sí se sabe, perfectamente, cuántos te ven, visitan, quiénes y en dónde en redes sociales e Internet. INRA marcaba la agenda en los estudios de opinión de radio, los mismos que mandan hacer los grupos radiofónicos para decir que tienen el rating dominado, pero que jamás le podrán decir al cliente cuántas personas, exactamente, los escuchan, los ven, participan. O los encuestadores que se ufanaban de tener el poder de la opinión pública con una muestra de más de 400 respuestas, que científicamente son suficientes para medir un tema, un candidato. Hoy una encuesta de Facebook, de Twitter, de una página de Internet, alcanza miles. ¿Qué trolls y bots se meten a participar y manipulan? Sí, es verdad. Pero lo mismo sucede con la mayoría de los encuestadores que alteran y manipulan sus estudios y servicios. A lo que vamos es que hoy las redes sociales te muestran un pulso más rápido sobre un tema, problema, tendencia.

Adaptarse o morir

Tal vez George Orwell nos advirtió lo que venía para la humanidad en su clásica novela 1984: el gran hermano en el poder, el gobierno, que todo lo vigila. Pero son varios grandes hermanos dispersados por el poder de las redes sociales, los gobiernos, políticos, empresas, medios de comunicación. Parafraseando a Eduardo Caccia: Es el momento que ahora manda. La reacción. Cualquier estrategia trazada, cae en redes sociales y la tumba el aquí, ahora, el instante. ¿Cuántos errores más necesitan cometer los gobiernos, políticos y empresas, para entender que murió el homo videns y ahora manda homo Twitter y homo Facebook?

Columna tomada de El Imparcial

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en Internet. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Francisco González dice:

    Artículo muy interesante. Me gustaría, sin embargo, que se mostraran evidencias, porcentajes por ejemplo para fundamentar la tesis. Lo mismo que condicionamientos, es decir, hasta qué punto es verdad la afirmación y dónde. También me habría gustado que en cuanto a referencias teóricas (la de Sartori es del 97) mencionaras otras fuentes actualizadas para que no fuera solo opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS