Una madre que nos habla - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Una madre que nos habla

Una madre que nos habla

POR Nelsy Mendoza

Columna Retrovisor

La naturaleza lo tiene muy claro. Cambiar es sobrevivir, continuar existiendo, mudar a algo mejor. Sin embargo, los seres humanos, supuestamente superiores a lo que nos rodea, le tememos al cambio y lejos de evolucionar, en muchos aspectos hemos dado pasos agigantados hacia atrás.

Es así, como lejos de adaptarnos a la naturaleza, hemos pretendido que la madre tierra se amolde a nosotros, talando árboles, haciendo presas, cultivando, cazando… Todo estaría bien, si realmente tomáramos lo que necesitamos. Pero la ambición de los seres humanos ha sido mucha y han abusado de su entorno.

Hacia algunos días, leí un artículo sobre los pájaros publicado en la revista de National Geographic de enero del 2018, en donde no solo nos habla de lo bellas que pueden llegar a ser las aves, sino de su aportación a nuestro mundo, desde antes que siquiera el hombre existiera.

El autor contestaba a la pregunta ¿Por qué importan los pájaros? Citando no sólo su capacidad de sobrevivir, volar, adaptarse y cubrir con su presencia gran parte de nuestro planeta, ya sea por tierra o por mar, sino refiriendo, que incluso negar a las aves, es negar de dónde provenimos.

La idea de que los seres humanos vamos primero o por encima de cualquier otro ser, no es solo calificada por Jonathan Franzen, el autor, como una idea egoísta sino que la refuta con la siguiente reflexión: “Si somos, sin comparación, más merecedores que otros animales, ¿no debería nuestra habilidad de discernir el bien y el mal y de sacrificar voluntariamente una pequeña fracción de nuestra conveniencia por un bien mayor hacernos más susceptibles ante los llamados de la naturaleza, en lugar de menos? ¿No una habilidad única conlleva una responsabilidad única?”

En verdad creo, que la naturaleza nos habla todos los días y no podemos negar nuestra responsabilidad ante la catástrofe que se avecina: Ya empieza, con los terremotos cobrando la vida de cientos, osos polares en estado de inanición, especies que desaparecen…Al paso que vamos, seremos reyes de una tierra, donde no exista riqueza alguna. Donde nuestra madre a gritos nos pide que acabemos con esta destrucción y no hacemos más que ignorarla.

 

Acerca del autor

Nelsy Mendoza Ramírez es comunicóloga con especialidad en Publicidad y Comunicación Organizacional.

Correo Electrónico

nelsymendoza81@yahoo.com.mx

Twitter

@nmmendoza81

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Hola Nelsy.

    Muy bien que se alzan cada día más voces por la naturaleza en nuestro estado.
    Coincido en que hay señales cada día del desbalance que estamos provocando, aunque los grandes terremotos no son realmente una de ellas, son un fenomeno geológico natural que siempre ha existido. No así temblores más pequeños en las zonas en las que se practica el fracking (extracción de petroleo o gas natural por inyección de agua y sustancias químicas en el suelo) esos sí que han sido relacionados conclusivamente a los disturbios de suelos causados por el hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS