La crisis de identidad del PAN en Sonora - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La crisis de identidad del PAN en Sonora

La crisis de identidad del PAN en Sonora

POR Luis Alberto Medina

El Partido Acción Nacional (PAN) en Sonora no sabe si es agua o pescado. No define su papel en la vida política del Estado. Un día sí, y otro también, negocia y se dobla ante el PRI. La pérdida de la gubernatura les ha generado una crisis de identidad que amenaza mandarlos hasta el tercer lugar en las urnas. Su narrativa de oposición se agotó. Han terminado por emparentarse con el tricolor de tal manera que ya no se sabe quién es quién. Forman el Prian. Y les funciona.

La ventaja priista

El PRI es más congruente. Sus prácticas de simulación, que les salen a la perfección, el combate a la corrupción por encima, su capacidad de negociar, cooptar, comprar, controlar, prohijar lo indebido, son parte de su historia y formación política como partido de Estado. Es hacedor de una clase política que se ha mantenido en México. En algunos casos para retroceder, pero en otros para avanzar. Pero el PRI no oculta lo que es. El PRI siempre será el PRI. Los sonorenses le dieron el voto de confianza para volver a Palacio de Gobierno ante el fracaso del panismo en esa posición. No sabemos cómo terminará esta administración, pero su patología política de gobierno es congruente con lo que son. Gobiernan con sus métodos. No tratan de mandar un mensaje diferente. La mayoría de sus cuadros son políticos consumados, de experiencia, que no se andan con rodeos. O gente de nivel intelectual, como Bulmaro Pacheco y Gilberto Gutiérrez, el dirigente, que saben, entienden la política y son políticos de confiar en negociaciones y trabajo. El gran problema para Sonora es que no tiene oposición que lo represente en el Congreso y en la vida política.

Derechos Humanos

Sin duda, hay que darle voto de confianza a Pedro Gabriel González Avilés, el nuevo defensor de los derechos humanos. Ya llegó. Legitimado por todos los partidos. En estos tiempos, como dijo la gobernadora Claudia Pavlovich, y tiene razón, lograr unanimidad como acuerdo político es un logro y reconocimiento. La mandataria y su equipo muestran sus cartas, herramientas, jugadas y, en todas, las han ganado. ¿Qué gobernante no quisiera eso? Es capacidad política. Pero es ante la debilidad, falta de convicción y crisis de identidad de una oposición en Sonora.

La mesa estaba servida para que Pedro Gabriel llegara a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos desde que se registró. Los panistas lo sabían. Todos. Pero dejaron correr el espectáculo: dieron juego e impulsaron la versión del compadre incómodo. Hicieron creer que Guillermo Noriega era su propuesta. Pero todo fue un teatro… al servicio del PRI. Insisto, no se trata de descalificar a las personas. El actual ombudsman merece una oportunidad. El cuestionamiento es para la débil oposición en Sonora.

La cultura de la simulación

Están dañando los procesos de selección. Van a generar un desánimo a futuro para que nadie se inscriba en los “procesos de selección ciudadana” que terminan de elegir a los que Palacio de Gobierno o el sistema PRI quieren. Y no es que sean malas personas. Pedro Gabriel es un hombre de carrera en el servicio público que demostrará de lo que está hecho. El tiempo lo dirá. Pero los diputados abren una convocatoria y dan portazos con los bendecidos. Hacen como que cuestionan, pero al final, todo es un arreglo y gana, se dejan ganar o los arrasa el PRI. Se convierten en la segunda sastrería a modo del priismo. Ojo, porque si la gente ya no cree en los políticos, se puede extender el escepticismo a los procesos de elección y eso es muy grave.

¿Qué son?

Es hora de una autocrítica de la oposición en Sonora. Morena, también. ¿Cuál es el papel en la vida pública? ¿Qué es ser partido diferente al gobierno? ¿Cuál es su agenda social, política, económica? ¿Cómo me presento ante la sociedad? ¿Qué digo y negocio en privado para no quedar mal en público? ¿Les importa, el público? ¿Negocian para ganar posiciones políticas o crecer como partido? ¿No saben que tuvieron la oportunidad de gobernar, lo hicieron muy mal, pero no están haciendo nada para volver? ¿O seguirán siendo el Prian, en Sonora?

Mejor el periodismo

La salida es el periodismo. De darle trato igual a todos. No comprar agendas de ningún partido. Reconocer lo bueno que tenemos. Estimular las buenas prácticas de gobierno y causas ciudadanas. Porque el periodismo valiente, como dice Leonard Downie Jr, exeditor del Washington Post y profesor de la Universidad Estatal de Arizona, es para la gente: “Los ciudadanos deben valorar y proteger la función de los medios al enfrentarse a los círculos de poder y ayudar a separar las mentiras de los hechos”. Los políticos se cubren sus mentiras y sus hechos.

Columna tomada de El Imparcial

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en Internet. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Gustavo dice:

    Cuales partidos politicos ? No existen no los hay.exiten franquicias y franquiciados para el manejo politico economico financiero de grupos que se abrazan de la constitucion para formar eso que llamamos partidos politicos donde por siempre se privilegian intereses absolutos de ellos bañándose en la democracia que un pueblo les otorga por carecer de elementos validos para no dejarlos ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS