Precampañas una ofensa a la inteligencia - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Precampañas una ofensa a la inteligencia

Precampañas una ofensa a la inteligencia

POR Sergio Oliver

El presente artículo, lleva como objetivo razonar sobre la llamada fase de precampañas de candidatos a diferentes puestos de elección popular, aunque haré mayor referencia a las presidenciales, que son las que nos agobian diariamente, con el pretexto de que la publicidad o los mensajes electorales van dirigidos a los militantes de sus respectivos partidos políticos, hecho que se configura no como delito electoral sino más bien como ofensa a la inteligencia ciudadana.

Como plantea el analista en seguridad Alejandro Hope, “No se burlen de los votantes y no se mofen de la norma. Esperen Abril. Esperen a los tiempos legales. Sorpréndanos con un gesto de audacia y generosidad”.

El presente proceso electoral 2018 ha arrancado con una farsa o simulación hasta grosera llevada a cabo por todos los partidos políticos con la complicidad de la autoridad electoral, la cual se hace de la “vista gorda” para que los candidatos presidenciales dirijan mensajes claramente electorales, bajo la modalidad de que dicho mensaje no va dirigido al público abierto, sino exclusivamente a los militantes de su partido o partidos participantes en alianza electoral.

Se supone que los dos meses de “precampañas” van dirigidos para cuando existe competencia interna en un solo partido político, pero como en este 2018, todo es por dedazo, sale sobrando esta fase denominada “precampaña” por lo que se interpreta más como burla u ofensa a la inteligencia del votante mexicano.

Entonces para qué sirven o cual es la utilidad de las precampañas si todo ya está decidido, no hay contienda interna, no hay rivales, y si los hubiera ya están disciplinados, lo que falta únicamente es esperar los tiempos del INE para registrarse como candidato oficial.

A como veo el escenario político electoral de toda la República Mexicana este modelo de candidato de unidad se replicará en todos los estados con mayor o menor intensidad, lo que deja una fuerte percepción de falta de respeto y de credibilidad en los partidos políticos, los cuales de acuerdo a mediciones latinoamericanas solo el 9% tiene confianza en los mismos.

El otro problema que aún es más serio de las precampañas es el costo con cargo al erario que les otorga el INE, lo cual es legal, pero no es moral en un país como el nuestro, según datos del INE, este otorgó la suma de 200 millones para las precampañas, además de la inundación de spots publicitarios en radio y televisión que por ley les corresponden como prerrogativas partidistas.

Considero que estas acciones electorales legales pero no morales, demuestran nuevamente que el actual sistema político que tenemos nace y muere en el sistema de partidocracia, donde su presencia está en todos los poderes, lo cual hace que la aprobación de la norma o la ley se oriente cuidando los intereses partidistas de corto o largo plazo, donde el verdadero fondo no es otra cosa más que el mantenimiento en el poder a través de someterse de sus líderes parlamentarios, los cuales distribuyen discrecionalmente recursos públicos para la compra de votos en las dos cámaras legislativas mexicanas.

Acerca del autor

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación, UNAM-Unison y presidente de la Asociación Sonorense de Psicología Aplicada A.C. (ASPA). FB. Psic. Sergio Oliver

Correo Electrónico

paecoliver@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS