Fausto querido, imagino que leerás la carta que escribo para ti - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Fausto querido, imagino que leerás la carta que escribo para ti

Fausto querido, imagino que leerás la carta que escribo para ti

¡Has de andar en la nubes, amigo! Ya te habrán dicho que te hicieron un homenaje. ¡Cosa grande, le dieron tu nombre a una calle y develaron un busto con tu imagen! Ya lo vi está tan bonito, sí se parece a ti.

El homenaje lo convocó el Stirt; ya sabes, tu viejo amigo Ricardo Acedo Samaniego se encargó del evento. Yo tenía tantas ganas de ir, pero a veces no se puede y primero lo primero, operaron a mi hija Celeste y debía cuidarla, sí a la Celeste, la que te platique que se llama así por Celeste Batel la esposa de Cuauhtémoc Cárdenas, ¡qué tiempos don Simón! ¿Te acuerdas cuando hablábamos por teléfono de esos temas? Los temas de la política y la lucha social, ¡Ay nanita!

No fui pero eso sí, vi tu homenaje en vivo por Internet. Verás, ahora además de la televisión existen otros medios electrónicos que te permiten ver las cosas en vivo, ¡es una hermosura! Si vieras qué buenas exhibidas se les dan a los políticos a través de redes sociales, si vieras qué divertido es ahora el Internet, si vieras qué grandes oportunidades de conocimiento ofrecen los medios electrónicos.

Ahí estaban todos los de tu casa -incluida tu esposa Dorita-, faltaba más. Los presentes les dieron muchos aplausos y les entregaron placa y todo. También había muchos comunicadores recordando su amistad contigo, y es que pusieron templete, sillas y la cosa fue muy formal, además tocando la Orquesta del Chino Medina, ¡muy merecido! Y al frente: tú. Una imagen de tu rostro frente al micrófono, ¡ese es mi amigo, dije  para mis adentros!

Mi amigo el locutor, el que desbordó su cabina de radio de libertad de expresión, el que gracias a su inteligencia y a pesar de su edad entendió los procesos de cambio que vivía el mundo, el que dejó entrar a través del teléfono a un público opositor al sistema, quien, con firme propósito de que también la oposición fuera escuchada por las autoridades, desafió al gobierno.

Recuerdo el principio de aquel proceso y me río a carcajadas. Inició el público, los descontentos empezaron a llamar y ¡zas!, nos colgabas el teléfono mientras nuestro tímpano retumbaba por el golpe. Pero las cosas cambiaron, tú mismo te diste cuenta de la importancia de sumar voces, reconociste el proceso transformador que beneficia a la vida. Y cómo si no, si lo repetiste hasta el cansancio: “Qué tengan lo mejor de la vida, la vida misma”.

¡Si vieras cómo están las cosas ahora Fausto! Sí hay noticieros matutinos en Hermosillo tanto en radio como en televisión, pero no hay quien tenga un público tan basto como el tuyo. Hay intentos de ofrecer espacios al público, pero por una u otra razón ninguno de ellos ha ofrecido, ni siquiera en broma, un análisis como el de Radio periódico. La audiencia se reparte entre todos.

Y respecto a los comunicadores y las reglas para el uso del micrófono, han cambiado mucho, te cuento que a algunos ya les han puesto su “estáte quieto”. ¿Te acuerdas del pelón Romano?, hasta lo suspendieron por andar usando lenguaje violento contra las mujeres; otros comunicadores y otros medios dependen de la publicidad, van y vienen, ya ni Gloria Elvira está al aire.

Para tener un programa radiofónico como Radio periódico se necesita mucha grandeza, y ahí está el punto, todavía nadie es grande como tú, todavía nadie obtiene el premio Antena como tú, todavía nadie brinda su alegría al micrófono como tú.

De la vida política ni te cuento, hay un revoltijo sobre todo ahora que es año electoral. ¡Imagínate el PAN y PRD van juntos a la presidencia de la República! ¿Te acuerdas del Peje? Pues se salió del PRD y organizó un nuevo partido político, es de izquierda, se llama Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, y para las elecciones de este año va en unión con el derechista Partido Encuentro Social, el PES. ¡Hasta Elena Poniatowska que siempre ha respaldado las decisiones de López Obrador se inconformó! Ya ves cómo los tiempos cambian amigo, ¿te acuerdas cuándo me decías que el agua y el aceite no se juntan?

Y del PRI ni te cuento, todos los posibles aspirantes estaban tan quemados que ni candidato alcanzó en su militancia para las elecciones del 2018. Obvio por tranzas, la visión de la gente es esa, ser del PRI es defecto, por eso eligieron como candidato a un personaje externo al partido… Tan espeso el hombre.

Yo no pierdo la esperanza de que las cosas cambien en nuestro país, sigo entusiasmada con una vida mejor. Aparte de estar con mi familia, ahora escribo como columnista en un medio electrónico y no lo haga nada mal, ya hasta me han censurado. ¿Te acuerdas cuando me dijiste que yo sería un “hit” en la radio? Pues esos tiempos no han llegado todavía, mientras tanto escribo con la intención de animar a la transformación y la mejor distribución de la riqueza, ya sabes, como los magonistas en “El hijo de el Ahuizote”. Jajajajajaa, ay Fausto, con esto que te cuento casi escucho tus carcajadas y tu respuesta “Ay nanita”. Como verás querido amigo, mi ego va y viene, pero no ha disminuido.

Eso sí, lo mejor de Radio periódico fueron sus debates, las discusiones y planteamientos que ahí se escuchaban, ¡nombre!, ahorita tendríamos mucha tela para cortar, empezando por el caso de Manlio Fabio Beltrones Rivera.

Verás, resulta que está involucrado en acusaciones de mal uso y desvío de dinero que benefició a las campañas del PRI cuando él fue su dirigente nacional, la cosa es muy seria, tan seria que el hombre ya se amparó, disque para tener acceso al expediente, sí, ajá, cómo no, al expediente puede tener acceso sin necesidad de ampararse, ni que no supiéramos sus dotes de espía. Lo que pasa que el miedo no anda en burro.

Te extrañamos Fausto Soto Silva, te fuiste dejando estelas de dolor en muchos hermosillenses, tu destino lo elegiste tú, amigo querido. Me despido de ti no sin antes enviarte los saludos de mi familia, nuestro agradecimiento por todas tus atenciones con nosotros. Nuestro cariño para ti, para Dorita y para tus hijos.

P.D. Tú me puedes decir lo que quieras María Dolores, me dijiste tantas veces.  Pues ya ves que ciega no soy. Con tu homenaje, tu amigo, como Pilatos, al fin se lavó las manos.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

7 Comentarios

  • gpe. Reyna dice:

    mijita que bonito le escribes a éste señor parece que lo tiene de frente yo recuerdo el día en que una de tantas señoras que le hablaban se queja con él de que no tiene agua y le dice el y anoche cojió?????? y la señora le contesta añil¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ jajajajajajaja un señor muy lindo a veces lo veía cuando caminaba gracias por esta carta mijita

    • María Dolores dice:

      Gracias a usted maestra. Fausto nos hizo el día en aquel programa en donde exactamente sucedió lo que usted platica, acá en mi casa aún nos reímos de sus ocurrencias. Feliz año maestra.

  • María de los Reyes Gracia León dice:

    Hola María Dolores.
    Me gustó mucho que hayas “acomodado” tu columna en esta misiva dirigida a uno de los más grandes locutores que hayan existido (digo uno de los más grandes porque Dávila Bernal, Acedo Samaniego y Eduardo Gomez Torres, fueron otros).
    Yo también escuché a Fausto durante muchísimos años, creo que desde que vivía en Baviácora, en los 60s; durante muchos años haciendo mancuerna con Ricardo Acedo Samaniego.
    Me da mucho gusto que tengas el don de la palabra escrita. Seguramente Don Fausto te está aplaudiendo.
    ¡Felicitaciones!

  • Jose peralta dice:

    Fabuloso su escrito, donde se percibe el cariño, la añoranza y sobre todo donde se refleja su conocimiento y gran redactora, pues me ha permitido recordar a esta gran persona a quien creci escuchsndo su gustado programa de radio . Gracias por compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS