Abuso sexual infantil en México - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Puenteros Ciudadanos > Abuso sexual infantil en México

Abuso sexual infantil en México

POR Sheila Hernández Alcaraz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Hablemos sobre el abuso sexual infantil en México, un tema que se prefiere oculto en muchos espacios porque resulta muy incómodo reconocer que, lamentablemente, el país tiene el primer lugar en abuso sexual infantil, sostiene la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Pero no les resulta incómodo que esta problemática se siga llevando a cabo y que muchas niñas y niños se vean vulnerados y que así, las denuncias que existen sobre este gravísimo delito queden en su mayoría impunes pues, la defensoría por los derechos de la niñez en nuestro país, aún no se ve lo suficientemente interesada en impartir justicia rápida y expedita, además de perfeccionar protocolos que protejan a las y los menores de edad de los victimarios a lo largo del proceso de denuncia.

Los derechos de las niñas y los niños se ven olvidados y transgredidos, una y otra vez, de diferentes formas y muchas de estas formas ni siquiera son tomadas en cuenta como abuso sexual infantil pues no se encuentran tipificadas como tal en nuestro país. A continuación, mencionaremos algunos datos sobre delitos sexuales contra menores de edad en México:

1.- Pornografía infantil

La pornografía infantil en México es una realidad tan atroz que México es el país número uno a nivel mundial que más promueve material pornográfico infantil, según el Departamento de Seguridad de Estados Unidos. Unicef, de igual forma, ha registrado más de 16 mil páginas con este contenido, donde el 73% del material de estas páginas corresponde a menores de 10 años de edad.

Parte de esta misma horrible realidad en México, es el hecho que solo 25 de 32 estados de la República considera la pederastia como un delito grave.

2.- Grooming

El grooming, también conocido como engaño pederasta, es un concepto acuñado a una serie de acciones que realiza el victimario con el propósito de ganar la confianza y crear vínculos afectivos y emocionales con la víctima para así obtener material pornográfico infantil, secuestrar o violar.

Los pederastas en muchos casos fingen ser alguien no son, haciéndose pasar por niñas, niños o adolescentes a través de cuentas falsas en distintas redes sociales.

Parte del modus operandi de estos pederastas es ofrecer consejos, atención, comprensión para así manipular a la víctima.

Otros utilizan una imagen de poder o de fama para impresionar a la niña, niño o adolescente y ofrecerles obsequios que después usarán para chantajearles, a lo cual aunado a esto emplean un método de “secretos” con la persona menor de edad para crear una sensación de vigilia, vergüenza y culpabilidad que les impida pedir ayuda.

En algunos países como Argentina, el grooming está incorporado como delito penal: “Artículo 131 del Código Penal: Será penado con prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”.

En México, aún no existe una ley que tipifique el grooming. Es por ello que Save the Children Fund lanzó una campaña llamada #Contraelgrooming hace unos años atrás para visibilizar este delito.

1.- Explotación Sexual Comercial Infantil

México no tiene registros sobre cuantos menores de edad se encuentran atrapados en estas redes de explotación sexual comercial infantil y aunque se creó una Coordinación Nacional para Prevenir, Atender y Erradicar la Explotación Sexual Comercial Infantil en el 2001 en búsqueda de promover políticas y acciones sistémicas para la prevención, atención y protección de niñas, niños y adolescentes víctimas de la explotación sexual comercial infantil, esta coordinación todavía no ha emitido ninguna política pública para prevenir, sancionar, atender y erradicar todas las formas de violencia contra la infancia.

Para concluir este texto, me gustaría hacer la siguiente pregunta: ¿Dónde están los derechos de los niños, niñas y adolescentes en México?

Acerca del autor

Sheila Hernández Alcaraz

Presidenta de la Comisión Estudiantil de Género, Diversidad e Inclusión Social de la División de Ciencias Sociales de la Universidad de Sonora; integrante del H. Consejo Divisional de Ciencias Sociales de la Universidad de Sonora; delegada estatal de la Red Nacional de Estudiantes de Sociología capítulo Sonora y presidenta de la Sociedad de Alumnos de Sociología de la Universidad de Sonora, exembajadora de la iniciativa de la Campaña de Acción para los objetivos de Desarrollo Sustentable de la Organización de las Naciones Unidas: My World México 2016.

Correo Electrónico

sheilahernandezalcaraz@gmail.com

Twitter

@alcarazsheila

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS