Actívate Sonora… ¡Urge!  - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Actívate Sonora… ¡Urge! 

Actívate Sonora… ¡Urge! 

POR Luis Rivera

Hay una epidemia que contagia y perjudica a los sonorenses. Es la obesidad y el sedentarismo, pero en las empresas. El tema no es nuevo. Nuestra entidad ocupa los primeros lugares en obesidad que repercute directamente en nuestra salud, pero no se toma en cuenta en el sector laboral.

Empecemos por saber cuántos trabajan en Sonora y en México. De acuerdo con la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral la población económicamente activa (PEA) en nuestro estado son 1 millón 396 mil 889 personas. Esta cifra se divide en 60.6% hombres y 39.4% mujeres.

Mientras que los datos en el país de la PEA son de 54 millones 369 mil 915 personas de los cuales 62% son hombres y 38.0% mujeres.

En Sonora las empresas e industrias dan empleo a 1 millón 270 mil 65 trabajadores: 60.9% son hombres y 39.1% son mujeres. Estas cifras demuestran la cantidad de gente que trabaja en distintos ramos, ¿cuántos de ellos padecen obesidad?, ¿sabrán cómo les afecta a sus vidas? No, no saben.

Según datos de la Secretaría de Salud de Sonora en el 2015, 71% de los hombres y 77% de las mujeres presentan sobrepeso u obesidad. Pero no hay un estudio o diagnóstico específico de cuántos de esos trabajadores sufren obesidad o sobrepeso que hayan sido detectados en los lugares de trabajo.

This slideshow requires JavaScript.

La relación entre actividades laborales y obesidad en México es poco analizada.

En el 2016, un estudio del Colegio de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León concluyó que 25% de las incapacidades laborales son por padecimientos relacionados con la obesidad.

Sin embargo, en nuestro estado no vemos programas contra el combate a la obesidad en el trabajo. Sabemos que hay en población abierta. Pero no el sector laboral.

Un problema mundial

El problema de la obesidad ha contagiado al mundo. No es consuelo, es la gravedad de la situación. Los datos hablan solos: la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), establece que una persona obesa experimenta un aumento del 50% en la pérdida de productividad y requiere un 88% más de visitas médicas que una persona sana.

Esto quiere decir que el enfermo crónico no sólo contribuye menos a la economía, sino también crea una pérdida de recursos económicos. También, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad puede dividirse en varias etapas dependiendo el IMC (índice de masa corporal) de cada persona.

 

Aquí vamos a un tema particular de las instituciones públicas en Europa. Tomaremos el caso de Inglaterra, como ejemplo, que inició con el programa “Fittest for the job”, que se encarga de reclutar y mantener policías que estén en buena forma física (para ello cada policía es sometido a diferentes pruebas físicas de manera periódica), en caso de no pasar el examen, el policía es multado.

¿Se imaginan cómo funcionaría este programa aquí en Sonora o en México? ¿Cuántos policías no pasarían esta prueba o serían multados?

Ante el problema de la obesidad mundial, la OMS recomienda, como mínimo, 30 minutos diarios de actividad física para disminuir los riesgos de desarrollar enfermedades producto del sedentarismo. Sin mencionar que la activación física nos trae un enorme beneficio en nuestra salud física y mental.

Con base en las necesidades laborales y sociales que vivimos en Sonora y México, urge accionar una propuesta que se base en promover la activación física de manera estructurada y organizada a través de las empresas y bajo la supervisión de expertos de la salud.

Básicamente nuestra situación laboral tiene dos opciones: quedarse igual o impulsar el ejercicio físico regular como una opción simple y rentable para mejorar la salud.

Es momento en Sonora de atender el tema desde las empresas. Es momento de voltear a ver al sector laboral como un área de oportunidad para combatir la obesidad. Ayudaría a la empresa y las familias de Sonora. Todos ganaríamos.

Propongo que las empresas empiecen con un diagnóstico de los trabajadores obesos con los que cuenta y determinar bajo qué riesgos de salud se encuentra cada trabajador para poder tomar acciones concretas.

Los beneficios del sector laboral son inmediatos: una mejor calidad de vida a sus empleados y familias.

Esto se pudiera hacer a través de un programa de activación física integral supervisado por expertos.

Por otro lado, la empresa se verá beneficiada en una reducción de gastos médicos, pólizas de seguro, indemnización y ausencias laborales.

Además, de estas ganancias, se puede trabajar en la posibilidad de aprobar incentivos fiscales a las empresas que ejecuten y demuestren resultados favorables para sus empleados. En pocas palabras, una política de activación física laboral es un ganar-ganar. Es momento de preocuparnos por este problema mundial.  Es momento de activar a Sonora por el bien de todos.

Acerca del autor

Atleta olímpico.

Correo Electrónico

lrivera687@hotmail.com

Twitter

@LuisRivera_Mex

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Dr Carlo Mario Atondo dice:

    Muy interesante artículo. Falta fomentar mucho el deporte en la mayoría de las empresas. Pero creo que un detalle muy importante que no se mencionó es la cantidad y tipo de alimentos consumidos. Con una alimentación de baja calidad es muy difícil que se alcancen estándares adecuados de peso solamente caminando o realizando ejercicio ligero. Definitivamente el ejercicio aunque sea ligero mejora muchas condiciones médicas, pero para disminuir la obesidad por si solo, es algo difícil de creer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS