¿Qué saludable es que laves tus sabanas constantemente? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Salud > ¿Qué saludable es que laves tus sabanas constantemente?

¿Qué saludable es que laves tus sabanas constantemente?

POR Internet

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El hecho de pensar que pasamos más de un tercio de toda nuestra vida en una cama no es fácil de percibir, pero saber que en ese lugar logran florecer rápidamente muchos “parques” de bacterias y hongos, nos puede hacer replantear el sistema higiénico donde dormimos.

De acuerdo al microbiólogo Philip Tierno de la Universidad de Nueva York, si dejamos pasar mucho tiempo sin lavar las sábanas y almohadas, la vida microscópica dentro de nuestra cama crece tanto que incluso puede llegar a enfermarnos.

El reporte de Tierno indica que una persona con su sudor durante la noche, puede contribuir a la creación de un ambiente rodeado de hongos, y una almohada con más de un año de uso puede tener de media hasta diecisiete tipos diferentes.

Autores de un estudio presentado por el Journal of Allergy and Clinical Immunology, probaron que más del 90% de los hogares estadounidenses tienen al menos tres alérgenos detectables en sus camas. Cuando estos alérgenos se esconden en lugares donde la boca y la nariz se acurrucan junto a ellos, pueden desencadenar el olfateo y el estornudo independientemente de si se tiene una alergia.

“Si usted no tiene alergias per se, puede llegar a tenerlas si no existe la higiene adecuada”, dijo Tierno al Business Insider.

Las personas pueden producir alrededor de 26 galones de sudor en las sábanas durante un año, situación que representa el medio de cultivo ideal para estas bacterias. Otras de las razones por las que estos microbios pueden esconderse en nuestras camas es que los mantenemos calientes y húmedos simplemente durmiendo en ellos.

Por si esto fuera poco, nuestras camas pueden albergar hongos y bacterias que provienen de la caspa animal, polen, suciedad, pelusas, restos de ácaros y heces.

La solución que plantea Tierno en su estudio para buscar minimizar al máximo el contagio de enfermedades por este tipo de suciedad, es el de lavar las sábanas al menos un par de veces por semana con agua considerablemente caliente y utilizar lejía, que es un líquido corrosivo y transparente formado por una disolución de álcalis o sales alcalinas para para blanquear y desinfectar.

Información tomada de www.elnuevodía.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS