Un modelo educativo que viene - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Un modelo educativo que viene

Un modelo educativo que viene

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Columna A toro pasado

En Waldorf School of the Peninsula, en California, no hay pantallas ni computadoras, solo gis y pizarrón y los alumnos aprenden a tejer, coser y hornear pan y hasta en secundaria empiezan a tener contacto con redes y computadoras; sin embargo, es una de las escuelas que eligen los funcionarios de alto nivel de empresas como Google, Apple y otras de alta tecnología, para que eduquen a sus hijos alejados de todo tipo de pantallas bajo una nueva tendencia: la desconexión.

La pregunta automática es: ¿por qué profesionales de Silicon Valley, que le deben mucho a la industria informática, envían a sus hijos a una escuela que no usa computadoras? El periódico francés Le Monde recoge el testimonio de Piere Laurent, uno de estos padres, quien afirma que eligió esta escuela porque él cuestiona la tendencia actual de que los niños usen la computadora a edad muy temprana y agrega; “La computadora no es más que una herramienta y para quien solo tiene un martillo, todos los problemas son clavos; pero, para aprender a escribir, es importante poder hace caligrafía y la visualización espacial es crucial para aprender matemáticas. La pantalla perturba el aprendizaje porque disminuye las experiencias físicas y emocionales”. Así, el modelo educativo de Waldorf, que desplaza del primer plano a la tecnología, demuestra que la convivencia y las manualidades del modelo clásico educativo son invaluables. En la Waldorf se aprende a sumar y a restar dibujando o saltando a la cuerda.

Consultado acerca de si no le preocupa que sus hijos estén en desventaja por este retraso en el uso de la PC, Laurent responde: “No sabemos cómo será el mundo dentro de 15 años, las herramientas habrán tenido tiempo de cambiar muchas veces y yo, por haber trabajado 12 años en Microsoft, sé que el software se diseña para ser amigable”.

También hay que recordar que todos los alumnos tienen computadora en sus casas. La cuestión se reduce entonces a decidir dónde y cuándo aplicar limitaciones a su uso.

Así como, por un lado muchas personas sufren de nomofobia, es decir el miedo a estar desconectado (teléfono, Internet, etcétera), otros ya empiezan a recuperar el placer de la desconexión. Fred Stutzman, investigador de la Carnegie Mellon University, desarrolló incluso un programa llamado Freedom que bloquea el acceso a Internet durante 8 horas seguidas, obligando a reiniciar la computadora para reactivar el servicio. Deseoso de poder escribir sin distracciones, también diseñó Anti-social, un software que permite el acceso a Internet bloqueando redes sociales como Facebook y Twitter.

Las computadoras se han convertido en máquinas de distracción y pereza, por lo que es necesario ponerlas en su dimensión real como instrumentos de apoyo para aumentar las facultades de las personas, no para resolverles todo en la vida.

Sherry Turkle, del Instituto Tecnológico de Massachussets, MIT, afirma en su libro Alone Together (Solos juntos), “estar pegados a la laptop o al celular es contagioso e incomunica a personas que comparten la oficina, la sala, el comedor o hasta la barra del bar y hacen que  pierdan la gran oportunidad de convivir, dialogar e interactuar”.

Le Monde pronostica que cada vez habrá más gente buscando mayor calidad de vida en la desconexión; sin embargo, no será un fenómeno de masas, sino más bien una tendencia de minorías que involucra a personas de altos ingresos económicos, ya que, “Algunos tienen el poder para desconectarse y otros, el deber de permanecer conectados”, dice el sociólogo Francis Jaurégui, que investiga el tema y agrega “los pobres de la tecnología son los que no pueden eludir la responsabilidad de responder de inmediato un correo electrónico o un mensaje de texto y los nuevos ricos, por el contrario, son aquellos que tienen la posibilidad de filtrar o construir muros para evitar este tipo de obligaciones”.

Así pues, cada vez están apareciendo mas escuelas en el mundo en las que las herramientas tradicionales como el gis, el pizarrón y el libro, están tomando el lugar de las computadoras, tabletas y celulares y las redes se están sustituyendo por clubes de discusión, talleres de arte y oratoria y  laboratorios botánica. Back to basics. Regresando a lo básico.

Tener acceso a una educación desconectada, ¿será un retroceso educativo, o es un lujo que solo unos cuantos pueden darse?

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS