Crece - Proyecto Puente

Crece

POR Esmeralda Cambuston

Una de las necesidades que pueden motivarte a elegir una vida plena y feliz, y que es muy común en el ser humano, se llama dolor. Así tal cual. No hay mejor motivante que sentir dolor, que haber sufrido, que nos hayan roto en pedazos, y que de eso hayamos aprendido.

Si colocas una piedra bajo el lente de un microscopio y la observas con cuidado notarás que no cambia nunca, pero si colocas un coral
bajo el mismo lente podrás darte cuenta que crece y cambia.

Conclusión: El coral está vivo, la piedra está muerta. ¿Cómo notarás la diferencia entre una flor viva y una flor muerta? La que crece es la que está viva y la verdadera prueba de la vida, es el aprendizaje porque eso nos lleva al crecimiento.

Quien vive, tiene que sufrir una transformación, un crecimiento para poder vivir y pasa lo mismo con el universo psicológico del ser humano: Aprender para crecer y crecer para vivir.

La única verdadera prueba de la vida es el crecimiento. Si estás creciendo quiere decir que es porque estás vivo y si estás vivo y no estás aprendiendo ni creciendo, es porque estás muerto en vida.

Suena fuerte, pero es mejor que nos muevan bruscamente para entender que necesitamos hacer cambios en nosotros mismos.

Hacer un cambio puede provenir de un deseo de crecer y desarrollarte más que de un deseo de reparar tus deficiencias. Si llegas a reconocer que siempre podrás crecer, mejorar, desarrollarte, volverte cada vez más y más grande, ya es suficiente.

Cuando decides quedarte inmovilizado o experimentar emociones dolorosas, entonces habrás hecho una decisión de anticrecimiento. La motivación del crecimiento y el desarrollo implica usar tu energía vital para alcanzar una mayor felicidad y bienestar, pero partiendo de adentro hacia afuera.

Un factor para el crecimiento y el desarrollo es el dominio de ti mismo en todos los momentos presentes de tu vida. Tener dominio de ti mismo significa que tú eres el que decides tu destino y que no eres de los que contemporizan, ni de los que se amoldan a lo que les brinda la vida, más bien que escoges lo que tu mundo será para ti.

George Bernard Shaw expresó lo siguiente en su obra de teatro La Profesión de la Señora Warren:

“La gente siempre le echa la culpa a sus circunstancias por lo que ellos son. Yo no creo en las circunstancias; la gente a la que le va bien en la vida, es la gente que va en busca de las circunstancias que quieren y si no las encuentran, las hacen, se las fabrican”.

Un factor sumamente importante para que esto suceda es cambiar nuestra manera de pensar y de sentir; y eso no es nada fácil.

Cuando tratamos de aprender un comportamiento mental diferente, debemos repetirlo una y otra vez hasta que se convierta en un hábito mental y que forme parte de nosotros mismos.

Si realmente quieres liberarte de una neurosis, realizarte y controlar tus propias decisiones, si realmente quieres alcanzar la felicidad del momento “presente”, necesitarás aplicar el mismo tipo de disciplina rígida que necesitaste para aprender a pensar de forma negativa y empezar a sembrar caminos mentales positivos que se implanten día con día para que den resultados favorables.

A fin de lograr plenamente este tipo de realización personal tendrás que repetirte hasta el cansancio que tu mente te pertenece y que eres capaz de controlar tus propios sentimientos y pensamientos.

Tu puedes escoger lo que más te convenga y cada momento presente es tuyo para que los disfrutes, si realmente quieres estar a cargo de ti mismo, no olvides que si estás aprendiendo estás creciendo y si estás creciendo estás viviendo y vivir duele, pero no le temas al dolor, es necesario para pasar el proceso y poder llegar a la plenitud de la vida que quieres vivir.

Acerca del autor

Esmeralda Cambuston es coach de vida y capacitadora en desarrollo humano.

Correo Electrónico

esmeraldacambuston@hotmail.com

Twitter

@esmecambuston

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS