Allá vienen las cuentas públicas del 2016 - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Allá vienen las cuentas públicas del 2016

Allá vienen las cuentas públicas del 2016

POR Juan Antonio López Olivarría

La semana pasada el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF) turnó al congreso local los resultados de su revisión a la cuenta pública del ejercicio 2016. Se incluyen las cuentas del poder ejecutivo, legislativo, judicial, así como ayuntamientos y órganos autónomos.

El Congreso local tiene como fecha límite para calificar y dictaminar las cuentas el próximo 15 de octubre. O sea, es seguro que antes de terminar el 2017 sabremos los detalles de las observaciones y desviaciones detectadas. Es absurdo que casi 10 meses después de cerrarse el ejercicio 2016 podamos, como ciudadanos, escudriñar el manejo de los recursos públicos de dicho periodo.

Con tanta tecnología y recursos disponibles resulta inadmisible que, a estas alturas del calendario, la cuenta pública apenas esté entrando en una de sus fases finales. Todavía no sabemos cuántos recursos se gastaron en el socavón de la calle Colosio –aquí, en Hermosillo en el 2016- y el hoyo ya apareció de nuevo este año. Los recursos que ahí se ejercieron ya se los llevó el “agua”. ¿O no sería el agua?

Tiene mucho trabajo por atender el recién creado Consejo de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA). Podrían empezar por revisar y recortar estos absurdos plazos para la presentación, revisión y calificación de la cuenta pública, establecidos en tiempos de total opacidad en el manejo de los recursos.

El ejercicio 2016 tiene la característica particular de ser el primer año completo en que las actuales administraciones estatales y municipales ejercieron los dineros públicos. Ya no pueden culpar a los que se fueron.

De la información vertida por el ISAF la semana pasada sobre la cuenta pública del 2016, se desprende que los municipios tuvieron un total de 2 mil 189 observaciones; malo el cuento si se considera que el total de observaciones del 2015 fueron 2 mil 251, prácticamente las mismas. Esto significa que las actuales autoridades municipales no son mejores que las que se fueron. Falta conocer el monto al que ascienden las desviaciones de 2016 para un mejor y más completo análisis.

Nada se dijo de las 5 mil 510 observaciones pendientes de solventar por parte de los ayuntamientos correspondientes a los ejercicios 2012, 2013 y 2014. Seguramente siguen igual.

Por el lado del ejecutivo son sólo 162 las observaciones por solventar, el menor número de los últimos 10 años, comentó el contralor estatal, Miguel Ángel Murillo, pecata minuta dio a entender, si se compara con las mil 150 que se le observaron a la anterior administración estatal en su último año de gestión.

Por el lado de los órganos autónomos hay que esperar el dictamen de la Universidad de Sonora. Nuestra alma mater no ha querido acatar la Ley General de Contabilidad Gubernamental (LGCG), el órgano fiscalizador se lo ha señalado en los últimos ejercicios, la observación es recurrente.

De las 20 observaciones que le enlistaron a la Universidad en el 2015, en una de ellas destacan que la institución no cuenta ni con el Manual de Contabilidad Gubernamental.

Hay que estar pendientes del dictamen de la Unison para saber si las nuevas autoridades universitarias ya compraron el Manual. Y presentaron la compra como un avance paulatino para cumplir con los lineamientos de la LGCG. Así se han venido justificando.

 

Acerca del autor

Juan Antonio López Olivarría es doctor en Administración Pública y profesor de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

jalopezo65@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *