Reunirá ópera cantada en español a Frida y Diego - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Entretenimiento > Reunirá ópera cantada en español a Frida y Diego

Reunirá ópera cantada en español a Frida y Diego

POR Agencias

Ciudad de México.- Dos iconos de la pintura, Frida Kahlo y Diego Rivera, se reencuentran en una ópera que hace siete años comenzó a esbozarse.

La mancuerna creativa conformada por el libretista Nilo Cruz, ganador de un Pulitzer, y la compositora Gabriela Lena Frank, es añeja.

Han firmado en conjunto nueve piezas desde que se conocieron, hace poco más de una década, por mediación de su agente en una cafetería de Nueva York. Hubo química instantánea.

Sobre el nuevo proyecto, estaban ciertos de que no querían que fuera una biografía de Frida -ya existía una ópera sobre la pintora.

“Pienso que Nilo y yo estamos en nuestro mejor punto cuando imaginamos y tomamos licencias poéticas para hacer ‘qué pasaría si…'”, responde vía telefónica Frank, compositora a quien han comisionado obras Yo-Yo Ma, Kronos Quartet, la Filarmónica de Nueva York y la Sinfónica de Chicago.

En el universo imaginado por Cruz, Frida regresa en forma de espíritu en el Día de los Muertos de 1957, casi al final de la vida de Diego, para pasar unas horas con él.

La acción arranca en un cementerio, mientras el muralista camina entre los fieles que se preparan para la visita de las almas. Rodeado de calaveritas de azúcar, velas y flores de cempasúchil, desea ver a Frida al menos una vez antes de morir.

En el inframundo, la Catrina, centinela de las almas, le informa a Frida los deseos de Diego. Ella acepta, a regañadientes, la reunión, a sabiendas que los muertos no pueden tocar a los vivos. Sólo por 24 horas, ambos reviven su tumultuoso amor a través de sus pinturas.

Un amor casi inmortal, define Cruz, que podría verse como el mito de Orfeo a la inversa, quien desciende al inframundo en busca de su amada Eurídice. Aquí Frida regresa con los vivos para encontrarse con Diego.

“El tema tiene algo casi mitológico. Las óperas no pueden ser pequeñas, tiene que ser grandes y los personajes tienen que ser más grandes que la vida”, dice el libretista, escritor cubano-estadounidense, autor del libreto de la ópera Bel Canto con música de Jimmy López.

Cruz y Frank esbozaron un primer acto hace siete años, pero no consiguieron medios para continuar. Hasta que llegó la comisión de la Ópera de Forth Worth (FWOpera).

“El tiempo había pasado y veía el tema desde otro punto de vista. Era un escritor mucho más maduro y había escrito ya una ópera (Bel Canto)”, dice Cruz, quien gozó de absoluta libertad por parte de Frank. “El libreto tiene que servir a la música”, insiste el escritor.

El último sueño de Frida y Diego se estrenará en 2020, pero el anuncio formal de la co-producción entre con FWOpera, la Ópera de San Diego y las universidades de Texas en Austin y De Paw se hará el 24 de agosto en la Sala Manuel M. Ponce en el Palacio de Bellas Artes, en el que los actores Evangelina Sosa, Anna Silvetti, Adrián Alarcón y Javier Díaz Dueñas darán lectura a un fragmento del libreto.

Ya con la historia en el papel, Frank está enfrascada en la composición. Le resulta fácil trabajar con las palabras. “Siempre hay fuerzas narrativas en mi trabajo”, dice. No quería constreñir las ideas musicales de Cruz, quien sabe de su fervor por el arpa y la marimba.

“No imagino a Frida con una voz muy aguda e infantil”, responde sobre su elección de la tesitura de mezzosoprano para el rol. “Posee una energía y madurez, es el perfecto balance”. Como Diego es un papel para barítono: “Una mezcla perfecta, porque posee cualidades de tenor y de bajo”.

Será una ópera cantada en español. Algo que se plantearon ambos desde el principio. Y la FWOpera aceptó. “Claro que funciona la ópera en español. El español canta”, lanza Cruz.

La apuesta es que la historia alcance a todo tipo de público, asevera Frank.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *