El divorcio y los hijos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > El divorcio y los hijos

El divorcio y los hijos

Imagen ilustrativa: Internet

POR Susana Cuellar U.

El divorcio es una experiencia traumática para muchas familias, la separación viene rodeada de cambios, de temores y de nostalgia por el duelo al que se enfrentan.  Cuando una pareja se divorcia se vuelve una guerra en contra del otro, ya que se presentan cambios económicos, se pelea la custodia de los hijos, cambio de casa, división de amigos e incluso familiares.

El doctor Alfonso Escamilla, realiza un análisis sobre el divorcio y el proceso por el que pasan los hijos. De esta manera es que el terapeuta familiar puede intervenir para apoyar en dicho proceso, tanto a los padres como a los hijos.

Como ayudar a tus hijos:

* Apoyarlo para que exprese sus sentimientos y emociones.
* Aclarar que el divorcio así como el matrimonio son cosas de adultos solamente.
* Contestar todas las preguntas que los menores realicen.
* Estar alerta a síntomas de angustia, ansiedad y depresión.
* Reorganizar actividades y horarios.
* Evitar decirles “tienes que ser fuerte” o “no me gusta verte llorar”.
* Evitar que uno de los hijos intente tomar el rol del padre que no esté presente.
* Continuar con límites y reglas.
* Reestructurar las responsabilidades de casa.

Se han estudiado cambios en el comportamiento en niños que pasan por un proceso de divorcio y se encuentra: estrés, bajo rendimiento escolar y pobre socialización.

En general los niños presentan sentimientos de angustia y deben ser apoyados por el padre que se encuentre con mayor estabilidad emocional.

Los menores que reaccionan mejor ante este cambio son los que mantienen una buena relación con ambos padres y continúan conviviendo saludablemente con el padre que se ha ido.

Factores de estrés en los menores

* Tener diferente espacio, de casa o de ciudad le puede generar ansiedad.
* Miedo de ser abandonado, en caso de discusiones entre ambos padres.
* Tristeza por no vivir con uno de los padres.
* Preocupación excesiva por quién los cuidará, quién los llevará a la escuela.
* Angustia por su futuro.
* Vivir un rompimiento amoroso inmaduro de los padres.

Es fundamental que se hable con claridad sobre la relación y el desamor entre los padres para evitar culpas de los hijos.  Así como dejar en claro que el divorcio no tiene que ver con el amor de los padres hacia los hijos.

Ser padre y ser esposo son dos tipos de roles totalmente diferentes. Si te es complicado diferenciarlos y tener una separación saludable acude con un profesional en la salud.

Acerca del autor

Psicoterapeuta. Tanatóloga. Mtria. Terapia Familiar. Egresada de la UNO y prácticas en Málaga, España.

Correo Electrónico

susana.cuellar@hotmail.com

Twitter

@DraCorazonSC

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS