Diputados + dinero: ¿una combinación productiva? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Diputados + dinero: ¿una combinación productiva?

Diputados + dinero: ¿una combinación productiva?

Lizette Sandoval

Compartir esta nota en redes Sociales

Según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), solo en el año 2016 México tuvo un decrecimiento de 0.33%, en el rubro de crecimiento y productividad.

La productividad es de suma importancia para países y organizaciones, porque es un factor clave para impulsar el crecimiento y el logro de objetivos de manera más eficiente en todos los contextos. La realidad es que la productividad no se reduce en trabajar más, como se cree, sino a trabajar de una manera más inteligente. Se define como la manera en la que nos organizamos para obtener mejores resultados y corresponde al uso eficiente de los recursos con los que se cuenta.

La productividad tiene tres principios: el primero es sacar el máximo provecho a los recursos y no detenerse si son limitados, el segundo es concentrarse en el cumplimiento de objetivos y la calidad, y el tercero es que ser productivo no es una cuestión de análisis, sino de decisión y acción. En realidad no hay mucho que pensarle a la productividad, sino de decidirnos a emprender acciones.

Lamentablemente según este mismo estudio de la OCDE, una de las razones por las cuales no podemos aumentar nuestra productividad es el gasto desmedido e injustificado de los gobiernos federales y locales, en rubros como sueldos altísimos de funcionarios y asesores, y en programas y políticas públicas que suelen terminar en fracasos caros por falta de análisis, más las grandes fugas de dinero que se pierden gracias a la corrupción, que nuestro mismos sistema permite y alimenta.

Un ejemplo de esos gastos desmedidos es el gasto de los congresos locales, entre muchas otras instituciones gubernamentales.

Los congresos más costosos de México son el de Sonora, Coahuila y Michoacán. Nuestro congreso local nos cuesta más que los congresos del vecino país del Norte. Según estudios del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el presupuesto por diputado en Sonora es incluso superior al de la Cámara de Diputados federal.

El problema de los gastos en los congresos locales es un problema recurrente y latente, que tiene su origen en las estructuras priistas y arcaicas de la época hegemónica, que permiten a los mismos diputados casi auto asignarse presupuestos y obtener recursos dentro y fuera de los mismos, casi a diestra y siniestra.

Es decir, tenemos congresos con apertura y participación de todos los partidos que siguen operando con estructuras arcaicas en cuanto a la asignación de su propio presupuesto.

Obviamente -hasta el momento- a ningún diputado le ha urgido hacer propuestas para cambiar esas estructuras. A pesar de que desde 2012 el número de diputados se ha mantenido igual e incluso, reducido legislación tras legislación, el presupuesto se incrementó un 11%. La pregunta es ¿con qué criterios aumentan o decrecen los presupuestos?, ¿quién y por qué aprueba estos aumentos y recursos?

Otro problema es que los congresos gastan dinero extra al presupuesto asignado. En 2016 los congresos locales gastaron mil millones de pesos adicionales al presupuesto que ya tenían asignado. En ese mismo año los mil 124 diputados que integran los 31 congresos de la República, ejercieron 13 mil 531 millones, monto equivalente al presupuesto total de Baja California Sur para el año 2017 y al gasto de 739 municipios en un año.

Diputados y productividad

Probablemente si estuviéramos seguros que estas cantidades de dinero son aprovechadas de manera efectiva, los objetivos laborales de los diputados se cumplen y se obtiene un máximo beneficio de los recursos, no nos alarmaríamos.

El problema es que estos gastos no dan a luz una verdadera productividad esperada. Para muestra un botón, según información adquirida vía Infomex, por un medio local, el Congreso de Sonora, conformado por 33 diputados, gasta al año casi 20 millones de pesos en asesores y asistentes.

El Congreso como órgano, tiene a nueve asesores, los sueldos suman 259 mil 948 pesos mensuales, es decir, un millón 559 mil 688 pesos semestrales.

El PRI tiene cinco asesores, con un gasto anual de un millón 860 mil pesos; el PAN con cinco asesores tiene un  gasto de 680 mil pesos; el PANAL con cuatro asesores suma un gasto de un millón 032 mil pesos, Morena uno tiene un gasto de 188 mil pesos; Movimiento Ciudadano con tres asesores tiene un gasto de un millón 080 pesos anuales.

Entre las funciones de un diputado esta la propuesta y probación de leyes, acuerdos y decretos que velen en pro del bienestar ciudadano, así como visitar su respectivo distrito, ser defensores de los derechos sociales de los habitantes que representan en el Congreso, cerciorarse del estado que guardan los programas de desarrollo económico y de bienestar social, vigilar que los servidores, entre otras.

Tendríamos en entendido que un asesor sería una persona necesaria, que auxiliaría a los diputados a desempeñar con calidad todas estas tareas, en especial en el análisis y fundamentación de las iniciativas de leyes y cualquier tipo de propuestas.

De acuerdo al informe del desempeño legislativo del Congreso del Estado 2015-2016, realizado por  el Comité Ciudadano de Evaluación, que presentó al inicio de este año, hay diputados que en el año (2016) presentaron una sola iniciativa, cuando -por mencionar un dato- son hasta 15 el número mínimo de propuesta de leyes que pudieran proponer.

Entre ellos están José Ángel Rochín López, de Morena; Emeterio Ochoa, del Panal, y Teresa María Olivares, del PRI, y otros diputados de diferentes partidos.

Estos tres diputados son los que menos número de iniciativas presentaron, por lo tanto se les puede catalogar como menos productivos. Entre los diputados con más iniciativas presentadas en general, fueron Fermín Trujillo, del Panal; Moisés Gómez Reyna, del PAN, y Carlos León, de Movimiento Ciudadano.

Respecto a la calidad de estas iniciáticas donde los asesores debieran jugar un papel clave, en especial en lo referente a la argumentación y fundamentación de las mismas, la calificación es de 68.5%.

El diputado José Ángel Rochín tiene la calificación más baja en este rubro, con 50% en la calidad de la argumentación de sus pocas propuestas presentadas. ¿Entonces, qué papel juegan los asesores en esta tarea?, ¿quiénes son estos asesores, cuáles son sus credenciales, qué aportan al ejercicio legislativo?

Y, aunque entre los nombres de los asesores figuran personas con amplio conocimiento y experiencia, también se encuentran por ejemplo, un estudiante recién egresado de la carrera de arquitectura, una ama de casa y otros perfiles que a la vista de cualquiera poca sería su aportación a un ejercicio que requiere conocimiento especializado.

Este asunto también tiene que ver con una falta de ejercicio de transparencia, porque no hay informes que se exijan sobre el curriculum y trabajo realizado por estos asesores, necesitaríamos saber exactamente en qué y cómo asesoran a los diputados para que ese gasto estuviera bien justificado.

Uno de los grandes problemas con los gastos de los congresos es que es son ellos quienes aprueban sus propias partidas económicas y los organismos de fiscalización, en su falta de autonomía nunca ejercen mayor sanción o control sobre el gasto.

Es necesario comprender que los gastos excesivos y mal administrados son un golpe directo a la productividad a nivel local y nacional.

Infortunadamente la palabra “productividad” está ausente del discurso electoral, cuando es un concepto fundamental para hacer un óptimo uso de los recursos.

Espero en el 2018, alguien se preocupe por incluirla en si discurso, así como una propuesta para una buena repartición, supervisión y sanción sobre los gastos de los congresos que tanto dinero absorben.

¡Necesitamos gobernantes y diputados realmente productivos!

Acerca del autor

Lizette Sandoval Meneses: L.C.C con especialidad en Comunicación Política y Maestra en Ciencias sociales. Directora de Comunica Inteligente. Ha sido académica del área de Comunicación Política y Periodismo de varias Universidades en Hermosillo, Sonora.

Correo Electrónico

sandoval.lizette@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *