"El celibato es obligación para servir a Dios", contesta rector de seminario a Tomás Herrera - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo > “El celibato es obligación para servir a Dios”, contesta rector de seminario a Tomás Herrera

“El celibato es obligación para servir a Dios”, contesta rector de seminario a Tomás Herrera

POR Redacción

El rector del seminario mayor de Hermosillo, Daniel Millán Lanz, también compartió en redes sociales su parecer sobre las declaraciones de Tomás Herrera Seco, que compartimos a continuación:

“Estamos en los últimos días del Preseminario (retiro de discernimiento vocacional para los jóvenes que desean entrar al Seminario) y descubro que jóvenes valientes se siguen dejando seducir por el proyecto de la vida sacerdotal, doy gracias a Dios que sigue invitando operarios a su mies. Me tocó compartir la hora santa con estos 18 muchachos en la que los invitaba a poner su vida en manos de Dios, como el joven del Evangelio de Juan en el capítulo 6 que pone sus panes y peces en las manos de Jesús, para que se realice el milagro que El quiere, fue un momento de mucha bendición y gracia de Dios. Doy gracias a Dios por permitirme ser testigo de la maravillosa experiencia del descubrimiento y acompañamiento vocacional.

Pero por otro lado todo el día recibí mensajes y llamadas ante la entrevista, cargada de mentiras y ambigüedades, en Proyecto Puente del Padre Tomás Herrera, en la que afirma, entre otras cosas, que se puede vivir el celibato sacerdotal teniendo relaciones sexuales. Que la relación sexual (genital) puede producir estabilidad independientemente de la pareja. Desde mi conciencia me siento invitado a compartir lo siguiente.;

1.- El celibato sacerdotal en la Iglesia católica romana no es opcional, y claro que se puede vivir cuando permitimos que el amor de Dios seduzca el centro y hasta lo más profundo de nuestro corazón, es un Amor grande que colma todos los anhelos y nos impulsa a compartirlo con los demás. Esto no lo podemos entender sin los ojos de la fe. Para ello son necesarias dos cosas importantes; la relación con Él y la formación permanente. Estoy convencido que se puede vivir, que es posible este estilo de vida.

2.- La relación sexual, realidad bendecida y querida por Dios, no ha de ser un medio para obtener “estabilidad”, no puedo valerme de otro ser humano, con igual dignidad que la mía, amado por Dios, para fines individualistas y egoístas. El ser humano jamás debe ser considerado como un medio para conseguir un fin.

3.- Que necesaria es la formación del corazón, la formación de la conciencia, para vivir de acuerdo a aquello que prometimos, una formación integral, no sólo de conocimientos. Hermanos seminaristas y preseminaristas permitan que el amor de Dios colme su corazón, continúen dispuestos a formar su corazón con los sentimientos del Hijo.

4.- El amor es el ingrediente esencial en la vida del cristiano y cuando es verdadero y profundo lleva consigo consecuencias palpables como la entrega, fidelidad, no hacer daño, buscar el bien, no utilizar, crecimiento, respeto, y verdad. No nos mueve a andar con doble cara o medias tintas, el amor es capaz de hacer posible aquello que parece imposible.

Termino este día de gran contraste pidiéndole a Dios que nos de la gracia de responder a su amor y pidiéndole perdón por los escándalos que podemos causar.

Pueblo de Dios me encomiendo y encomiendo a mis hermanos sacerdotes y seminaristas a sus oraciones porque ¡Vale la pena ser sacerdote!

Dios les bendiga”.

COMENTARIOS

16 Comentarios

  • Josè Santiago Castro Mora dice:

    El amor a Dios lo puede todo. Por amor, se produce la entrega total y generosa de un sacerdote a la causa de Dios y del redil de sus ovejas. Su misión pastoril exige entender que el celibato es un don especial de Dios, fuerza que supera el sufrimiento de un momento en la cruz de su existencia para ofrecer vida por siempre a las ovejas del Señor. El celibato falla cuando se deja de orar, de reconocer el amor de Dios a través de la exigencia de su ministerio sacerdotal para dar el todo por el todo a cambio del amor eterno. Gozar libertinamente de una de las ovejas, es perfilarse hacia el despeñadero, cuando se sabe que no se trata de reprimir ni sublimar un don que Dios le concede pero que necesita permanentemente de la sincera relaciòn con el Dios que le ama y le orienta con su palabra y le fortalece con su pan divino, relaciòn que crece con la oración y la humildad de su ser. Oremos por nuestros sacerdotes, nuestros guías y pastores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS