Justicia para los mexicanos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Justicia para los mexicanos

Justicia para los mexicanos

POR Nelsy Mendoza

“La probabilidad de perder en la lucha no debe disuadirnos de apoyar una causa que creemos que es justa”: Abraham Lincoln (1808-1865), político estadounidense.

México es como el mundo del revés, pero no tan bonito como lo pintaba Chabelo. En nuestro país, los que menos tienen son los que más pagan, los servidores públicos no le sirven al pueblo, pero se sirven de éste y se protegen los derechos humanos de los delincuentes, más no los de las víctimas.

Los ladrones de cuello blanco, caminan a plena luz del día, los ciudadanos viven atemorizados por los que roban sus casas porque saben que, aunque sean aprehendidos volverán a la calle más rápido que cuando entraron. A los violadores los amparan y a sus víctimas las dejan en la indefensión total.

La Cámara de Diputados encubre y protege a los diputados delincuentes (todavía no se sabe si a Tarín, diputado con orden de aprehensión lo dejarán tomar protesta, pero a Godoy, otro diputado que sigue prófugo sí se lo permitieron) y el fuero es el manto bajo el que los legisladores encubren sus corruptelas.

En México si te mueres de hambre y robas comida te meten a la cárcel, pero si eres rico y poderoso, y le robas a la gente que te dio su voto, permaneces en libertad. En México la gente honesta gana poco y los corruptos roban mucho porque “el que no tranza, no avanza”.

México es el país de las injusticias de toda índole. De las deudas no pagadas, de las heridas sin cerrar. Las víctimas van desde niños, mujeres, familias enteras, hasta etnias, ciudades a merced del crimen organizado y el narcotráfico.

Nos han quedado a deber nuestras autoridades, nuestros gobernantes, nuestros jueces, porque han permitido que la corrupción interfiera con su trabajo. No hay valientes que enfrenten la impunidad, el miedo a las represalias, el costo político de decisiones radicales que realmente enderecen el rumbo de este país que cada día, se va más a la chingada.

¿Será que de verdad no podemos cambiar nada? ¿Qué podemos hacer como ciudadanos ante un monstruo que nos consume los sueldos, la esperanza y se alimenta de la apatía de los ciudadanos que cada vez creemos menos en nuestras instituciones?

Definitivamente los problemas son tantos y tan complejos que creo que ni nosotros alcanzamos más que a ver soluciones simplistas algunas veces. Pero creo que lo peor que podemos hacer es acostumbrarnos a la corrupción, impunidad e injusticias cotidianas.

Los ciudadanos debemos continuar cerrándole el paso a estos actos que sólo avergüenzan a nuestro país y a quienes sí somos dignos de llamarnos mexicanos.

Abandera una causa, la que quieras. Mi causa es mi casa, mis hijos, su futuro. Tu aportación no tiene que estar al nivel de un prócer de la patria, pero puede ser algo valioso al alcance de tu mano. No fomentes la corrupción, la injusticia y la impunidad en tu vida diaria. No permitas que eso suceda. Sé valiente y enséñale a las nuevas generaciones que eso es inadmisible. Desde tu propia trinchera, quizás te encuentres con otras personas que busquen lo mismo que tú y que yo.

Yo las he encontrado. Son esas madres de familia que educan a sus hijos, que los reprenden cuando cometen un acto indebido, que los forjan a veces hasta a costa de sí mismas. Yo los he visto, son esas personas que salen de sus casas todos los días, a trabajar, a ganarse el pan con honestidad.

Son los padres que no pierden la esperanza de que sus hijos aparezcan, son esas mujeres que piden equidad de género, son esas familias que perdieron a sus hijos en la guardería ABC, es Daphne que tuvo el valor de denunciar a sus violadores, son las personas atropelladas por las leyes en México y que siguen clamando justicia. No bajemos los brazos. Aunque en México no lo parezca, quizás paso a paso, pacientemente, o a gritos, con valentía, poco a poco estamos cambiando algo y enderezando a este México injusto.

Acerca del autor

Nelsy Mendoza Ramírez es comunicóloga con especialidad en Publicidad y Comunicación Organizacional.

Correo Electrónico

nelsymendoza81@yahoo.com.mx

Twitter

@nmmendoza81

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Joel Anza dice:

    Educacion, educacion y educación para jovenes y para niños! Pero no una educación automata, solo para ser buenos empleados, sino una educación orientada a formar buenos ciudadanos. Esa es la clave, Pero si el gobierno tiene en manos la eduación y al gobierno no le interesa tener ciudadanos criticos y valientes, que hacer??. Pues empezar a actuar como educadores nosotros mismos! Pero no solo quedarnos en eso, de limpiar nuestra calle, el jardin de nuestra colonia o apoyar al asilo de ancianos o al teleton. Tambien se requiere una ciudadania participativa en la democracia, que no espere a que el INE la force a ser funcionario de casilla, que levante la mano para ser miembro de la junta de padres de familia en la escuela de sus hijos, Que lo mismo exija legalidad en su casilla al contar los votos, que en la escuela de sus hijos con la recaudación de fondos, que no piense que estacionarse en linea roja, doble fila o cajones para discapactidos esta bien ‘porque solo son 5 minutos y ademas esta libre y no hay policias’, que no piense que Kino o las playas se pueden usar de basurero, ‘porque al cabo el mar se lleva todo..’ Que no piense que cruzar droga o ilegales a Estados Unidos esta bien porque ‘allá hay demanda’. Que no critique el racismo de Trump, mientras tacha de ‘nacos e indios mugrosos’ a los pocos sobrevivientes de las tribus mexicanas, que siendo burocrata de bajo nivel, agache la cabeza y obedezca todas las ordenes que le dicte el jefe en turno, cual si fuese perro obediente al que le truenan las dedos. En fin, son muchos ‘pequeños cambios’ de actitudes y conciencia en mas de 100 millones de personas, las que se requieren, imposible? No lo creo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS