Entrevistas con padres de familia: medio ciclo escolar – Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Entrevistas con padres de familia: medio ciclo escolar

Entrevistas con padres de familia: medio ciclo escolar

Ely Mc Pherson

Compartir esta nota en redes Sociales

Columna Educar para la vida

Retroalimentar a los padres de familia nunca ha sido una tarea fácil para el docente pues los padres siempre deseamos escuchar buenas noticias de nuestros hijos. Nos es difícil digerir de manera clara cuando necesitan ayuda.

Llegamos al segundo semestre del año escolar, es importante y es el momento de que los padres de familia y docentes tengan un acercamiento para valorar  en que situación escolar se encuentra el alumno en este momento, pues no queremos escuchar por el mes de mayo que nuestro hijo  reprobará el año escolar.

La comunicación siempre se ha dado entre padres de familia y docentes con el fin de una mejora en los resultados que esperamos de cada estudiante. Proporcionar retroalimentación descriptiva de forma continua y oportuna de los alumnos sobre sus logros y dificultades con respecto a los objetivos curriculares, lleva la intención de cerrar la brecha entre su situación actual y los objetivos de aprendizaje que se pretenden alcanzar, así como también obtener una valoración al final de un período de tiempo sobre cierto conocimiento.

Para que la comunicación sea efectiva es necesario que los docentes, padres de familia y alumnos compartan los objetivos de aprendizaje, comprendan y tengan muy claro lo que se va a evaluar, pues todos participan en el proceso de enseñanza – aprendizaje.

Cuando la retroalimentación se da de manera constante y oportuna tiene la finalidad de informar sobre el desempeño, sobre sus áreas de mejora y sobre las actividades a realizar para llegar al conocimiento óptimo para su nivel escolar.

Los padres de familia requieren que la información proporcionada por el docente sobre el aprovechamiento escolar del alumno   sea constructiva, es decir, útil para mejorar el aprendizaje, y que se realice en un clima de respeto, sin afectar su dignidad como persona.

De parte del docente es importante ser claro, preciso y directo en las recomendaciones que se les darán a los padres de familia pues es usual leer o escuchar lo siguiente:

* “El alumno habla mucho”: Los padres de familia entendemos que él no para de hablar en todo el día y por lo anterior no hizo nada, los padres reaccionamos llamándoles la atención y diciéndoles que se pongan a trabajar. Cuando la realidad pudo ser que el niño en determinada actividad durante el día (ya que hacen varias) es cuando estuvo platicando con sus compañeritos.

Ser asertivo en nuestra retroalimentación con los padres de familia nos va a llevar a un aprovechamiento escolar del alumno, a trabajar integrados por un fin en común, a otorgarle al alumno la confianza de que papás y docente estamos trabajando para darle lo mejor.

* “El alumno no trabaja”: En realidad ¿no trabaja? Los padres nos preguntamos ¿en toda la jornada escolar?, ¿en una hora clase en particular? En ocasiones como docentes no somos muy claros o precisos en las retroalimentaciones que damos a los padres de familia, algunos de ellos si logran entenderlas, la mayoría no, hoy en día es muy común que se lleve un diario de tareas o un cuaderno en donde podamos tener una comunicación directa y constante entre padres y maestros, en ese mismo diario  tendemos a escribir de manera generalizada y  los padres de familia se confunden o se molestan cuando el docente le escribe  notas  cortas sin mucha explicación. Pondré un peque ejemplo: “Su niño no trabaja en la clase de matemáticas porque se le dificultan las tablas de multiplicar, es necesario que en casa refuerce la práctica y aprendizaje para que el niño pueda trabajar mejor en clase”. Creo que con el mensaje anterior podemos ser más claros.

Y de parte de los padres es necesario preguntar lo que no entendemos, pero no en los grupos de WhatsApp en donde están todas las mamás del salón de clases porque en la mayoría de las ocasiones no damos una información completa y muchas veces incorrecta.

Es importante preguntarle directamente al maestro, quien está con nuestro hijo durante la jornada escolar, estar en constante comunicación para obtener información clara y que como padre me sea de ayuda.

Y en esa misma comunicación es importante saber los métodos y formas de aprendizaje que tiene el docente o la institución educativa para no confundir al alumno en lo que está aprendiendo.

Tener una buena comunicación entre el triángulo docente, padre de familia y alumno es un trabajo que constante que nos hace seguir trabajando en estrategias que nos lleven a la mejora del rendimiento escolar de nuestros alumnos.

Así que les comparto lo siguiente:

* Fomentar el diálogo y dar seguimiento y respuesta a la brevedad de las dudas que se tienen, dará mayor seguridad a los padres de familia del trabajo en conjunto que se está realizando con el alumno.

* Retomar los objetivos planteados al inicio del ciclo escolar y ver lo que se ha avanzado en el aprendizaje del estudiante nos mostrará que estamos haciendo cada uno de los participantes y que nos falta por hacer.

* Es un buen momento para tomar las medidas necesarias para reforzar el conocimiento.

* Y reforzar la motivación de nuestro alumno siempre será importante.

Ayudemos a los alumnos a que logren sentirse satisfechos por el esfuerzo que hacen.

Acerca del autor

Profesional de la educación presencial y a distancia, tiene estudios de postgrado en educación, docencia, gestión e innovación educativa, consultora educativa y docente.

Correo Electrónico

elymx77@hotmail.com

Twitter

@elymcpherson

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *