Feliz y combativo 2017 - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Feliz y combativo 2017

Feliz y combativo 2017

Compartir esta nota en redes Sociales

Cuando Diego Enrique Osorno viajó a Centro y Sudamérica para investigar y obtener datos que le permitieran escribir el libro “Slim, biografía política del mexicano más rico del mundo” platicó con muchas personas. Entre ellas una le dijo: ¡Pero qué hijo de su gran puta ese al que tú investigas! ¡Mira que hacerse rico a costa de la miseria de ustedes los mexicanos!

Con maldiciones y desprecios, como hijos de la gran puta, son calificados nuestros gobernantes hoy en día. El incremento en el precio de la gasolina anunciado para el uno de enero de 2017, ha provocado que las redes sociales se desborden.

A diputados, senadores, gobernadores, exgobernadores, presidentes municipales, secretarios y al mismo Ejecutivo Federal se les acusa de ser hipócritas, vende patrias, rateros y abusones con la ciudadanía.

No son poca cosa las maldiciones y el rechazo desmedido que se vive contra la clase gobernante, pues el aumento anunciado del 20 por ciento a gasolinas impacta ya la economía familiar; además, no tiene manera de ocultarse.

En tiempos pasados la inflación fue tan alta que al gobierno federal no le quedó de otra, los administradores del dinero cambiaron los pesos por nuevos pesos, bajo ese blindaje los mexicanos sobrevivimos de manera ficticia a la depreciación del peso y el aumento de la pobreza. Situación que a la fecha concentra 40 millones de mexicanos en pobreza y 6 millones en extrema pobreza.

Además de los altibajos del mercado mundial, los motivos de nuestra pobreza son los atracos que nuestros gobernantes y sus amigos, colaboradores, políticos y empresarios -como Slim- han hecho a nuestro patrimonio.

En el sexenio del expresidente Carlos Salinas de Gortari, con el argumento de que los servicios de telefonía eran rotundamente malos, la paraestatal se le vendió a Carlos Slim. Ahora nadie regula la venta de sus servicios, el mismo multimillonario aseguró en entrevista con Osorno, que no tiene ningún remordimiento de acumular miles de millones de dólares mientras la ecuación indica que los mexicanos pagamos los servicios de telefonía a costos altísimos.

En Sonora como en el resto del país, las cosas siguen el camino de los gobiernos priistas, quienes ahora se encuentran en su turno. A simple vista se observa cómo nuestros gobernantes son sólo sombra de los grandes empresarios de la región, ejercen sus funciones “administrando la riqueza de la burguesía” diría un clásico.

La llamada concesión que se licitará para brindar servicios de mantenimiento al alumbrado público en Hermosillo, -no sabemos todavía- se dice que será otorgada legalmente a la empresa SOLA BASIC, empresa en la que acaudalados sonorenses tienen participación.

Durante años los procesos de otorgamiento de bienes y servicios de nuestros recursos como el mar, el agua, la tierra, el aire, la luz, se trabajan con anticipación. Son procesos trabajados y apoyados por legislaturas afines que autorizan leyes y procesos que claramente benefician a particulares. Por ejemplo la concesión de las minas en Sonora y los servicios de televisión, entre otros.

Me parece que las acusaciones de hipócritas, rateros y abusones que se hace contra la clase política tienen su origen en la extrema desigualdad que hay entre los beneficios otorgados a unos y otros. Mientras que los trabajadores reciben ingresos de no más de 90 pesos por día como salario mínimo, los funcionarios son acreedores a salarios y bonos  desproporcionados que representan una bofetada para la ciudadanía. Además de que con sus acciones enriquecen a los más ricos que al parecer no tienen ningún remordimiento, basta ver sus viajes por el mundo.

Los discursos políticos vienen cargados de mensajes que argumentan trabajar en beneficio de los más de 40 millones de pobres. Entonces, ¿por qué la pobreza sigue creciendo? Tal vez es también, porque efectivamente nuestros gobernantes son rateros y se llevan el erario a sus bolsillos.

El 2017 será un año difícil. A nosotros nos queda no renunciar a nuestro derecho de vivir dignamente, vivir sin limosnas ni lambisconerías, pacíficamente el país debe organizarse para bloquear los abusos de la clase gobernante. Abusos como el aumento del 35 por ciento a la a la tarifa del agua en Hermosillo y las multas de tránsito.

En los programas radiofónicos los comentarios de los radioescuchas son de reproche y descalificación hacia quienes aprobaron la Reforma Energética. En medios de comunicación impresos los empresarios agrupados en organizaciones advierten que el incremento a al precio de la gasolina es una medida que disparará todos los precios y servicios que ofrecen. Pero sobre todo en redes sociales la ciudadanía se desborda con notas, comentarios, memes y señalamientos más que duros a los firmantes del Pacto por México.

Si todos tenemos los mismos derechos ¿por qué unos ganan y otros no tienen ni para comer?

Yo creo que el estado debe ser regulador del mercado y provocar crecimiento de la riqueza y bienestar de la población, para ello debe ejercer medidas de control que ni lo vuelvan obeso haciéndose responsable de todo, ni laxo que no intervenga en nada. Cuando un bien que es de la nación, se otorga a particulares para su producción o servicios se debe anteponer el bienestar de las personas que trabajaran en él, y bajo sistemas de intervención no permitir la riqueza desmedida de los propietarios,  porque me queda claro que si alguien se enriquece de manera multimillonaria es porque en alguna parte de la cadena no está cumpliendo con sus obligaciones y tiene un canal de enriquecimiento que mermará en los ciudadanos.

Qué curioso que sean los ciudadanos los que absorben las crisis cuando los políticos dicen que trabajan para su pueblo, José Antonio Meade, secretario de Hacienda, declaró en días pasados que el subsidio a la gasolina era ya insostenible. En realidad lo que es insostenible es mantener a una clase política que no absorbe nada en períodos de crisis.

Los políticos defienden su visión de servicio al país, pero los índices de evaluación internacional los desmienten.

Nos corresponde a nosotros sin lugar a dudas ser agentes participativos de nuestro destino y el de nuestros hijos. Organizarnos para una vida justa es la solución a los atracos. Para este 2017 deseo un feliz y combativo año. Y como dicen que dijo mi general Emiliano Zapata “el que quiera ser águila que vuele y el que quiera ser gusano que se arrastre, nomás que no chille cuando lo aplasten”.

Fuentes: Osorno, D.E. (2015) Slim Biografía política del mexicano más rico del mundo. México D.F.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

4 Comentarios

  • Rodolfo Vela Vela dice:

    En un principio se dijo que Slim le prestaba el nombre a Salinas de Gortari, todo quedó en dudas, la verdad algún dia saldrá a flote. Las redes pueden sacar algo de esta verdad y hacer que el pueblo reaccione contra tan malos gobernantes que hasta ahora ha padecido, los deseche y encuentre mejores substitutos, en menor cantidad y de mejor calidad, lo cual es difícil pero no imposible.

    • María Dolores dice:

      Así es, lo difícil no es imposible. Gracias por tu comentario Rodolfo el reno, jajajajja es broma.

  • Sandra L. Bustamante dice:

    Esa frase de Emiliano Zapata me encanta, algunos adultos haciendose de la vista gorda, la juventud perdida y si nos queda un poco de conciencia, tenemos que luchar y detener a los satrapas enquistados en el gobierno, ahora no solo es la tierra, es todo

  • María Dolores dice:

    Así es Sandra, daremos la batalla por que ya sabemos que las batallas se viven batallando pero también se ganan. Saludos corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *