Luis Alberto Medina: seis años de periodismo, seis años de Proyecto Puente (entrevista con Semanario Nuevo Sonora) - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Sonora > Luis Alberto Medina: seis años de periodismo, seis años de Proyecto Puente (entrevista con Semanario Nuevo Sonora)

Luis Alberto Medina: seis años de periodismo, seis años de Proyecto Puente (entrevista con Semanario Nuevo Sonora)

Redacción

Compartir esta nota en redes Sociales

Por Alan Castro y Feliciano Guirado Moreno (Semanario Nuevo Sonora)

“¿Proyecto Puente sigue siendo aquel proyecto de Luis Alberto Medina o ya es una realidad?”, pregunta el Semanario Nuevo Sonora, el joven periodista se lleva la mano al mentón y reflexiona: “Una realidad exactamente, un puente informativo bien aceitado que ayuda, que le gusta ser parte de las soluciones, y no de las destrucciones”.

En el marco del sexto aniversario de Proyecto Puente, Luis Alberto Medina nos abre las puertas de su oficina para conocer su historia, misma que cuelga sobre las paredes, “¿cuál ha sido tu mayor satisfacción en los primeros seis años?”, indaga el semanario, “cuando ganamos el Premio Nacional de Periodismo”, responde, recalcando que realmente su mayor complacencia es que ese reconocimiento fue compartido y el mérito fue en equipo.

“¿Y el momento más difícil en este tiempo?”, revira el semanario, Luis Alberto reconoce que su salida accidentada de UniRadio, la cual fue incómoda y dolorosa por como se dieron las cosas, “¿cómo se dieron?”, interrumpe el hebdomadario, Medina suspira y por primera vez habla de lo sucedido: “fui inexperto en cómo salir, me fui muy acorralado, ocurrieron cosas que atentaron contra mis valores periodísticos y no supieron entenderme”, confiesa.

En ese mismo renglón, Luis Alberto Medina revela que no supo manejar la situación antes de su salida de la radiodifusora, por lo cual el choque que se dio le dolió bastante y le hizo daño, no obstante, lo hizo crecer y ser mejor persona, periodista y socio. “¿Cómo fue esa transición?” “Excelente, nos fue mejor, se fortaleció el producto, la gente vio que Proyecto Puente es proyecto donde esté, y que también puede ser un buen socio”, asegura.

Luis Alberto llega a un año más de vida agradecido primeramente con Dios, asimismo se siente afortunado de llegar a un aniversario más de Proyecto Puente, pues considera que el regreso a los micrófonos ha valido la pena, ha construido un equipo de profesionales del cual se enorgullece, y sobre todo porque la sociedad sonorense valora su trabajo, pues hay un importante puente de comunicación diario con la ciudadanía.

En ese tenor, Medina expone que ha creado un audiencia muy crítica que muchas veces quiere ver sangre, y aunque la gente es la que conduce y guía Proyecto Puente, no se deja manipular, pues está convencido que hay que hacer periodismo, no anarquismo. “¿Juez o verdugo?”, cuestiona Nuevo Sonora, “Periodista”, contesta Luis Alberto, quien tiene claro que el periodismo es para aluzar a las cucarachas pero no para aplastarlas.

En un sexenio de Proyecto Puente, en datos duros como lo dice el mismo periodista, se han logrado primeros lugares de audiencia, ser de las páginas más visitadas en el estado, buen nivel de ventas como empresa, una marca muy posicionada, pero sobre todo reitera que un gran equipo: “somos una familia, somos una fortaleza periodística, Proyecto Puente no es Luis Alberto Medina, es la comunidad, es un equipo de personas”, enfatiza.

Hablar de los seis años de Proyecto Puente es hablar del padrecismo, “¿le marcaste el paso al Gobierno del Estado?”, sondea el semanario político, un Luis Alberto modesto responde que no le marcaron el paso a nadie, pues aunque su trabajo es aluzar la corrupción el desterrarla le corresponde a la autoridad, lo que sí asegura es que pese a la embestida del poder en su contra, se mantuvo firme haciendo periodismo.

A propósito de la reaparición en entrevista del ex mandatario de Sonora, haciendo un análisis en retrospectiva, Medina no ve al mismo Padrés que cuestionó en su programa a la mitad de su sexenio, considerando que es otro física y emocionalmente, empero, asegura que la esencia sigue siendo la misma, su estilo arrebatado y cerrado, “pensé que la derrota lo había cambiado pero es el mismo, no reconoció ningún error”, agrega sorprendido.

“Guillermo Padrés, ¿perseguido político?”, “No, perseguido penal”, responde de inmediato Luis Alberto, a quien le preocupa que el PAN no termina de separarse de su ex jefe político, pues considera que el partido cayó en el show mediático del otrora gobernador, siendo él mismo el responsable del desfalco y robo a Sonora. “El PAN debe de abortar a Padrés, por salud política, sino Padrés se los va a seguir tragando”, advierte.

En referencia al manejo de la prensa el sexenio pasado, Medina expone que fue muy accidentado, pues al tercer año le quitaron a Jorge Morales el dinero y empezaron a manejar con las patas a los medios de comunicación, empezaron a perseguirlos, a ofenderlos, a intimidarlos, a dividirlos entre buenos y malos, al grado de recibir en su persona ataques de uno de los funcionarios, Javier Alcaraz, los cuales siguen vigentes, asegura.

“Vicente Sagrestano operó cadenas masivas de Whatsapps en mi contra”, acusa. “¿Qué opinas del caso de Jorge Morales?”, preguntó el semanario y el periodista se pone serio, para luego de unos segundos declarar que le parece lamentable que a su amigo se lo haya tragado el padrecismo, pues inclusive desde la cárcel donde actualmente se encuentra, habló con Luis Alberto, a quien le confesó su arrepentimiento de haber entrado a la política y no tener el valor de salir de ella, “no puedo hacer nada por él”, lamenta Medina.

En punto y aparte, Luis Albero Medina ve positivo que a Sonora haya llegado una nueva clase política a gobernar, que impusiera orden, respeto a las instituciones, a las leyes y a los derechos de los ciudadanos, pues el padrecismo se había convertido en un gobierno despótico, que violentaba leyes y quebrantaba el estado de derecho a su antojo, sin embargo, asegura que si este nuevo gobierno llega a esos niveles no dudará en señalarlo.

Por último, Luis Alberto asegura que comenzar a trabajar a las 5:40 de la mañana es una motivación, pues todavía en su trayecto de vida hay muchas ilusiones que quiere cumplir.

En cuanto a Proyecto Puente, asegura que le sigue hacer más camino y renovarse a diario, Medina en la primera entrevista al Nuevo Sonora declaró que regresaba al Estado para ser un periodista incisivo, “¿lo seguirás siendo?”, “Siempre, es parte de mi esencia”, finalizó.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

“Seis años de Proyecto Puente, ¿cómo lo estás celebrando?”

La verdad soy una persona muy creyente, estoy muy agradecido con Dios por cómo estoy celebrando este año de vida, mis 36 años, con una vida muy tranquila, muy en paz, muy afortunado de cómo llega el aniversario de Proyecto Puente, y veo que el regreso ha valido la pena, he construido un equipo muy fuerte del cual estoy muy orgulloso, porque detrás de mí hay personas administrativas y operativas, una estructura académica local, nacional, que nos apoyan, y muy agradecido por cómo valora la sociedad sonorense a Proyecto Puente.

“Sobreviviste a un cambio de radio, ¿cómo fue esa transición?”

“Excelente, nos fue mejor, se fortaleció el producto, la gente vio que Proyecto Puente es proyecto donde esté, y que también puede ser un buen socio. Fue una transición accidentada, yo no la quería así, pero aprendí mucho, y el público lo valoró. Casualmente se dio al mismo tiempo que el cambio de gobierno estatal”.

“¿Cómo has notado la transición del panismo al priismo?”

“Muy positivo, tenía que llegar una nueva clase política al gobierno, un nuevo grupo con ideología política diferente, que impusiera orden, respeto a las instituciones, a las leyes, a los derechos de los ciudadanos, con errores, claro, no hay gobierno perfecto en ninguna parte del mundo.

“El padrecismo se había convertido en un gobierno despótico, la figura que mandaba era un caudillo, que violentaba leyes, quebrantaba el estado de derecho a su antojo, yo celebro que se haya dado la segunda alternancia en Sonora”, expresa.

“También hubo un cambio en la prensa, ningún gobernante estaba acostumbrado a que se le cuestionara y tú rompiste ese paradigma con Guillermo Padrés”.

“Es que ya se había convertido en algo popular, la corrupción en ese momento ya había rebasado todo nivel, todos lo veíamos menos ellos, y tenía que hacerlo. Dice Jorge Ramos que el periodista debe de hacer las preguntas que el ciudadano no puede hacer, y le pregunté con todo respeto, solo que él se salió de control y lo vio como ataque, pero se tenía que hacer, como se tiene que hacer en este gobierno en caso que llegue a esos niveles.

“¿Si llega tú lo señalarías?”, se le cuestiona.

“Se tiene que, sino imagínate, pierde la esencia Proyecto Puente, no ha llegado y nadie quiere que llegue, aparte yo veo un oficio diferente en Claudia Pavlovich, ella está preocupada por el séptimo año y sabe lo que es el ejercicio del poder, sabe que si deja crecer todo, va a tronar y Guillermo Padrés puede ser su nueva caricatura. Yo creo que hay más conciencia de la clase política en turno, o hacen bien las cosas, o la gente no va a perdonar nada, el PRI en 2018 tiene todas para perder, entonces creo que más que ocupados, deben estar preocupados para seguir como van, escribir una historia diferente y corregir lo que hay que corregir.

“¿Qué te pide la gente, tu audiencia, cuando platicas con ellos?”

“Crítica, quieren crítica y a veces sangre, a veces son insaciables, a veces me preocupo porque hemos creado una audiencia crítica que no perdona nada”.

“¿Siempre hay sangre en el programa?”

“A veces hay sangre y apapacho, hay risas, golpes, sangre, música”.

“Cuándo no hay crítica, ¿cómo pasas el día en el programa?”

“Bien, aunque cuando veo que son las 7:30 de la mañana y veo que está muy lento, empiezo a ver cómo genero algo, la gente me lo demanda, la gente conduce Proyecto Puente, son los conductores los radioescuchas, tengo un Whatsapp abierto y un Twitter abierto, ellos me van guiando.

“¿No hay temor porque se pueda sobrepasar, pueda apoderarse más la audiencia y que te manipulen en algún momento?”

“Ya he empezado a detectar eso, por ejemplo, cuando empiezan a pedir renuncias, les digo que se calmen, porque si es así ponemos una bomba y nada funciona. Hay que hacer periodismo, no anarquismo, porque el día que haces anarquismo, nada vale.”

¿Se dan en las redes sociales los famosos carruseles?”

“Sí, ya hay unos amigos de la radio detectados, pero los desactivo, ya cuando veo que empiezan a hacer carruseles contra mí. No permito las ofensas, no permito la vulgaridad, el doble sentido sí, para reírnos, pero sí trato de ser respetuoso con cualquier persona, nunca me meto en la vida privada de las personas, o insultarlas, te conviertes en sensor. En esta nueva época ya cualquiera puede llegar a gobernar un país, como en Estados Unidos un Donald Trump”.

“¿No te preocupa México?”

“Sí me preocupa, estamos frente al fin del poder. Moisés Naím, en su libro lo dice: cómo desde 1989 que se cayó el muro de Berlín, el poder vertical de las grandes potencias ya no es lo que era antes, el poder se ha desmantelado, los gobiernos están cayendo y las grandes marcas, el corporativo, todo lo que gobernaba el mundo se desmanteló, por el internet, las redes sociales, y se hizo un riesgo, y Trump viene a ser la culminación de ese ciclo, en donde una persona diferente, que sabe canalizar a los ciudadanos, que tiene ideas y un proyecto, sí puede ganarle al PRI o al PAN.

“Guillermo Padrés ya se entregó, ¿qué esta pasando con el PAN en Sonora?”

“Me preocupa, no termina de separarse Padrés del PAN, se emocionaron porque salió después de un año a dar la cara y lo vieron en la tele, el PAN cayó en el show mediático de Guillermo Padrés, a mí me duele como persona, pero como político y como ex gobernador es responsable, como ex jefe de la clase política en turno del desfalco y del robo a Sonora. El PAN debe de abortar a Padrés, por salud política, sino Padrés se los va a seguir tragando, Padrés representa lo malo de la política, equiparan a Padrés con Duarte, discúlpame, hace cuatro años estamos peleando con Padrés, desde la violación del estado de derecho, lo de Gisela Peraza, esto no es nuevo, me preocupa que nadie entienda eso”.

¿Cómo piensas que se manejó la prensa el sexenio pasado?”

“Muy accidentada, se les acabó el dinero y se les acabó el poder, al tercer año le quitan a Jorge Morales el dinero y empieza a manejarlo Javier Alcaraz, Carlos Tapia y Roberto Romero, empezaron a manejar con las patas la relación con la prensa, empezaron a perseguirla, a ofenderla, a intimidarla, a dividir entre buenos y malos, fue muy accidentado, hasta ahorita no se ha repetido eso”.

“¿Sufriste ataques de Javier Alcaraz?”

“Y todavía, Javier Alcaraz y Vicente Sagrestano manejan una red de troles al servicio de Guillermo Padrés. Sagrestano operó cadenas masivas de Whatsapp en mi contra, en una transición que tuve. Él y Javier Alcaraz son personas perversas, malas de corazón que disfrutaron lo que pasó en el padrecismo, junto con Enrique Montejano y Jorge Morales, el cual fue parte de esa pandilla de políticos”.

“¿Qué tanto funciona ese tipo de estrategias en política?”

Es lo peor que puede hacer el político, es un manual para perder elecciones, el gobierno de Padrés y compañía, creyeron que el poder es para siempre, el poder es efímero, creen que es para siempre, el alcalde se ve gobernador, el gobernador se ve presidente, el presidente se ve embajador en la ONU y luego no entienden que el poder es pasajero”.

“¿En estos gobiernos no se pueden contagiar de esa enfermedad en un momento dado?”

“Si no leen bien lo que están viendo, si se llena el pavlovichismo de un grupo de amigos que repiten la fórmula, ¡aguas! pero la película está muy clara, yo creo que sí hay que tener mucha conciencia de qué es lo que está ocurriendo, ellos tienen la decisión, o seguir cómo van o voltear hacia atrás y decir que hay que ser abiertos a la crítica.

“¿Qué opinas del caso de Jorge Morales?”

“Muy lamentable, imagínate, yo trabajé con él mucho tiempo en El Imparcial, es una persona que se tragó el padrecismo, como Padrés se ha tragado al PAN. Se creyó las mentiras de Padrés, él estaba convencido, él me habló después desde la cárcel y me dijo: “tenías razón, me equivoqué, no debí haber entrado a la política, debí de haberme salido pero no tuve los pantalones, pero pues ya era tarde”. Y sí es mi amigo, yo nunca lo voy a negar, pero no puedo hacer nada por él, pertenece a un grupo responsable de los atropellos a Sonora”.

“¿Crees en la justicia y que el padrecismo obtendrá lo que merece?”

“Mira, el que lo hayan capturado ya es un avance, me preocuparía si lo dejan libre, yo no tengo nada contra Guillermo Padrés, mis respetos como persona, pero como gobernante fue de lo peor, como gobernante no entendió el poder, falta de oficio, él y su gente son caníbales de la política, y no lo siguen reconociendo, es lo peor del caso. Es increíble que aun en la agonía política y en el ocaso, no lo entienda.

“¿Juez o verdugo?”

“Periodista, lo que pasa es que muchas veces los periodistas nos tenemos que vigilar porque podemos pasar esa raya, he aprendido a no pasarla y he cometido errores, el periodismo es como Ryszard Kapuściński lo dice, aluza las cucarachas pero no las aplasta. Parafraseando podemos decir que el periodista es para aluzar la corrupción, pero no podemos hacer nada”.

“¿Qué le recomiendas al joven periodista que va empezando?”

“Empezar desde abajo, ser muy humano, esta profesión, como dice Kapuściński, no es para cínicos, se necesita esa dosis de sensibilidad, de prepararte mucho, yo recuerdo que decían que el médico era el único que se debería de actualizar, el periodista también”.

“¿Cuál ha sido tu mayor satisfacción en los primero seis años de Proyecto Puente?”

“Cuando ganamos el Premio Nacional de Periodismo, ahí fue como una certificación nacional, porque lo ganamos en equipo, porque fue el método que me traje de la Ciudad de México y funcionó, haber conducido un equipo de profesionales, fue decir el periodismo sí sirve y que te reconozcan en el país, es mi mayor mérito para decir sí funcionamos, hablando en plural, mi mayor satisfacción es que es compartido y no solo mío”.

“¿Y el momento mas difícil en este tiempo?”

“El enfrentamiento con el padrecismo y la salida accidentada de UniRadio, fue muy incómodo, me dolió mucho cómo se dieron las cosas”.

“¿Cómo se dieron?”

“Yo no quería terminar así, yo fui inexperto en cómo salir, me fui muy acorralado, ocurrieron cosas que atentaron contra mis valores periodísticos y no supieron entenderme, yo no supe cómo manejar esa situación antes de que saliera y el choque que se dio me dolió mucho, porque nos hicimos daño, de mi parte involuntariamente. Me dolió, pero eso me hizo crecer, sé qué hacer y qué no hacer, aprendí de relaciones empresariales, y eso me ha hecho también mejor socio, mejor persona, mejor periodista, aprendes del error. Toño Ramos es un extraordinario socio, nos han tratado muy bien, nos han dado un lugar de pares”.

“¿Proyecto Puente en Sonora para rato o hay miras de emigrar a otro horizonte?”

“Pues por lo pronto en Sonora, creo que la marca está muy posicionada, el noticiero, la gente y los clientes, la página es una de las más visitadas a nivel estatal, el noticiero es de impacto nacional, creo que nos queda mucho tiempo todavía”.

“¿No te seduce el poder irte a la selva de asfalto otra vez?”

“No, a Ciudad de México no, me han dicho que en cualquier momento me voy a devolver para allá pero la verdad no me iría, sí me iría a Phoenix o Los Ángeles, pero a futuro, te estoy hablando a muchos años más”.

“A propósito de la reaparición en una entrevista de Guillermo Padrés, haciendo un análisis en retrospectiva, ¿es el mismo Padrés que entrevistaste en Proyecto Puente?”

“No, Guillermo Padrés vive su agonía política, vive un ocaso. Es otro Guillermo Padrés física y emocionalmente, pero la esencia es la misma, es su estilo, arrebatado, cerrado, la esencia de Guillermo Padrés sigue siendo la misma, pensé que la derrota lo había cambiado pero es el mismo, no reconoció ningún error increíblemente”.

“Hablar de los seis años de Proyecto Puente es hablar del padrecismo, ¿le marcaste el paso al gobierno del Estado?”

“No, la agenda se trabaja con mucha responsabilidad, más bien nos tomaron en serio, pero no marcamos el paso a nadie, no tenemos ese poder, somos periodistas nada más, alumbramos la corrupción, no la podemos desterrar, eso le compete a la autoridad”.

“¿Proyecto Puente sería lo que es hoy, si no hubiera existido un Guillermo Padrés gobernando Sonora?”

“No sé, porque dentro de todo fueron tolerantes, me mantuve, lo que sí es que me sacaron de Radio Sonora, me sacaron de Telemax, sí fue una embestida del poder, pero que no llegó al exilio, hay que decirlo, ¿para qué hacerse la víctima?”

“Guillermo Padrés, ¿perseguido político?”

No, perseguido penal, con toda la extensión de la palabra, están fundamentadas las acciones penales en su contra”.

“Un sexenio de Proyecto Puente, datos duros como dices…”

“Primeros lugares de audiencia, no quiero ser el que lo diga pero los estudios ahí están, de las páginas más visitadas del estado, el nivel de venta para mantenernos como empresa, marca muy posicionada, un gran equipo, somos una familia, somos una fortaleza periodística, Proyecto Puente no es Luis Alberto Medina, es la comunidad, es un equipo de personas.

“¿Proyecto Puente sigue siendo aquel proyecto de Luis Alberto o ya es una realidad?”

“Una realidad exactamente, un puente informativo bien aceitado que ayuda, que le gusta ser parte de las soluciones, no de las destrucciones”.

“Entiendo que el puente es informativo, ¿pero qué tan importante ha sido el puente con la ciudadanía?”

“Muy bueno, la escuchamos siempre, en redes sociales, en editoriales, consejos ciudadanos, la verdad que es una conexión diaria con el ciudadano”.

“¿Cómo es el día de Luis Alberto Medina?”

“Ajetreado, pesado, pero ya me acostumbré, empiezo desde las 5:40 a trabajar, hasta las 10 de la noche, pero me doy tiempo para todo, me alimento bien, me ejercito y estoy muy bien la verdad”.

“¿En qué crees, qué te ilusiona y qué te motiva?”

“Creo mucho en Dios como transformador y creador, hacedor de todo, como la base de todo. Me ilusiona mucho una familia, me ilusiona mucho ser padre, es mi sueño. Y me motiva estar bien, me motiva el trabajo, los compañeros, me motiva estar vivo”.

“¿Qué sigue para Proyecto Puente?”

“Seguir haciendo el camino y diario estar renovando, sigue mantener los pies en la tierra, esto es día a día, estar atento a las señales, innovar siempre. Estamos preparados y educados para la competencia”.

“En la primera entrevista que te hicimos dijiste que serías un periodista incisivo, ¿lo seguirás siendo?”

“Siempre, es parte de mi esencia, pero abierto a reconocer cuando se hacen las cosas bien”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *