Crónica: Plácido Domingo triunfó en su primera vez cantándole a Sonora - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Sonora > Crónica: Plácido Domingo triunfó en su primera vez cantándole a Sonora

Crónica: Plácido Domingo triunfó en su primera vez cantándole a Sonora

POR Marlene Valero

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La noche del martes fue mágica en el Estadio Sonora, donde las melodías y las entonaciones erizaban la piel de los espectadores; y las canciones llegaban a lo profundo del corazón.

Fue a las 20:30 horas, cuando al son de la ópera “La forza del destino” de Giuseppe Verdi, la Orquesta Filarmónica de Sonora dio pie al reconocido cantante Plácido Domingo y a su repertorio con el sonorense Arturo Chacón, Ana María Martínez y Plácido Domingo Jr., bajo la dirección de Jordi Bernácer.

A pesar de que el concierto inició 30 minutos después de la hora acordada, cientos de butacas y lugares aún se veían vacíos; sin embargo, los sonorenses, atorados en el tráfico del bulevar Colosio, llegaban mientras transcurría el evento, para llenarlo en un 95%.

De acuerdo con datos oficiales, fueron más de 22 mil personas las que presenciaron las grandes interpretaciones de “Me llamabas Rafeilillo”, “Amor, amor de mi vida”, “Calle el Labio”, entre otras.

Plácido Domingo, vestido de traje negro y camisa blanca maravillaba a todos los presentes con sólo separar sus labios, a quienes agradecía con un gesto en su mano, apreciar las entonaciones que de él salían.

Por su parte, el prodigioso sonorense Arturo Chacón, no se quedó atrás. Vestía también de traje negro y camisa blanca, pero con su voz, transportaba a los espectadores a aquellos exclusivos lugares donde sólo se escucha ópera.

El tenor sonorense fue ovacionado en todas sus intervenciones: cuando cantaba solo o al lado de su mentor, su maestro, Plácido Domingo.

La soprano Ana María Martínez parecía una diosa de la música con su largo vestido color azul con diamantes. Su voz, como cantos de ángeles.

Sin olvidar tampoco a Jordi Bernácer, quien agitaba la batuta con tanta avidez y pasión, para guiar a los más de 100 músicos en el escenario; para coordinar a los violines, chelos, flautas, tambores y arpas, que componen la Orquesta Filarmónica de Sonora.

Al son de Juan Gabriel y el mariachi

El público prendió su ánimo cuando Arturo Chacón interpretó la canción “Amor Eterno”, del fallecido cantautor Juan Gabriel.

 

 

Pero, al finalizar el repertorio oficial, subió un grupo de Mariachi y tanto Arturo, como Plácido, vestidos de charros, comenzaron a entonar canciones como “El Son de la Negra”, El Rey”, “Paloma Querida”, “Se me olvidó otra vez”, “Juan Charrasqueado”, “Bésame Mucho”, entre otras.

De igual manera recordaron el aniversario 74 de la Universidad de Sonora, máxima casa de estudios en el estado, a la que le dedicaron Las Mañanitas.

Los asistentes entonaban las canciones más populares que las italianas o españolas que los tenores y la soprano habían cantado minutos antes.

Se podía observar en todo el estadio, cómo las luces, en manos del público, se movían al ritmo de la música.

 

Le cantan a Sonora Querida

Plácido Domingo agradeció a la gobernadora Claudia Pavlovich por hacer posible este concierto en Sonora.

Dijo que de tantos lugares en donde ha cantado, siente un enorme placer de estar por primera vez en Hermosillo.

“Estamos en un gran debut. Después de tantos años, pareciera que no queda ningún lugar donde no he cantado, pero afortunadamente, me faltaba el estado de Sonora y aquí en Hermosillo”, manifestó.

 

 

De igual manera, Arturo Chacón declaró que esa será una noche que jamás olvidará, por estar de nuevo en su tierra, haciendo lo que más le gusta, al lado de su maestro, Plácido Domingo.

“Es un honor estar frente a ustedes, en mi tierra. Y estar aquí al lado de un gran maestro, que es Plácido Domingo”, expresó.

Por eso, en la última canción que entonaron, le cantaron a Sonora, a la tierra, a la gente, con el sentimiento a flor de piel y con la pasión con la que se entregan al escenario: cantaron Sonora Querida.

El público se puso de pie y cantó con ellos “Sonora querida, tierra consentida de dicha y placer”.

Los músicos, recibieron de los miembros de comunidades indígenas, a quienes se les construirá un albergue para niños en el Poblado Miguel Alemán, grandes ramos de flores para reconocer su talento.

 

 

Gran convocatoria de personalidades

Ciudadanos, políticos, funcionarios, estudiantes, al igual que personas del medio artístico y miembros de alguna etnia, asistieron a este gran concierto de música clásica, único en la historia de Sonora.

La gobernadora Claudia Pavlovich estuvo acompañada de su esposo, su madre y sus hijas. A su lado, también se encontraba Manlio Fabio Beltrones, acompañado de su esposa.

Asistieron la mayoría de los funcionarios estatales de alto nivel, como secretarios de Estado y directores de instituciones; diputados locales y federales.

También estuvo presente el alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio Acosta.

De igual manera, el gremio empresarial acudió a esta convocatoria, como Servando Carbajal, entre otros.

Uno de los artistas que más llamó la atención de los presentes, fue el actor  Sergio Goyri, quien afirmó que admira a Plácido Domingo y le gusta visitar Sonora, como lo ha hecho ya en otras ocasiones.

Asistieron también alumnos de escuelas de música y educación media y media superior de diferentes municipios.

Cabe mencionar que también asistieron algunos exfuncionarios de la administración anterior, como Javier Tapia Camou, quien fue titular de la Comisión de Fomento al Turismo y Oscar Téllez Leyva, de la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable (Cedes).

 

Cena para invitados especiales

Bajo una infraestructura armada, con sillas y mesas, se organizó un banquete para los invitados especiales que pagaron el boleto de precio más elevado, que llegó a los 5 mil 730 pesos.

Estas personas, entre ellos funcionarios, diputados y empresarios, portaban pulseras para identificar que en la compra de su boleto, adquirieron este servicio para después del concierto.

El lugar para el banquete se instaló en las afueras del Estadio Sonora. Algunas mujeres y personas de la tercera edad eran llevadas en pequeños vehículos para que la distancia fuera más corta.

También se incluiría un pequeño convivió con los tenores, sopranos y músicos, que galardonaron el concierto ante miles de personas.

 

This slideshow requires JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *