Freír peces gordos (azules y rojos) en Sonora - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Freír peces gordos (azules y rojos) en Sonora

Freír peces gordos (azules y rojos) en Sonora

POR Luis Alberto Medina

Robert Klitgaard, experto internacional con experiencia en 26 países en el tema del combate a la corrupción, vino y lo dijo a Sonora, en medio del proceso electoral: La única forma de tener éxito en el combate a la corrupción es identificar sistemas vulnerables al problema, estimular buenas prácticas y “freír peces gordos”.

En Sonora se ha dado sólo el tercer paso: ir tras los peces gordos azules. A quien le preguntes en la calle o cualquier sector está favor de la persecución contra los padrecistas. Sólo ellos y panistas, no. Pero la gente sí quiere rendición de cuentas contra los corruptos. Sólo que el Estado se ha enfocado en llevar una campaña de corrupción contra la oposición, (ganada a pulso y que debió haber ejecutado el panismo hace siete años), pero ahí se ha quedado el tema. El combate a la corrupción es sólo contra el pasado, aún.

Al terminar la semana de la “Transparencia contra la Corrupción” de la Universidad Kino, las reflexiones que me quedan son volver a tomar las recomendaciones del doctor Klitgaard, invitado por Guillermo Noriega y Marcos Paz. La gobernadora Claudia Pavlovich se reunió con él en el proceso electoral y siendo mandataria electa. Pero se ha tomado sólo una parte de las recomendaciones.

Puntos débiles

“Hay sistemas que son vulnerables a la corrupción, si estamos en California o estamos en México. Si buscamos porque hay un país que tenga más corrupción que otro, la primera aproximación no es de cultura, ética o religión, sino sistemas que son vulnerables”, nos dijo Klitgaard en su momento. Se refería a las leyes o marcos legales que hacen funcionar a una sociedad. Un ejemplo que ponía es el proceso de contratación en los puestos públicos: ¿Sabe usted cómo se dieron los puestos en los actuales gobiernos? La dinámica de apoyos políticos, pago de favores, perfiles no aptos en puestos, está presente. Muchos otros están pos sus capacidades. Pero los que llegaron por favores obedecerán a la lógica del deber de un puesto que, comúnmente, se mueven y hacen lo que el jefe les ordene, aunque afecte a los ciudadanos. Se olvida que se les paga con recursos públicos.

Estimular lo bueno

¿Y las buenas prácticas, ciudadanas o en el servicio público, no importan? No hemos visto una campaña que haga énfasis en innovadoras prácticas contra la corrupción. La estrategia de “Rolemos lo bueno”, de la Gobernadora en redes sociales, la cual resalta las buenas experiencias y cosas positiva es excelente, pero no se ha creado una campaña de buenas prácticas contra la corrupción. María Amparo Casar, autora del libro “Anatomía contra la corrupción”, propone combatir las pequeñas actividades que la provocan: Desde la extorsión del policía al ciudadano, los trámites de licencias, demandas laborales, y cualquier proceso que degenere el servicio público.

¿Por qué no se ha hecho una campaña que premie las buenas prácticas para combatir la corrupción? Empezando por denunciarla.

El pez gordo multicolor

“Todas las campañas exitosas de ciudades, ministerios y países que he estudiado tienen el principio del pez gordo. Al inicio de la campaña la gente ha escuchado todas las palabras finas y discursos elegantes no lo creen: lo que quieren ver es alguien que caiga y se fría. Pero no un pequeño pez como un policía, sino alguien importante y que uno o dos sean del partido en el poder, para que la gente no confunda la campaña contra la corrupción, con la campaña contra la oposición. Todos los casos exitosos tienen al principio al pez gordo o dos o tres, pero de ahí mueven a la prevención, mejoras de sistemas, pasión popular y de la clase negociante para dar transparencia y rendición de cuentas”, nos dijo Klitgaard en Proyecto Puente.

Si en el Palacio de Gobierno no le tiembla la mano, como fue en el caso del ex sub secretario de Gobierno, Natanael Guerrero, y continúan sacudiendo a los malos funcionarios, seguirán la ruta correcta. Si, de lo contrario, se detienen y perdonan a funcionarios por ser cercanos a la Gobernadora, estaremos en la repetición de malas prácticas. Pero hasta hoy es todo lo contrario: poner orden y disciplina.

Vamos a entrar al segundo año de gobierno, y cada vez que se dan noticias sobre cateos a propiedades de Guillermo Padrés o algo legal que lo relacione, la gente cuestiona cuándo caerá. Cualquier encuesta de opinión no cree que vaya a ver un castigo al exmandatario. Al estar en la PGR, su caso, desde hace más de tres años, la dependencia federal no ha ni siquiera informado de cómo va. ¿Cuál es el siguiente pez gordo azul que atraparán?

Luis Alberto Medina es periodista; director de Proyecto Puente, en Radio Fórmula Sonora; Premio Nacional de Periodismo 2014; colaborador de Denise Maerker, columnista en periódico El imparcial y coordinador de la Licenciatura de Periodismo en la Universidad Kino. @elalbertomedina

Columna tomada de periódico El Imparcial.

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en Internet. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denisse Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *