No hay salud, sin salud mental - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > No hay salud, sin salud mental

No hay salud, sin salud mental

POR Sergio Oliver

 

Poco a poco, a veces de manera acelerada, los observatorios mundiales de la salud van aceptando lo que hemos venido señalando a través de reportes de investigación, avaladas con agrupaciones profesionales, que no hay progreso económico sin salud mental. Y es que la enfermedad mental ya toco las puertas del Foro Económico Mundial, dejando ver que este problema, a menudo olvidado y desatendido en la mayor parte de los sistemas sanitarios, puede llegar a arrastrar consigo, además del sufrimiento de millones de afectados, nada menos que 16 billones de dólares en las próximas dos décadas, lo que equivale al 1,3% del PIB mundial.

El informe, realizado por el Foro Económico Mundial  junto con la Facultad de Salud Pública de Harvard, ha analizado, por primera vez en la historia, el impacto económico de las cinco enfermedades crónicas más frecuentes: el cáncer, la diabetes, los trastornos cardiovasculares, las enfermedades respiratorias y los trastornos mentales, y ha estimado su carga económica para los próximos 20 años. Consideradas globalmente, estas enfermedades crónicas supondrán un coste acumulado mundial de 47 billones de dólares durante el periodo comprendido entre el año 2011 y el 2030, siendo los trastornos mentales los responsables de más del tercio de este gasto económico.

Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había advertido que los trastornos mentales suponen la principal causa de discapacidad, situando a la depresión como el trastorno más incapacitante, por encima de cualquier dolencia física, este informe del Foro Económico Mundial llega a determinar un gasto para la economía mundial de 6 billones de dólares.

Si se tiene en cuenta que las personas con trastorno mental presentan una probabilidad mayor para desarrollar a su vez otros tipos de patologías crónicas, el costo verdadero de los trastornos mentales puede ser incluso superior. A este respecto, los autores del informe señalan que a pesar del peso que tiene la enfermedad mental, paradójicamente “es frecuentemente olvidada de las listas de enfermedades crónicas”.

Afortunadamente existen líderes muy preocupados tal y como ha advertido el profesor Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, que señala “la necesidad de actuar de manera inmediata es crítica para el futuro de la economía mundial”.

“Hasta ahora éramos incapaces de imaginar lo que la OMS definía y alertaba como “los mayores asesinos mundiales“.  “Las cifras señalan que las enfermedades crónicas tienen el potencial no sólo de quebrar a los sistemas sanitarios, sino también poner el freno a la economía global”.

Ante tales manifestaciones de preocupación por estas patologías se pone de manifiesto que los gobiernos, y especialmente aquí en Sonora, reflexionemos  muy seriamente en la preparación del presupuesto para el 2017  la canalización de recursos suficientes para la identificación de los factores de riesgo y de protección que subyace al trastorno mental, mejorar las estrategias de prevención y de intervención temprana en este campo, como la propuesta de psicólogos en las escuelas avalada por la ley de educación, aumentar la concientización social a través del Consejo Estatal contra las Adicciones, reforzar los recursos humanos y físicos destinados a la atención de estas patologías como el hecho de la construcción de un nuevo hospital psiquiátrico (promesa de campaña) a la altura de países preocupados por estas enfermedades, implementar servicios basados en la evidencia científica, y rediseñar de manera urgente los sistemas sanitarios en general para incorporar los trastornos mentales al resto de enfermedades crónicas e integrar definitivamente la enfermedad física y mental, tanto en la investigación, como en la formación, intervención y prevención de la salud.

Finalmente, el texto presentado por el  Foro Económico Mundial nos da un fuerte recordatorio que vivimos en una época distinta, y que las dinámicas sociales han cambiado, que el modelo familiar tradicional se transformó, que la tecnología es la fuente de aprendizaje de nuestros hijos y que las preocupaciones por nuestro futuro económico y político están haciendo mucho daño en toda la sociedad pero especialmente en los sectores más empobrecidos.

Como conclusión y como mensaje a la actual administración liderada por la Gobernadora Claudia Pavlovich:  “Sería ilógico e irresponsable atender al crecimiento económico y al mismo tiempo ignorar la salud mental. Las intervenciones o no en este campo, tienen un costo económico indudable. Pero la falta de respuesta supondrá un costo más elevado todavía”.

 

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación UNAM-Unison. paecoliver@gmail.com

 

Acerca del autor

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación, UNAM-Unison y presidente de la Asociación Sonorense de Psicología Aplicada A.C. (ASPA). FB. Psic. Sergio Oliver

Correo Electrónico

paecoliver@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *