Emboscada al magisterio - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Emboscada al magisterio

Emboscada al magisterio

Compartir esta nota en redes Sociales

Mi  primera lectura  relacionada con las atrocidades del gobierno mexicano fue La noche de Tlatelolco, de la escritora Elena Poniatowska. Siendo adolescente repasé los testimonios de la mayor masacre realizada por el ejército y la policía mexicana.

48 años después, la repetición de la cruel e inhumana historia sucede tal cual. Las difíciles negociaciones que el gobierno federal tiene con los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la CNTE, anuncian una emboscada política…

Y la muerte de estudiantes de la Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, entre otros hechos, es una muestra del destino que tienen quienes se oponen a las injusticias del régimen gubernamental en nuestro país.

El gobierno de Enrique Peña Nieto a pesar del arrepentimiento y su reciente petición de perdón, ha sido desastroso para los derechos humanos, y en general para toda la administración de justicia.

Después de un paréntesis de 12 años de gobiernos panistas, vivimos un reencuentro con el auténtico Partido Revolucionario Institucional en la presidencia, ese partido que con Gustavo Díaz Ordaz en el poder masacró a los estudiantes en octubre de 1968.

Los operativos políticos para encausar los planes de gobierno comprenden alianzas, y así como otras agrupaciones, en México el SNTE ha sido bastión del Revolucionario Institucional. Durante décadas esta alianza sostuvo dirigentes corruptos y ambiciosos que, lejos de beneficiar la educación en nuestro país, convirtieron el servicio magisterial en prebendas al mejor postor. El SNTE ha sido comparsa de los gobiernos en todos los abusos hacia el magisterio.

A 37 años de su formación como grupo disidente del SNTE, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación enfrenta la batalla más larga de su historia, con dos frentes por vencer, y en pleno derecho de defensa, enfrenta a dos enemigos, por un lado el SNTE y por otro lado el gobierno federal.

La CNTE ha avanzado en condiciones adversas, tanto, que ni por descuido imaginábamos su fuerza. Y a pesar de los errores, ya formar parte del sendero de la historia en la defensa de los derechos humanos, porque son derechos humanos el derecho al trabajo digno y el derecho a la educación.

Contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación me parece que se prepara una emboscada por parte del gobierno federal, acciones que después dirán, responden al llamado de la sociedad.

Las reuniones de Aurelio Nuño, secretario de Educación, con el SNTE y con la Conferencia Nacional de Gobernadores; las declaraciones del presidente nacional de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther y del secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, así como del dirigente de la Concamin, Manuel Herrera Vega y de Ruy Rendón Leal, arzobispo de Hermosillo, entre otros clérigos, son muestra de colaboración de grupos organizados institucionales, que así como en 1968, señalan hoy ante el conflicto magisterial, grandes molestias sociales.

En todos los casos, las participaciones de estos grupos exponen daños a terceros por parte de las movilizaciones magisteriales, y en todos los casos solicitan al gobierno acciones firmes y fuertes  que resuelvan el conflicto y que dejen de perjudicar a la economía nacional y a la sociedad.

Sí, la toma de vías de comunicación, una de las más fuertes acciones de rechazo a la reforma educativa sin duda afecta la economía de los lugareños. Razón por la que el gobierno federal debe acelerar el proceso de negociación entre las partes en conflicto.

La actividad económica debe de ser considerada como prioritaria en todo momento en una sociedad, pero no sólo para los empresarios, también para la clase trabajadora, para todos los habitantes.

Los dirigentes de organizaciones empresariales y clericales, quienes señalan el perjuicio de las acciones de la lucha magisterial, se observan sesgados en sus juicios e intervenciones, estos, no levantan su voz por las desapariciones forzadas y los feminicidios. No plantean peticiones en defensa del secuestro de hombres y mujeres a manos del narcotráfico. Trabajadoras y trabajadores que ya no irán a los centros de trabajo.

Debilitar la lucha magisterial es el objetivo, y el gobierno federal trabaja con más fuerza y con todos sus aliados, en los medios de comunicación la consigna es la misma: resolución ya, resolución a los hechos que han llegado demasiado lejos por grupos facciosos.

Debilitar al magisterio también con persecución política, llevando a la cárcel a líderes magisteriales acusándolos de robo y lavado de dinero. Cosa más absurda.

En mi opinión el gobierno federal emanado de las filas priistas ni tiene la capacidad de negociación ni quiere negociar dignamente en beneficio de los trabajadores de la educación, de lo contrario, por qué después de tres años de promulgada la reforma educativa, no hay avances en la negociación.

O tal vez en la presidencia de la República, quienes ahí laboran padecen el efecto Dunning-Kruger, estudiado en la Universidad de Cornell N.Y., en el que la persona cree que sabe más de lo que sabe, y que es una relación de estupidez y vanidad porque en realidad tienen escaso nivel intelectual y cultural, y tal vez entre esa estupidez y vanidad creen que hacen las cosas bien y hasta se las festejan.

En 1968, después de un largo conflicto estudiantil en defensa de la educación pública y la autonomía universitaria, desaparecieron decenas de estudiantes a manos del ejército nacional, en esa ocasión fue Elena Poniatowska quien retomó la historia testimonial de los participantes.

En 2016 se encuentran desaparecidos miles de hombres y mujeres, se dice que es el narcotráfico el que los secuestra o tal vez los asesina, entre ellos, están 43 estudiantes normalistas víctimas de atrocidades como el desmembramiento y la incineración de sus cuerpos. Nosotros gracias a las redes sociales somos en parte testigos oculares de los hechos, nos toca retomar la historia.

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales. Contacto: mariadolores_tepezano@hotmail.com

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *