Vecinos organizados: la solución - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Vecinos organizados: la solución

Vecinos organizados: la solución

Compartir esta nota en redes Sociales

La inseguridad sigue siendo el tema de la semana en nuestra ciudad. Los días pasan y el tema permanece. Difícil situación la que viven las autoridades municipales al enfrentar a vecinos organizados que convocan a la ciudadanía a armase para autodefenderse de la delincuencia. Mala idea en mi opinión.

Las autodefensas como tal, bajo esta designación, aparecieron a principios del 2013. Iniciaron en los estados de Michoacán, Guerrero y Jalisco, territorios donde el crimen organizado rebasó a las autoridades judiciales, y en voz Anabel Hernández, periodista de la revista Proceso “Entidades donde el crimen organizado penetró en los órganos gubernamentales”, dejando en estado de indefensión a las poblaciones mencionadas.

Ante tales circunstancias la población michoacana, guerrerense y oaxaqueña  decidió autoprotegerse del crimen teniendo en sus hogares pequeñas armas permitidas por la Sedena. Decidieron protegerse de los secuestros, del derecho de piso, de los asaltos, de las extorsiones, de la tortura y del robo y asesinato de sus hijas e hijos. El pan nuestro de cada día.

Los resultados fueron positivos al principio. Las autodefensas empezaron a agarrar a los delincuentes y los entregaban a la policía. Con el tiempo fueron evidenciando en los hechos lo que Anabel Hernández cita en su libro Los señores del narco, “miembros de la seguridad en los estados estaban perfectamente coordinados con los delincuentes para que el negocio ilícito de las drogas, secuestro y extorción se desarrollara con los menores contratiempos”.

Sin embargo, según el gobierno federal poco a poco el armamento que usaban las autodefensas fue subiendo de calibre, razón por la que solicitaron el desarme y la deposición, y convocaron a formar lo que hoy se conoce como fuerzas o guardias rurales, quienes trabajan actualmente bajo la supervisión de los gobiernos tanto federal como estatal.

Al igual que en Michoacán, Guerreo, Oaxaca y muchos otros estados de la República la delincuencia es un “foco rojo”.

La delincuencia como la honradez no es mayor ni es menor, no se debe visualizar con mayor o menor grado, como argumentan las autoridades municipales.

Para una familia de trabajadores con salario mínimo, que un “ratero” entre a su casa y los despoje de su televisión, cobijas, radio, ropa, y cooler, por ejemplo, es un robo muy grande, por el esfuerzo que han realizado para  obtener sus bienes, algunos objetos -incluso- comprados a crédito; esto sin contar con que la televisión y el radio pueden ser su único medio de información y entretenimiento que tengan.

En Hermosillo, desde hace años, son cientos de vecinos en las colonias, los que se han visto obligados a organizase y protegerse de delitos como el robo. Contratan vigilantes o agencias con servicios de vigilancia que son pagados por asociaciones vecinales a las que pertenecen.

No es falsa percepción de la ciudadanía al decir que la violencia y la delincuencia se ha incrementado, de ser así, ¿por qué entonces las personas han optado por instalar casetas de acceso a sus fraccionamientos? Y, ¿por qué escuchamos en la radio tantas quejas de robo y otros delitos?

Por otro lado, la delincuencia al ejercer el despojo de bienes, podría considerase de menor impacto en algunos casos, cuando se compara con la posible pérdida de la vida en el ultraje.

Toda la razón tienen los vecinos de la colonia Pimentel en estar hartos de la delincuencia, manifiestan que por años han acudido a las autoridades en sus llamados de auxilio cuando son víctimas de robo, y señalan también que las autoridades no detienen a los delincuentes, incluso que no acuden al llamado de auxilio.

Muy delicado tema el de proteger a las familias de la delincuencia, las autoridades habrán de hacer esfuerzos extraordinarios para obtener resultados positivos, habrán de instaurar programas probados en otras partes de mundo contra robos y asesinatos, habrán de combatir al crimen organizado y a los tiraderos de drogas, habrán de convencer a la ciudadanía con hechos no con palabras. A no ser que en Sonora como en Michoacán, Guerrero y Oaxaca los delincuentes ya estén dentro de los órganos de justicia.

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales. Contacto: mariadolores_tepezano@hotmail.com

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *