Sexualidad de personas con síndrome de Down - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Sexualidad de personas con síndrome de Down

Sexualidad de personas con síndrome de Down

Compartir esta nota en redes Sociales

La National Down Syndrome Society (NDSS) describe a la sexualidad como: una expresión que abarca la autoestima de un individuo, las relaciones interpersonales y las experiencias sociales relacionadas con las citas, el casamiento y los aspectos físicos del sexo. La educación sexual, adecuada para el nivel de desarrollo y los logros intelectuales de las personas con síndrome de Down, suma a la calidad de vida al engendrar una sexualidad saludable, reducir el riesgo de abuso sexual, evitar los malos entendidos de índole sexual, prevenir la transmisión de enfermedades, prevenir los embarazos no deseados y aliviar otros problemas relacionados con la función sexual.*

En el párrafo anterior se engloban aspectos de una realidad que debe ser asumida con todas las responsabilidades por parte de las personas con síndrome de Down y sus familias, pero que sin embargo, aunque el concepto de discapacidad ha cambiado en los últimos tiempos, no se ha logrado visualizar de otra forma la cuestión sexual.

Hoy en día existe una cruel y mitificada realidad en relación a éste aspecto; las personas con discapacidad son sometidas a una serie de prejuicios, impidiendo vivir una sexualidad plena, humana o “normal”, porque hemos de recalcar que no existe una forma “especial” de llevarla a cabo.

Debemos estar conscientes de que la sexualidad va mucho más allá de las relaciones íntimas, es una dimensión de la personalidad, una cuestión biológica y afectiva. Somos seres humanos sexuados desde nuestro nacimiento y que lo expresamos en todo momento, tengamos o no una discapacidad.

Entonces nos remitimos a que nuestros hijos nacieron con una alteración cromosómica que les ha producido una discapacidad intelectual para toda la vida, misma que nos impulsa a buscar terapias, especialistas, métodos, en general mejoras, que inhiban esos posibles problemas que presentan en áreas motrices, intelectuales, de comunicación, de la salud, pero escasamente nos remitimos a lo sexual.

Ante la creencia de que las personas con síndrome de Down, permanecen en una infancia indefinida, hoy podemos afirmar que este mito ha venido a entorpecer las necesidades íntimas de una persona bajo esta condición, por consiguiente también de su adecuada educación sexual por parte de su entorno familiar y de educadores.

Las personas con trisomía 21 también presentan necesidades y cambios desde temprana edad, la curiosidad en este sentido se da desde el nacimiento del ser humano, como una forma de descubrir su cuerpo y las reacciones ante estímulos que pudieran tener.

Por lo tanto es necesario comenzar lo antes posible una adecuada educación sexual a nivel de desarrollo y de logros intelectuales presentados, que les permita un control sobre sus impulsos y emociones; además de algo tan importante como lo es: evitar el abuso sexual.

La información  hoy en día está al alcance de todos, a través de diversos formatos que nos permiten enseñar y trasmitir conocimientos sobre el cuerpo en general, sobre procesos biológicos del ser humano y relaciones sociales; así como sobre la orientación, planificación, límites y riesgos sexuales.

Entonces, debemos aprovechar estas herramientas para informar a nuestros hijos sobre la sexualidad y la relación que existe con su condición de vida, porque es un hecho que debemos afrontar primero que nada, informarles sobre el síndrome de Down y sus diversos aspectos.

En la educación sexual, hay que reconocer que también influyen los aspectos del entorno social, cultural y de creencias, mismas que determinan de gran manera la forma de abordar el desarrollo sexual de una persona o bien de limitarla, como es en la mayoría de los casos.

El principal objetivo que veo, es que se debe asegurar que las personas con síndrome de Down comprendan sus cuerpos, sus emociones, sus conductas y sus relaciones dentro de su entorno, para que puedan llevar a cabo una vida saludable, en la que la sexualidad juega un papel muy importante para todo ser humano.

Bajo estos argumentos podría compartir algunas preguntas que me he hecho: ¿Estaré como madre preparada para que mi hija viva una sexualidad adecuada? ¿Sabré cómo explicar los diversos cambios que existen durante la adolescencia y adultez? ¿Cómo deberé de preparar a mi hija para evitar un abuso sexual? ¿Cómo abordar los temas de masturbación, prevención de embarazo y riesgo de enfermedades sexuales?

Y ustedes, ¿se han preguntado esto? ¿Ya lo vivieron? ¿Se encuentran en esta etapa? Porque de algo sí debemos estar seguros, que la misma naturaleza del ser humano les hará atravesar por todos estos procesos imposibles de evitar.

* National Down Syndrome Society (NDSS)  http://www.ndss.org/Resources/NDSS-en-Espanol/Bienestar/Sexuality/Sexualidad-y-Sindrome-de-Down/

**La-vida-sexual-y-afectiva-de-las-personas-con-síndrome-de-Down http://www.complementa.cl/wp-content/uploads/2014/06/La-vida-sexual-y-afectiva-de-las-personas-con-s%C3%ADndrome-de-Down.pdf

Maroly Solís Zataraín pertenece a la Asociación SD Hermosillo. Es responsable del área de Comunicación y difusión en INAH delegación Sonora. Correo: solis.marthaolivia@gmail.com Twitter:@Marolysoza

Acerca del autor

Maroly Solís Zataraín pertenece a la Asociación SD Hermosillo. Es responsable del área de Comunicación y difusión en INAH delegación Sonora.

Correo Electrónico

solis.marthaolivia@gmail.com

Twitter

@Marolysoza

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

4 Comentarios

  • Mi hija con 10 años apenas ya entrada en esta etapa preadolecente y con su cuerpo cambiando, me resulta complicado que entienda sobre riesgos y si se esta acoplando a sus cambios. Mi preocupación es que es no que sigue o falta, porque a mi explicaron que la libido en las persona con Sd es mucho mas elevado de lo normal , en q le va a afectar? Es parte de su desarrollo temprano?

  • Maroly Solís Zataraín dice:

    Totalmente Beatriz, comparto tu preocupación porque debemos estar preparados para afrontar todos esos cambios naturales en el ser humano, independientemente de su condición de vida, previendo los riesgos, consecuencias y responsabilidades que se puedan asumir desde su persona.

  • Sheila dice:

    Buen dia! Un niño con Sd de 13 años puede abusar sexualmente de una niña de 3 años?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Proyecto Puente Recomienda